Público
Público

Una web destapa a los responsables de la invasión israelí de Gaza

Publica una lista de 200 militares con todos sus datos personales, tras una filtración

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La web israeliwarcriminals publicó el pasado martes los datos de doscientos israelíes que supuestamente participaron en la operación militar Plomo Fundido contra Gaza a finales de 2008.

El documento detalla los nombres, el rango, la posición, la fecha de nacimiento y en algunos casos hasta el número del documento de identidad, fotografías y la dirección de sus domicilios.

La filtración, según la web, fue realizada por una persona dentro del Ejército israelí. 'Estos son los responsables directos, agentes del Estado de Israel que entre diciembre de 2008 y enero de 2009 atacaron a cientos de personas durante el asedio de Gaza. La gente que aparece en esta lista ostentaba puestos de mando en el momento del ataque, por lo que no sólo participaron en el mecanismo asesino del estado, sino que también animaron a otros a hacer lo mismo'.

En la lista aparecen cargos de todo tipo del aparato militar israelí, que van desde Gaby Ashkenazy, jefe del Estado Mayor del Ejército israelí, a Amos Yadlin, jefe de la Inteligencia, pasando por el comandante de la Fuerza Aérea, Ido Nechustan.

Una relación de personas que prácticamente comienza en el escalafón inmediatamente inferior al entonces primer ministro Ehud Olmert. La web explica por ello que 'estas personas merecen una distinción personal [...] por su papel activo en las operaciones'. 

Por el momento, el Ejército israelí guarda silencio, aunque según la agencia EFE está preparando una respuesta oficial a la información.

Durante la operación Plomo Fundido murieron más de 1.400 palestinos, en su mayoría civiles (850) y otros 5.000 resultaron heridos. Además, en los bombardeos se destruyeron 60.000 casas.

La invasión de Gaza puso en evidencia la fuerza desmesurada empleada por el Ejército civil que no distinguió entre población civil y militantes de Hamás. Israel empleó fósforo blanco en sus bombardeos, un tipo de componente prohibido por las convenciones internacionales en zonas en las que hay población civil.

El Ejército hebreo llegó a atacar varios edificios de la ONU, hospitales y centros de prensa extranjera con la excusa de que en ellos se escondían miembros del grupo islamista Hamás.

La ONU abrió una investigación por la crudeza de la guerra encabezada por Richard Goldstone. En su informe final, Naciones Unidas acusaba a Israel y Hamás de crímenes de guerra durante los 22 días que duró el conflicto.

DISPLAY CONNECTORS, SL.