Público
Público

Wikileaks describe un Ejército egipcio dividido

La influencia de los militares va cayendo, según cables de EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Ejército egipcio está considerado como la única institución del régimen de Mubarak capaz de jugar un papel decisivo en una hipotética transición. Sin embargo, los telegramas del Departamento de Estado difundidos por Wikileaks describen una institución dividida entre un alto mando elegido sólo por su fidelidad al dictador y un cuerpo de oficiales descontento y pesimista sobre su futuro. Los expertos egipcios citados por la embajada de EEUU en El Cairo destacan que la influencia de los militares fue cayendo de forma progresiva tras la destitución del ministro de Defensa Abu Ghazalah en 1989.

Mubarak lo eliminó porque era demasiado popular y ya no volvió a cometer el mismo error. El actual ministro, Mohamed Husein Tantawi, es descrito como 'la mascota de Mubarak', 'un burócrata' o 'un incompetente' en las conversaciones de los oficiales de nivel medio en los clubes militares de El Cairo.

El ministro de Defensa fue elegido por su total fidelidad a Mubarak

La capacidad profesional del Ejército es cuestionada en los documentos. Los interlocutores de la embajada señalan que la lealtad y obediencia ciega son los factores que deciden los ascensos: 'El Ministerio de Defensa no duda en destituir a los oficiales que parecen demasiado competentes' al ser una amenaza potencial para el régimen'.

Lo que no duda la embajada es que los militares mantienen el control sobre varios sectores económicos y que pueden llegar a vetar importantes inversiones en otros alegando 'razones de seguridad'. Las empresas controladas por los militares, a menudo dirigidas por generales retirados, 'son activas en la construcción, suministro de agua, cemento, hoteles y gasolineras', dice un informe.

Antes de la actual crisis, la embajada de EEUU no dudaba de que el Ejército terminaría aceptando, aunque de forma reticente, la decisión de Mubarak de entregar la presidencia a su hijo Gamal. El presidente ya se había ocupado de que ningún militar que no fuera de su absoluta confianza controlara al Ejército egipcio.