Público
Público

La violencia no cesa en Siria

La oposición denuncia otros 25 muertos en una nueva jornada sangrienta, que llega incluso a Damasco

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La violencia y el derramamiento de sangre continúa en Siria. Al menos 25 personas han muerto hoy, según han grupos opositores, que, incluso, han alertado de los episodios violentos han llegado hasta Damasco, la capital, que hasta ahora se había mantenido al margen de las revueltas.

En un comunicado, los Comités de Coordinación Local han notificado la muerte de ocho personas en Damasco, siete en la ciudad de Homs (centro), cuatro en la provincia de Hama (centro), tres en la de Deraa (sur), dos en Deir el Zur y una en Idleb (norte). En la capital, que desde el inicio de la revuelta el pasado marzo se ha mostrado fiel al régimen de Bachar al Asad, con protestas aisladas, las muertes se produjeron por disparos de las fuerzas de seguridad contra los asistentes al funeral de una víctima esta madrugada en el barrio de Barza.

Mientras, Homs, uno de los principales feudos de la oposición a Al Asad, continúa asediada por las tropas gubernamentales, que en las últimas semanas han causado solo en esta ciudad decenas de víctimas. En cuanto a la provincia meridional de Deraa, tanto los Comités como el también opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) indicaron que tres civiles, entre ellos un menor, fallecieron por disparos en la localidad de Enjel.

Siria se comprometió a cumplir un plan de la Liga Árabe para el cese de la violencia

Por otro lado, el OSDH informó de la muerte de al menos siete soldados en enfrentamientos con militares desertores en varias aldeas de Hama, aunque los Comités no especificaron si las víctimas en esta provincia son civiles o uniformados.

También se desencadenaron combates entre el ejército y hombres armados supuestamente disidentes en la aldea de Jan al Sabl, en la provincia septentrional de Ibleb. Además, refuerzos militares llegaron hasta la localidad de Maarat al Numan, en Idleb, donde murió una persona, para colocar barricadas, al tiempo que las fuerzas de seguridad y francotiradores se desplegaron en la zona.

La crisis continúa en Siria pese a que el pasado 2 de noviembre las autoridades del país se comprometieron a poner en marcha una propuesta de la Liga Árabe para detener la violencia, replegar las fuerzas armadas y liberar a los detenidos que han participado en las protestas y no han cometido crímenes, entre otros puntos. Desde mediados de marzo pasado, Siria es escenario de revueltas populares contra el régimen de Al Asad que han causado la muerte de más de 3.500 personas, según las últimas cifras difundidas ayer por Naciones Unidas.