Público
Público

WikiLeaks: del relato de un asesinato al desnudo de la diplomacia

La organización de Julian Assange ha sido asfixiada económicamente por el Bank of America, Visa MasterCard, PayPal y Western Union

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El 5 de abril de 2010 Wikileaks filtró el vídeo Collateral Murder. Era la narración visual completa de cómo los tripulantes de un helicóptero de combate Apache aniquilaban a varios civiles iraquíes. Entre ellos estaba el fotógrafo de la agencia Reuters Namir Noor-Eldeen.

Ese mes la organización, de ser prácticamente un ente desconocido, empieza a ocupar las primeras páginas de los periódicos y Julian Assange salta a la fama. En junio de 2010 el soldado Charlie Manning fue detenido bajo la acusación de haber filtrado documentos secretos del Ejército de EEUU a WikiLeaks.

Collateral Murder no sería más que el principio de una historia que dejó a Wikileaks contra las cuerdas por el bloqueo económico promovido por el Bank of America. 

 

25 de julio de 2010

WikiLeaks publicó junto a The New York Times, Der Spiegel y The Guardian 92.000 documentos secretos sobre la guerra de Afganistán.

La filtración, que incluía los partes de guerra entre 2004 y 2010, causó un gran revuelo y comenzó a agitar las críticas desde EEUU, que acusó a la organización y a Julian Assange de poner en peligro la vida de sus confidentes y su personal en el país.

La organización de Julian Assange se reservó la publicación de un archivo de otros 15.000 documentos que aún no han sido revelados. 

La gravedad del contenido de las filtraciones, que revelaron matanzas y torturas por parte de los aliados llevaron a EEUU a suplicar a WikiLeaks que no publicara más documentos.

En agosto, Julian Assange fue acusado de abusos sexuales en Suecia. 'Nos avisaron de que el Pentágono jugaría sucio', dijo.

 

22 de octubre de 2010

Los archivos sobre los partes de guerra de Afganistán no fueron más que un aperitivo. WikiLeaks publicó en octubre de 2010 en colaboración con los mismos diarios (más Le Monde) 400.000 documentos secretos que demostraban cómo EEUU toleró torturas sistemáticas en Irak desde la invasión en 2003.

La ONU y Amnistía Internacional empezaron a reclamar la apertura de una investigación independiente.

El Pentágono calificó la fuga de documentos como 'la filtración más importante de la historia de EEUU'. Sin embargo, ya sabía de la existencia del archivo. Pocos días antes anunció la creación de un equipo formado por 120 personas para contrarrestar cualquier tipo de intercambio de archivos con la organización de Assange.

Washington y Londres, cuya imagen también salió muy dañada del Diario de Irak, comenzaron entonces a centrar sus ataques en la figura de Assange, insistiendo en que la publicación de los documentos ponía en peligro a los informantes y a los soldados. 'Es un regalo para los terroristas', llegó a decir el ministro de exteriores británico, William Hague.

Assange denunció estar sufriendo presiones de EEUU y acusó al Pentágono de hacer todo lo posible para detener a sus colaboradores. Mientras, los ingresos en donaciones volvieron a volar.

 

27 de noviembre de 2010

WikiLeaks denuncia en un comunicado que el Departamento de Estado de EEUU envió una carta a los abogados de Julian Assange advirtiéndole de que la publicación de más documentos podría causarle problemas legales.

 

28 de noviembre de 2010

WikiLeaks comienza a publicar 250.000 cables diplomáticos de las embajadas de EEUU. Ese mismo día, la organización anuncia que ha decidido crear un archivo especial con todos los documentos publicados hasta la fecha para protegerse de una serie de ataques informáticos que han puesto en peligro sus servidores.

Los primeros cables son difundidos por The New York Times, The Guardian, El País y Der Spiegel. La difusión aumentará hasta llegar a colaborar con 90 diarios y agencias de todo el mundo. La primera reacción estadounidense llega del presidente, Barack Obama, que calificó de 'deplorable' la publicación.

Los cables contienen sorpresas muy desagradables como los esfuerzos del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para tapar el caso del asesinato de José Couso por soldados de EEUU en el hotel Palestina de Bagdad. Tampoco ayudaron a EEUU la opinión que sus embajadores tienen de los líderes mundiales. 

 

29 de noviembre de 2010

En la noche de la publicación de Cablegate, el presentador Bill O'Reilly dice en directo durante la emisión de su programa que 'los que proporcionan documentos a WikiLeaks deberían ser ejecutados '. 

Al día siguiente, Thomas Eugene Flanagan, asesor del primer ministro de Canadá, llamó en televisión a asesinar a Assange y sugirió al presidente de EEUU, Barack Obama, que el método más seguro podría ser un drone (avión no tripulado).

Comentaristas y políticos como Mike Huckabee o Sarah Palin se sumaron a la cruzada mediática pidiendo castigos contra Assange y WikiLeaks, mientras que el vicepresidente de EEUU, Joe Biden, calificó al australiano de 'terrorista cibernético'. A partir de entonces la expresión más utilizada por políticos estadounises para referirse a Assange fue precisamente esa.  

Como consecuencia del escándalo que habían provocado los cables, EEUU comenzó a analizar el modo en que podría ser posible juzgar a Assange y llegó a exigir a Twitter que le proporcionara datos sobre la identidad de cinco personas relacionadas con WikiLeaks.

 

 Diciembre de 2010

La respuesta a la publicación del Cablegate fue inmediata y devastadora para WikiLeaks.

- 1/12 Amazon deja de acoger los servidores de WikiLeaks

- 2/12 EveryDNS suspende el mantenimiento del dominio wikileaks.org. Se crean millones de espejos en Internet para que la organización pueda seguir difundiendo los cables de la diplomacia de EEUU

- 3/12 PayPal suspende sus servicios

- 4/12 PayPal bloquea el acceso de Wau Holland Stiftung’s (WHS), fundación que recibe donaciones para WikiLeaks, a sus cuentas y congea los fondos durante 180 días. Tras una denuncia de WHS, PayPal desbloquea dichos fondos.

- 6/12 El Swiss Post Finances congela los fondos de las cuentas que los abogados de Julian Assange tienen abiertas en Suiza.

- 7/12 Visa y MasterCard dejan de procesar las donaciones a WikiLeaks

- 9/12 Anonymous lanza ciberataques contra las webs de MasterCard, Visa, PayPal y otras entidades por el bloqueo a WikiLeaks.

- 12/ 12 ElParlamento islandés revoca las licencias a Visa y MasterCard por el veto sobre WikiLeaks

- 15/12 La Agencia Tributaria alemana abre una investigación contra WHS y anuncia que podría retirarle la licencia.

- 18/12 Bank of America suspende sus servicios a WikiLeaks

- 20/12 Apple elimina todas las aplicaciones de iPhone para realizar donaciones a WikiLeaks

- 21/12 Western Union incluye a WikiLeaks en la lista de organizaciones a las que prohíbe transferir dinero

- 30/12 Teller AS, la empresa que gestiona los servicios de VISA y MasterCard en Europa, asegura que WikiLeaks no ha violado ni la legislaciónsilandesa ni la danesa. El bloqueo, sin embargo continúa.

 

9 de febrero de 2011

WikiLeaks publica un documento sobre la supuesta la ofensiva de inteligencia que el Bank of America ha iniciado contra ellos. (PDF - inglés)

La entidad financiera, asesorada por el estudio de abogados de Washington Hunton&Williams, ofreció dos millones de dólares al mes a las compañías de inteligencia Palantir Technologies, HBGary Federal y Berico Technologies.

Esas tres empresas elaboran un documento analizando los puntos fuertes y débiles de WikiLeaks y qué estrategia se puede seguir para neutralizar las filtraciones. El informe habla de:

- Desinformación. Inventar mensajes sobre acciones de WikiLeaks para sabotear o desacreditar a la organización. Entregar documentos falsos y después denunciar el error.

- Fomentar la preocupación por la inseguridad de la infraestructura. Si el proceso [de recepción de documentos confidenciales] es visto como inseguro, entonces están acabados.

- Ciberataques contra sus infraestructuras para obtener los datos de las personas que les envían documentos. Esto mataría el proyecto. Desde que sus servidores están en Francia y Suecia, conseguir acceso a ellos es más sencillo.

- Campaña mediática para denunciar la naturaleza radical y sin reglas de las actividades de WikiLeaks. Mantener la presión. No será efectivo con los fanáticos pero crea preocupación y dudas entre los moderados.

- Buscar posibles filtraciones. Utilizar las redes sociales para identificar cualquier tipo de comportamiento arriesgado.

 

9 de junio de 2011

WikiLeaks y la empresa islandesa Datacell, que gestiona los servidores de datos de la organización, anuncian en un comunicado su intención de denunciar a Visa y Mastercard ante la Comisión Europea por incumplimiento de las leyes europeas de la competencia.

El 7 de julio, Visa volvió a aceptar el pago de donaciones en Islandia pero un día más tarde los suspendió de nuevo.

La denuncia en firme llegó el 14 de julio de 2011.

 

25 de julio de 2011

Rudolf Helmer, extrabajador del Swiss Bank, es puesto en libertad sin cargos después de haber pasado 187 días en la cárcel y haber sido juzgado.

Había sido detenido el 19 de enero de 2011.

Helmer entregó a WikiLeaks los datos de 2.000 cuentas bancarias de clientes de esa entidad que habían desviado fondos a paraísos fiscales.

 

27 de octubre de 2011

En una rueda de prensa en el Front Line Club de Londres, Julian Assange se ve obligado a anunciar el cese de las publicaciones de WikiLeaks por falta de financiación. El fundador aseguró que la organización había perdido entre 40 y 50 millones de dólares a causa del bloqueo impuesto casi un año antes por MasterCard, Visa, Paypal, Western Union y el Bank of America. Assange explicó que de ingresar 100.000 dólares de media al mes en todo 2010 se pasó vertiginosamente a ingresar entre 6.000 y 7.000. 

Asimismo, acusó al Bank of America dehaber iniciado la guerra económica por motivos políticos y explicó que todos sus esfuerzos se centrarían en luchar en los juzgados contra este trato que viola las reglas de la competencia, ya que Visa y MasterCard controlan el 95% de las operaciones financieras.

Unos días después, como también anunció Assange, WikiLeaks filtró los datos de 160 empresas privadas que se dedican a la inteligencia y al espionaje.