Público
Público

Washington asegura que Obama desconocía los pinchazos telefónicos de la NSA a Merkel

Según 'The Wall Street Journal' el presidente ordenó paralizar el espionaje a varios mandatarios mundiales cuando supo de ese programa de la NSA el pasado verano por primera vez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno de EEUU no se ha molestado en negarlo, sino que directamente está tratando de hacer como que no conocía que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estaba interceptando el teléfono de la canciller alemana Angela Merkel.

Según publica The Wall Street Journal este lunes, la Casa Blanca ordenó a la NSA que dejara de espiar a Merkel y otros dirigentes mundiales el pasado verano. El diario apunta que hasta ese momento el presidente, Barack Obama, no sabía nada de las actividades de la agencia en lo que se refiere al espionaje a mandatarios y fue entonces cuando ordenó poner fin a esas prácticas. No obstante, según el diario, la Administración no ordenó acabar con todas las actividades de vigilancia a dirigentes mundiales este verano, sino que algunos todavía siguen siendo espiados por algunos programas que están dando datos útiles para Estados Unidos.

La información asegura que la NSA tiene a cargo tantas actividades de vigilancia y espionaje que no sería operativo informar al presidente de todas ellas. Obama sólo es informado y da su visto bueno en temas 'prioritarios' mientras que cuando no hay un objetivo específico son sus subalternos los que toman las decisiones, según estos.

En el caso de las escuchas, según el alto cargo estadounidense, era la propia NSA la que tomaba la decisión y 'el presidente no firma este tipo de cosas'. Ahora, ha precisado, ese protocolo está siendo revisado.

Por su parte, la portavoz de la NSA, Vanee Vines, ha defendido que la agencia basa sus operaciones en las prioridades que fija el Gobierno estadounidense. 'Las actividades de la agencia emanan del Marco de Prioridades de la Inteligencia Nacional, que da prioridad a la operación, planificación y programación del análisis y recogida de datos de inteligencia estadounidenses', subrayado.

Este verano, Obama ordenó dos revisiones, una interna y otra externa, como respuesta al malestar en el país sobre las prácticas de espionaje de la NSA, que en Estados Unidos también han recabado datos sobre llamadas telefónicas, correos electrónicos y otras comunicaciones a través de Internet de millones de ciudadanos. Estas prácticas salieron a la luz gracias a los documentos oficiales filtrados por el excontratista de la NSA Edward Snowden, quien actualmente se encuentra asilado de forma temporal en Rusia. Sus documentos, publicados por varios medios internacionales, han sacado a la luz los programas de espionaje de la NSA, y también de los servicios secretos británicos, en otros países como Brasil, Francia, Alemania, Italia o España.