Público
Público

Una web francesa ofrece limpiadoras sexys

Las feministas denuncian que la página denigra a la mujer

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un servicio de chicas de la limpieza que ofrece 'entretenimiento visual' para el caballero. Así se autocalifica en su página web una nueva empresa creada en Francia, bautizada como Sensual Clean Service (servicio de limpieza sensual), que oferta los servicios de mujeres vestidas sólo con lencería que prometen mover el trasero mientras hacen las tareas de la casa. La iniciativa ha provocado una intensa polémica en Francia. Los grupos feministas y varios ayuntamientos gobernados por la izquierda piden su prohibición.

La alcaldesa de Venissieux (periferia de Lyon), la comunista Michèle Picard, fue una de las primeras en disparar la alarma, al cerciorarse de que una joven vecina de su municipio, de extracción muy humilde, tenía que vender sus servicios a tal empresa para poder llegar a fin de mes. 'Es un insulto a la imagen de la mujer, y se basa en una forma de explotación del ser humano que recuerda mucho a la prostitución', dijo la alcaldesa. El código penal francés castiga duramente el proxenetismo.

Varios colectivos pretenden querellarse contra el responsable

Para Michèle Picard, el dueño de la empresa, Johann Blazy, explota a 'estudiantes, paradas y mujeres precarias que intentan completar sus ingresos'. Junto a la asociación Regards de Femmes (Miradas Femeninas), el Ayuntamiento pretende querellarse con el empresario y reclamar una intervención de la Inspección Laboral. Michèle Vianès, presidenta de Regards de Femmes, estima que la empresa 'reproduce los esquemas más arcaicos de la dominación masculina y la sumisión de las mujeres'.

Johann Blazy es un joven padre de familia de Toulouse al que la creación de los servicios sensuales de limpieza le han sacado del paro. Según justifica, no ha hecho 'más que imitar lo que ya existe en Florida o en Bélgica', por lo que considera que eso lo absuelve de toda culpa.

El servicio cuesta hasta 160 euros, según lo desvestida que vaya la chica

Pero la polémica en torno a los servicios que oferta entre 40 y 60 euros la reserva y entre 75 y 100 euros según lo desvestida que vaya la chica crece al mismo ritmo que su éxito comercial. Una lady clean de París, por ejemplo, comunica en la página web de la empresa que tiene su agenda completa al menos hasta el 24 de febrero. Además de París, la empresa ya ofrece sus servicios en Lyon, Lille y Montpellier, y lo hará en breve también en Toulouse y Burdeos.

La empresa sólo ofrece 'limpieza y entretenimiento visual mediante la indumentaria', y no cualquier otro servicio. Las trabajadoras tampoco 'limpian cubos de basura', se especifica en la web. El empresario asegura que ha tomado todas las precauciones para evitar deslices hacia el proxenetismo, y se justifica: 'La imagen de la mujer se utiliza por todas partes. No soy nada machista. Me ocupo de mi hija todo el día', afirma.