Público
Público

Dos visiones opuestas de los problemas y las soluciones

Barack Obama y John McCain ofrecen posturas contrarias en multitud de asuntos como la crisis financiera, la política internacional, el medio ambiente, la sanidad o la Justicia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

  

CRISIS FINANCIERA

Reestructurará totalmente el sistema financiero en base a seis principios:

Consolidará las agencias federales que regulan el sector.

Establecerá criterios mucho más severos de transparencia y liquidez para los bancos.

Regulará toda la ingeniería financiera de los ‘hedge funds’, hipotecas basura, derivados y agencias de ‘rating’ que han crecido al margen del sistema.

Aumentará los castigos por manipular el mercado.

Creará una nueva comisión que controle los mercados financieros y asesore al presidente sobre posibles crisis.

Dará mayor poder a los accionistas

CRISIS FINANCIERA

Denuncia en todos sus mítines el intervencionismo del Gobierno. Sin embargo, ha respaldado el rescate financiero de 700.000 millones de dólares aprobado recientemente por el Congreso.

Uno de sus lemas es luchar “contra la corrupción de Wall Street”, pero su programa incluye reducir las agencias federales que regulan el sector.

Propone crear un fondo especial para ayudar a las instituciones financieras ahogadas por sus activos ‘tóxicos’ ligados a las hipotecas.

Quiere disolver los gigantes hipotecarios semiestatales Freddie Mac y Fannie Mae y venderlos a trozos al sector privado.

 IMPUESTOS

Aliviará la presión fiscal de los ciudadanos estadounidenses que ingresan menos de 250.000 dólares anuales.

Aumentará los impuestos para el sector más acaudalado de la población antes de que expiren dentro de dos años las desgravaciones fiscales aprobadas por el gobierno George Bush.

Aumentará los impuestos sobre los dividendos y los ingresos del capital.

Incentivará fiscalmente a las empresas que crean empleos en Estados Unidos y castigará a las que los pierden.

 IMPUESTOS

 Pretende prolongar los recortes fiscales aprobados por el presidente Bush en 2001 y 2003 para los más adinerados (medida que el senador por Arizona antes desaprobaba). La idea no es tanto recaudar más sino gastar menos.

Quiere congelar el presupuesto y recortarlo en 100.000 millones de dólares con la idea de llegar a un equilibrio en 2013.

Eliminará todas las subvenciones electoralistas (los famosos ‘pork barrels’) que los congresistas suelen incluir como agregados a los Presupuestos.

Si aumentase el gasto público, sería esencialmente en Defensa y en pensiones.

HIPOTECAS

Sostiene que la crisis es el resultado de la desregulación promovida por el Gobierno republicano que permitió a los bancos conceder hipotecas a quien no podía pagarlas y trocearlas luego en paquetes de acciones que se han vendido por todo el mundo.

Endurecerá las leyes contra los abusos hipotecarios y sus derivados financieros.

Otorgará a los jueces que regulan las suspensiones de pagos la posibilidad de aliviar las deudas hipotecarias y permitir modalidades de refinanciación.

Aprobará un paquete de medidas para estimular la economía por valor de 60.000 millones de dólares.

HIPOTECAS

Achaca la reciente crisis de Wall Street a la corrupción y la codicia, así cómo al crecimiento descontrolado de Freddie Mac y Fannie Mae.

Ofrece que el Gobierno compre 300.000 millones de hipotecas basura para evitar que la gente que se endeudó pierda sus casas. El Tesoro se encargará de refinanciarlos a menor coste.

Propone un recorte fiscal de 52.000 millones de dólares para reactivar la economía.

Permitirá que los jubilados que quieran retirar dinero de sus fondos de pensiones sólo paguen un 10% de impuestos sobre ello.

Establecerá una comisión de sabios que recomiende reformas regulatorias en profundidad.

IRAK/AFGANISTÁN

Quiere replegarse de Irak en los próximos 16 meses, al ritmo de una o dos brigadas de combate al mes. Sólo mantendrá algunas para “misiones limitadas de protección del personal diplomático o para luchar contra Al Qaeda”.

Tomará sus decisiones en función de lo que le aconsejen los altos mandos militares desplegados sobre el terreno.

Impulsará una iniciativa regional para promover un Irak más estable en la zona.

La retirada de Irak servirá para destinar más recursos militares a Afganistán, sobre todo a lo largo de la frontera pakistaní.

Si recibe informes sobre el paradero de Bin Laden, lanzará ataques puntuales en Pakistán.

IRAK/AFGANISTÁN

 Afirma que EEUU sólo puede volver “victorioso” de Irak y se opone a un calendario de retirada aunque Bush negocia con el Bagdad replegar la mayor parte de los militares en 2011.

En las primarias, aseguró que las tropas podrían quedarse “cien años” si fuera necesario, pero en la campaña presidencial ha matizado sus opiniones.

“No quiero mantener a nuestros soldados un minuto más de lo necesario para asegurar nuestros intereses en la zona”, dice en su página web. Sin embargo, subraya que “un repliegue prematuro sería catastrófico”

Sobre Afganistán, sólo ha especificado que aumentará el número de tropas.

IRÁN

 Hará todo lo posible por evitar un Irán nuclear.

Asegura que uno de los graves errores de George Bush ha sido negarse a hablar con sus enemigos. Cuando el Gobierno republicano finalmente accedió a hacerlo con Corea del Norte, consiguió algunos logros.

Puede estar dispuesto a sentarse a negociar con Teherán “en el momento y las circunstancias que elija”.

Mantendrá siempre “todas las opciones sobre la mesa”, otra forma de calificar la opción militar.

IRÁN

 Ha pedido acciones muy duras contra Irán para evitar que se convierta en una potencia nuclear.

Ha dado entender que podría llevar a cabo una acción militar. “Sólo hay algo peor que la idea de que Estados Unidos ejerza su opción militar”, ha dicho en numerosas ocasiones, “y es la posibilidad de un Irán nuclear”.

También ha insistido en su negativa de negociar con el Gobierno de Teherán y ha calificado a su rival de “ingenuo” por querer hacerlo.

Si la actitud de los iraníes cambiara “radicalmente”, podría considerar la posibilidad de que produzcan combustible nuclear para fines pacíficos.

RUSIA

Respaldará activamente a las naciones vecinas de Rusia con el apoyo europeo, en una acción concertada. También ha sugerido que si los países occidentales son menos dependientes del petróleo y gas rusos, Moscú tendrá menos margen de acción y de presión.

Piensa que Estados Unidos, Europa y Rusia siguen compartiendo algunos objetivos comunes como el control de armamento, la lucha antiterrorista, la oposición a Irán y la mejora de las relaciones comerciales.

Responsabiliza a Bush de no haber sabido tejer esa red de relaciones a tres bandas con Europa y Rusia por su entusiasmo inicial con el líder del Kremlin. 

RUSIA

Prefiere mantener una actitud dura con Rusia. “He mirado al señor Putin a los ojos”, repite a menudo en sus mítines, “y he visto tres letras “KGB”, mofándose incluso de la primera impresión optimista del presidente Bush en 2001 al conocer a su homólogo ruso.

Acusa a Obama de ser un “ingenuo” por pedir a Rusia el pasado agosto que moderase su incursión militar en Georgia.

Ha amenazado con aislar internacionalmente a Rusia y echarla del G-8, grupo que reúne a los siete países más ricos del mundo y a Rusia.

Quiere acelerar la integración de Ucrania en la OTAN.

MEDIO AMBIENTE

Propondrá que las industrias más contaminantes paguen si no pueden reducir sus emisiones. Con el dinero que recaude por ese método, que estima se elevará a unos 15.000 millones de dólares al año, promoverá fuentes de energía limpia.

Afirma que, aún en tiempos de reducción de gastos, la energía limpia seguirá siendo una prioridad del Gobierno.

Promoverá el llamado carbón limpio como uno de los métodos para reducir el consumo del petróleo, algo que han criticado los activistas en defensa del medio ambiente porque no lo consideran ni realista ni eficaz.

MEDIO AMBIENTE 

Apadrinó una ley para reducir la emisión de gases contaminantes en 2003.

Durante su campaña, no ha sido tan categórico. Sólo ha propuesto impulsar medidas de control de los niveles de dióxido de carbono en un “cierto plazo”, sin fijar fecha alguna.

Propone que las industrias menos contaminantes puedan vender su excedente ‘verde’ a otras, pero no defiende que se impongan sanciones económicas a las empresas que sigan emitiendo gases tóxicos.

Responsabiliza a la acción humana del calentamiento global, a diferencia de su número dos, Sarah Palin, que habla de “cambios cíclicos” de la naturaleza.

ENERGÍA

Respaldará un aumento de los impuestos a las grandes petroleras.

No respaldó en un principio la exploración petrolífera costera, pero se subió al carro cuando la gasolina alcanzó precios récords, lo que en su momento le causó algunos problemas de consistencia de programa.

No se opone a construir centrales nucleares, pero pide prudencia.

Quiere gastar 15.000 millones de dólares anuales en los próximos diez años para desarrollar energías alternativas.

Está a favor de los subsidios para producir etanol, por su procedencia de Illinois, un estado que cultiva mucho maíz.

ENERGÍA

Ha estado siempre a favor de impulsar la exploración petrolífera en las costas estadounidenses, prohibidas durante 27 años hasta el pasado verano, cuando la Administración de Bush decidió levantar la moratoria.

Se opone a explorar la reserva del Ártico, al contrario que su número dos, Sarah Palin, y otros miembros de su partido.

Propone construir 45 nuevas centrales nucleares por todo el país, empleando a menudo el ejemplo de Francia, donde el 80% de la electricidad es nuclear.

Apoya las energías limpias, pero sin ayudas del Gobierno.

Está en contra de los subsidios a los biocombustibles como el etanol.

SANIDAD

Propondrá extender la sanidad a los 47 millones de americanos sin cobertura médica –lo que costaría 100.000 millones de dólares al año–, aunque no lo hace obligatorio, como proponía Hillary Clinton.

Prohibirá a las aseguradoras que nieguen cobertura médica a los más mayores o a los que estaban ya enfermos cuando contrataron el seguro, como le ocurrió a su madre, que murió cáncer hace más de diez años.

Pide a los empresarios que contribuyan a pagar los seguros.

Quiere financiar la informatización de los dossieres médicos con el aumento de impuestos para los que ganan más de 250.000 dólares al año.

SANIDAD 

Propone entregar a cada familia estadounidense un cheque de 5.000 dólares para que se lo pueda gastar en el seguro médico que mejor le convenga e incluso buscarlo en otro Estado.

Deja el sistema como está, en gran parte en manos privadas. Los que no logren participar en un seguro sanitario, podrán solicitar algún tipo de ayuda federal.

Estima que el enorme aumento en la factura de sanidad se debe a enfermedades crónicas como cáncer, diabetes y las dolencias cardiorrespiratorias, que podrían reducirse con tratamientos preventivos.

“Debemos recurrir menos a las urgencias y gastar en una sanidad más efectiva”, ha dicho. 

SUPREMO

Ha alabado a los jueces más liberales y ha asegurado que las personas que nombrará deberán “entender lo que es ser pobre o afroamericano o gay o inválido o viejo”.

Respalda el derecho al aborto, pero lo limitará en los últimos meses de gestación si no peligra la salud de la madre.

Respalda el habeas corpus –el derecho a comparecer ante un juez y no ser detenido indefinidamente– en Guantánamo.

Apoya la enmienda que permite la posesión de armas.

Se opone al matrimonio homosexual, pero ha luchado contra los esfuerzos de algunos estados por prohibirlo. 

SUPREMO 

Ha elogiado a los jueces ultraconservadores John G.Roberts y Samuel A. Alito, y ha asegurado que nombrará a jueces “que apliquen la Constitución al pie de la letra”.

Se opone a la sentencia del Tribunal Supremo de 1973 que permite el aborto hasta los siete meses de gestación. Ha anunciado que limitará su aplicación en lo posible.

Calificó como “una de las peores decisiones de nuestra historia” el reciente dictamen del Supremo que reivindica el habeas corpus de los presos en Guantánamo.

Se opone a las bodas homosexuales y a algunas modalidades de uniones civiles.