Público
Público

"En Washington, los políticos se compran y se venden"

Buddy Roemer, candidato republicano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Buddy Roemer es un candidato atípico. Republicano, compite por la nominación de su partido a las presidenciales de 2012, pero su respaldo es tan escaso que no ha conseguido ser incluido en ninguno de los debates y apenas figura en los sondeos. Quizá sea porque Roemer no es un conservador tradicional: respalda el movimiento Occupy Wall Street y se niega a recibir contribuciones superiores a los cien dólares, muy especialmente de los llamados Political Action Committees (PAC), un tipo de plataforma que permite canalizar cantidades ilimitadas a favor de un contendiente.

Este exgobernador de Luisiana (1988-1992), excongresista y exdemócrata (cambió de bando en 1991) no se da por vencido. No tiene casi asesores y sólo cuenta con un puñado de voluntarios, pero mantiene viva su candidatura gracias a internet (buddyroemer.com). 'La web es la parte más importante de nuestra campaña', dice su responsable, Carlos Sierra.

'Lo primero que haría sería reformar la ley de financiación de las campañas'

Roemer espera conseguir en las primarias de New Hampshire, que se celebran este martes, al menos el 5% de los votos y recaudar 25.000 dólares (Mitt Romney, el favorito tiene más de 30 millones), lo que le permitiría existir políticamente y ser incluido en futuros debates. No va a ser fácil. En Iowa, bromeaba esta semana en su cuenta de Twitter: 'He conseguido votos suficientes como para montar un equipo de bolos'. Le votaron 31 personas, lo que, teniendo en cuenta que Mitt Romney ganó el caucus por sólo ocho votos más que Rick Santorum, no es (quizá) tan mal resultado.

Si fracasa en su intento, Roemer no descartaría presentarse para una tercera opción, que en este momento anima Americans Elect, una 'primaria por internet', que buscar elegir a un 'ticket' presidencial bipartidista.

Le han llamado El Quijote' de esta campaña, ¿le gusta la definición?

'La reforma sanitaria se frena por el dinero de las aseguradoras y las farmacéuticas'

Sí, en cierta manera. Espero sobre todo que me consideren como el candidato que lucha por las causas justas, aunque no sea el favorito; el candidato con sentido común e ideas prácticas. No lucho por fantasías, sino por cosas que son fundamentales para este país.

¿Qué haría si consiguiera llegar a la Casa Blanca?

Lo primero que haría sería reformar la ley de financiación de las campañas electorales. Sé que no es la prioridad de mucha gente que en este momento quiere sobre todo empleos y tener mejor cobertura médica, pero no podemos hacer nada si no controlamos el dinero de la política. Mire lo que ha pasado con la reforma sanitaria de Obama. Hay muchas cosas que al final no se han aprobado porque las compañías farmacéuticas dieron 31 millones de dólares a los candidatos en 2010 y las aseguradoras, otros 43 millones. No es un dinero gratis. Sacando el dinero de la política se pueden tomar decisiones para los ciudadanos que te eligieron, no los que te compraron el escaño. En Washington los políticos se compran y se venden, es una vergüenza.

'Los indignados son la señal de que algo no funciona y nos indican el problema'

Sigue luchando para que el partido republicano reconozca su candidatura y también le han ignorado los medios ¿A qué se debe?

Me gusta pensar que se debe a que soy el único candidato cuyas propuestas tienen sentido. Mi mensaje no es sensacionalista porque quiero resolver los auténticos problemas de Washington. No hablo de planes ridículos con nombres llamativos. No tengo una historia personal del tipo que vendía pizzas o tiene un PAC gestionado por un miembro de su familia que sirve para canalizar millones de dólares en anuncios [se refiere a Mitt Romney].

Por muy honrada que sea su postura respecto al dinero de campaña, haberse negado a aceptar grandes contribuciones ha sido un problema para su carrera, quizá más de lo que esperaba.

Ha sido duro, pero es la actitud correcta. Si puedo conseguir que 100.000 personas me den un dólar, puedo ganar. Cuando me presenté a gobernador de Luisiana fijé el límite en 250 dólares. Nadie pensó que podría hacerlo. Mis rivales se gastaron diez veces más que yo, pero al final lo conseguí.

¿Piensa, como sus colegas republicanos, que Obama es el único responsable de la crisis económica?

El presidente Obama tiene mucha culpa de lo que pasa, pero seamos honestos, también la tienen otros. Republicanos, demócratas y todos pillan dinero de los PAC y los Súper PAC, olvidándose de que deberían servir a la gente, no al dinero.

Se está centrando en New Hampshire, pero apenas aparece en los sondeos. ¿Seguirá en la contienda si pierde?

Las últimas encuestas me dan un 2%. Pero si pierdo las primarias hay otras opciones, incluida la de Americans Elect o quizás la vía de un tercer partido. Los estadounidense están cansados del panorama político actual, no les da resultado.

Con esta crisis parece mentira que no haya más gente manifestándose en EEUU. Usted quiere ser también portavoz del 99% de los estadounidenses pero ni Occupy Wall Street logra motivar al ciudadano medio ¿Por qué?

Occupy Wall Street dice muchas cosas que a la gente que está en sus casas le gustaría decir pero o no sabe decirlo o tiene miedo de salir a la calle. Creo que los indignados son una señal de que algo no funciona en este país y nos han mostrado cuáles son los problemas a los que tenemos que enfrentarnos.