Publicado: 06.12.2013 20:36 |Actualizado: 06.12.2013 20:36

La violencia en República Centroafricana deja casi 300 muertos en dos días

Cruz Roja asegura que ha recuperado 281 cadáveres de víctimas de la ola de violencia que azota el país. Parte del contingente francés autorizado por la ONU ya está en Bangui, la capital

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los enfrentamientos en Bangui, la capital de la República Centroafricana, continúan recrudeciéndose y acumulando víctimas civiles. En los dos últimos días se han recogido 281 cadáveres que la violencia ha diseminado por distintos puntos de la ciudad, según ha informado la Cruz Roja.

Al menos otras 39 personas han muerto durante la pasada noche y este viernes, según ha informado a la agencia Reuters el arzobispo de la ciudad, Dieudonné Nzapalainga.

Según el arzobispo, nueve personas han sido ejecutadas en el barrio de Boeing, cerca del aeropuerto, y a la mezquita situada en el barrio de PK5 han llegado otros 30 cadáveres. Durante los enfrentamientos del jueves fallecieron al menos 105 personas.

Francia ya ha enviado tropas a su antigua colonia, que se ha sumergido en el caos por los enfrentamientos que comenzaron cuando los rebeldes del grupo armado Seleka, en su mayoría musulmanes, derrocaron al presidente Bozizé, apoyado por milicias cristianas, el pasado mes de marzo.

Esta es la segunda gran operación de las tropas galas en África este año, después de la intervención en Malí, donde consiguió frenar el avance de insurgentes vinculados con al Qaeda sobre la capital de esta excolnonia. El contingente destinado a República Centroafricana reúne 1.200 militares que velerán por las protección de los civiles junto a otros 4.000 soldados africanos.

"La operación ha comenzado de manera efectiva", dijo a la emisora RF1 el ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian. Informó de que una compañía había llegado a la capital desde una base francesa en el vecino Gabón y que un grupo de helicópteros iba a llegar durante el día.

Le Drian añadió que la noche había estado en calma después de los combates del jueves entre los antiguos rebeldes mayoritariamente musulmanes que ahora dirigen el país y una mezcla de milicianos cristianos y otros combatientes leales al depuesto presidente François Bozize.

Soldados de Seleka se sientan en una camioneta pick-up en Bangui, capital de República Centroafricana. - REUTERS / Emmanuel Braun

Pocas horas después de conseguir el apoyo de la ONU, el presidente francés François Hollande prometió que la operación sería limitada en el tiempo, y que el objetivo sería entregar el control a tropas africanas lo antes posible.

"Preferiría que las tropas francesas se quedaran aquí un año", asegura el primer ministro africano

Le Drian dijo que "no es imposible" que Francia reduzca su presencia después de seis meses, pero el primer ministro de República Centroafricana, Nicolas Tiangaye, dijo que es probable que tengan que permanecer más tiempo.

"Seis meses me parece un poco corto; en mi opinión estamos mirando más a un año. Si (la misión francesa) consigue arreglar los problemas, mucho mejor, pero preferiría que se quedara aquí un año", dijo Tiangaye en la emisora RTL.

Periodistas de Reuters en Bangui dijeron que la capital estaba en calma, y que muchos vecinos se habían quedado es sus casas para evitar las fuertes lluvias.

República Centroafricana, rodeado por Chad y Sudán al norte y este, y los dos Congos y Camerún al sur y oeste, se ha hundido en el caos desde que los rebeldes de Seleka, mayoritariamente musulmanes, se hicieron con el poder en marzo, desatando una oleada de represalias mutuas con la mayoría cristiana. Los sucesos del jueves son los peores que se han producido en la capital desde entonces.

El jueves Francia ya contaba con 650 militares en el aeropuerto de Bangui, una cifra que Hollande dijo podría duplicarse inmediatamente con refuerzos de bases francesas en países vecinos.

El país es rico en oro, diamantes y uranio, pero décadas de inestabilidad y la influencia de conflictos en países vecinos de mayor tamaño han provocado que vaya de crisis en crisis.

Michel Djotodia, líder del antiguo movimiento rebelde Seleka, es ahora presidente provisional del país, pero ha tenido problemas para mantener el control de sus combatientes, muchos de los cuales proceden de Chad y Sudán.

El ministro de Asuntos Exteriores galo, Laurent Fabius, afirmó que Djotodia asumió el poder "de un modo debatible", pero añadió: "No creo que necesitamos más dificultades añadiendo la marcha del presidente", matizando que las elecciones deberían tener lugar a primeros de 2015 como muy tarde.

Fabius dijo que las tropas francesas se centrarán en asegurar Bangui y las carreteras que llevan a Chad y Camerún.

Un hombre sostiene un machete frente a la mezquita donde se agruparon los cuerpos de las personas muertas durante los enfrentamientos. -REUTERS/Emmanuel Braun