Público
Público

Videla intenta justificar sus delitos durante la dictadura argentina

El dictador alega que libró una "guerra justa" a un día de que un tribunal dicte sentencia sobre las acusaciones de crímenes de lesa humanidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Videla sigue sin arrepentirse de los crímenes de lesa humanidad por los que le juzga en un tribunal de la ciudad argentina de Córdoba. El dictador argentino alega, después de asumir todas sus responsabilidades como jefe del régimen militar entre 1976 1980, que libraron 'una guerra justa'.

Argentina vivió 'una guerra no clásica, irregular, yo diría que su signo distintivo fue la imprecisión' porque no se puede determinar 'cuándo empezó', aseguró en su alegato, previo al dictado de la sentencia previsto para mañana, miércoles, por el tribunal cordobés. 'La agresión terrorista buscaba la destrucción de bienes materiales o de personas', subrayó Videla, de 85 años, quien no dudó, además, de reclamar 'el honor de la victoria' ante la guerrilla.

Videla insistió asimismo en que la guerrilla que actuó en Argentina en los años 70 pretendía instalar un régimen marxista leninista 'con personal entrenado en Cuba, Siria, Palestina o bien en este país'. Dijo que los grupos guerrilleros actuaban 'con armas provistas por la Unión Soviética o de fábricas clandestinas, con financiación soviética o el botín de secuestros' de empresarios.

El pronunciamiento del tribunal será el primer veredicto que escuchará Videla en 25 años

El dictador está siendo juzgado junto a otros 29 acusados, entre ellos el general Luciano Benjamín Menéndez, por los crímenes contra 31 presos políticos. También se les juzga por los secuestros y torturas de cinco ex policías y el hermano de uno de ellos en jurisdicción del Ejército en la provincia de Córdoba y la capital homónima.

El pronunciamiento del tribunal cordobés será el primer veredicto que escuchará Videla en 25 años, desde el Juicio a las Juntas Militares celebrado en 1985, cuando se le condenó a prisión perpetua, castigo del que fue perdonado a fines de 1990, por el entonces presidente argentino, Carlos Menem.

Los miembros del Tribunal Oral Federal 1 de Córdoba, a unos 800 kilómetros de Buenos Aires, leerán el veredicto de los 30 acusados en el juicio, iniciado el 2 de julio pasado. La Fiscalía y la querella han reclamado la prisión perpetua de los acusados por los delitos de tormentos, homicidio agravado y privación ilegal de la libertad durante la última dictadura argentina.