Público
Público

WikiLeaks: "El discurso libre tiene un número: http://88.80.13.160"

La organización de Assange se muda a Suiza bajo el dominio wikileaks.ch, tras denunciar el cierre de su antiguo dominio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

WikiLeaks está afirmando a través de su Twitter que su página ha sido cerrada por EveryDNS.net, la compañía que le suministra los servicios del nombre del dominio, y que se mueven 'a Suiza'. Es más, la organización de Assange ha anunciado que 'el discurso libre tiene un número: http://88.80.13.160'. 

El traslado a Suiza supone cambiar de dominio tras la eliminación del antiguo wikileaks.org. A partir de ahora la nueva dirección será wikileaks.ch. Otra forma de entrar en la web de la organización es a través del número http://213.251.145.96/.

Según informa la cadena británica BBC, EveryDNS asegura que finalizó el servicio porque la web de WikiLeaks había sufrido una enorme cantidad de ciberataques. Por esa razón, afirma que los ataques le afectan seriamente a la estabilidad de toda la estructura que mantiene y que permite el acceso a miles de otras páginas.  

WikiLeaks advirtió que su página se enfrentaba a posibles interrupciones del servicio cuando se dispuso a publicar los miles de documentos secretos (más de 250.000) acerca de las relaciones diplomáticas y las actividades militares de Estados Unidos. 

Sin embargo, la web de Assange ha logrado refugio en un servidor francés después de que Amazon y Tableau Software le retiraran soporte técnico. Según Gizmodo, el servidor OVH, con base en Roubaix (al norte de Francia), acoge desde ayer a WikiLeaks, aunque esta información no ha sido reconocida oficialmente. 

El sitio especializado en revelaciones de secretos oficiales comenzó a distribuir el pasado domingo centenares de telegramas confidenciales del departamento de Estado estadounidense.

Para garantizar su distribución, WikiLeaks se albergó en dos servidores, el sueco Bahnhof, muy comprometido con la libertad de expresión, y el estadounidense Amazon. El primero llegó incluso a albergar sus servidores en un antiguo búnker antinuclear para protegerse de eventuales ataques físicos, reportan los medios galos.

Pero WikiLeaks necesitaba un segundo servidor y, ante el abandono de Amazon, temió quedar barrido de la red. Su enfado quedó expresado en Twitter: 'Si Amazon está tan incómodo con la primera enmienda (que protege la libertad de expresión) debería dejar de vender libros'. En su última entrada en esta red social, la organización de Assange acusa a Amazon de actuar 'cobardemente' y de que sus declaraciones 'no concuerdan con los hechos'.