Público
Público

La vigilancia policial en Alemania será un 'Gran Hermano'

Los poderes de vigilancia de la policía alemana serán ampliados para la realización de escuchas, vigilancia con cámaras de vídeo y espionaje de ordenadores privados mediante una orden judicial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Parlamento alemán aprobó este miércoles la nueva ley para la Oficina alemana de Investigación Criminal (Bundeskriminalamt, BKA), que otorga a este cuerpo competencias en la lucha antiterrorista y potestad para realizar escuchas, vigilancia con cámaras de vídeo y espionaje de ordenadores privados.

La Cámara baja, el Bundestag, dio el visto bueno a la ley con los votos a favor de las fuerzas de la gran coalición de la canciller Angela Merkel, formada por cristianodemócratas y socialdemócratas, y entre fuertes críticas de la oposición liberal, los Verdes y la Izquierda.

La normativa convertirá al BKA, un cuerpo formado por 5.500 agentes, en un estamento policial involucrado también en la lucha antiterrorista, en lugar de su tradicional cometido restringido a lo penal y criminal.

El BKA quedará autorizado a asumir funciones consideradas preventivas, como la vigilancia y control de la información manejada desde ordenadores privados, así como escuchas a domicilios de sospechosos.

El ministro del Interior, el conservador Wolfgang Schäuble, defendió su propuesta con el argumento de que tales operaciones se harán bajo control judicial y en casos muy concretos, no de manera general, y de acuerdo a las leyes de protección de datos personales.

En casos de vigilancia electrónica, deberá contarse con la orden pertinente por parte de un juez y la solicitud se habrá sometido previamente a la revisión por parte de funcionarios del departamento de Protección de Datos.

Schäuble defendió el uso de esas nuevas 'posibilidades tecnológicas' en aras de la seguridad y rechazó que ello suponga un recorte de derechos fundamentales o injerencia en la esfera privada, tal como aseveró la oposición.

La oposición rebatió los argumentos, en varias intervenciones de sus representantes, y advirtió que la ley atribuirá a la policía ordinaria, de facto, funciones hasta ahora restringidos a los servicios de espionaje.

La ley deberá ser refrendada aún por la Cámara alta, el Bundesrat, antes de entrar en vigor, de acuerdo a los planes de Schäuble, a comienzos de 2009.