Público
Público

Violación de los derechos humanos Amnistía pide que se investigue a Shell como presunto cómplice de asesinatos, violaciones y torturas en Nigeria

La organización señala que el gigante petrolero angloholandés alentó reiteradamente a las fuerzas armadas nigerianas para que hicieran frente a las protestas de la comunidad, aun sabiendo los horrores en los que tal actuación derivaría.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

Una niña busca comida entre los escombros después ser desalojada de su hogar en Otodo-Gbame en marzo de 2017. Justice & Empowerment Initiatives

La organización Amnistía Internacional pide a Nigeria, Reino Unido y Países Bajos que investiguen al gigante petrolero angloholandés Shell como supuesto cómplice de "una serie de delitos horribles cometidos por las fuerzas armadas nigerianas" en la región productora de petróleo de Ogoniland en los años noventa.

Amnistía, que se basa en un análisis de los documentos de la compañía y en declaraciones de testigos, considera que las fuerzas armadas de Nigeria violaron los derechos humanos del pueblo ogoni durante la campaña para silenciar las protestas contra la contaminación vertida por Shell. 

"Las pruebas que hemos analizado muestran que Shell alentó reiteradamente a las fuerzas armadas nigerianas para que hicieran frente a las protestas de la comunidad, aun sabiendo los horrores en los que tal actuación derivaría: homicidios ilegítimos, violaciones, torturas e incendios de pueblos", apuntó la directora de Asuntos Globales de Amnistía Internacional, Audrey Gaughran.

Asimismo, la organización señala que Shell llegó a suministrar apoyo material al ejército nigeriano, además de transporte. "Por lo menos una vez pagó a un gobernador militar, conocido por haber perpetrado violaciones de derechos humanos. Es indignante que nunca haya tenido que responder por eso", lamenta la directora.

Amnistía confirma a través de un comunicado que pretende llevar este caso ante la Justicia, ya que "es indiscutible que Shell tuvo un papel clave en los acontecimientos devastadores que se registraron en Ogoniland en los años noventa, y creemos que ahora estaría justificada una investigación penal".