Publicado: 02.05.2015 14:14 |Actualizado: 02.05.2015 17:35

William Pfaff, maestro del análisis geopolítico internacional, fallece
en París a los 86 años

Uno de los más duros y clarividentes críticos de la políica exterior de EEUU, fue articulista durante 25 años en el Herald Tribune y en el último de sus ocho libros, 'La ironía del destino manifiesto', explicó los orígenes y causas del desastroso intervencionismo militar de Washington en todo el mundo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El politólogo y escritor William Pfaff, impartiendo una conferencia en el Bruno Kreisky Forum de Viena, en 2011.

El politólogo y escritor William Pfaff, impartiendo una conferencia en el Bruno Kreisky Forum de Viena, en 2011.

Ha fallecido un maestro de una de las materias más complejas que existen: la geopolítica internacional contemporánea. A los 86 años, víctima de un infarto tras sufrir una caída, William Pfaff (Council Bluffs, Iowa, 1928) murió el pasado jueves en París, donde vivía desde que se trasladó a Europa en 1971. 

​Designado "decano de los analistas y columnistas estadounidenses" por la American Academy of Diplomacy, Pfaff se distinguió por su implacable crítica de la política exterior de EEUU, sin amilanarse por los que le acusaban de traición a su patria, ni dejarse arrastrar por las sucesivas teorías de moda sobre "las piezas de dominó", "el fin de la historia" o "el choque de civilizaciones". Su interpretación geoestratégica, tanto del militarismo intervencionista de Washington en el mundo como del autoritarismo utópico de Europa que la condujo a dos guerras mundiales en el siglo XX, fue siempre la más lúcida de todas.



Pfaff explicó cómo el supuesto "choque de civilizaciones" con el Islam ha generado en EEUU una nueva ideología de 'democratización universal' y dominación militar global que se encamina ahora hacia su clímax... y su fracaso

Quizá por ello, sus artículos –sindicados en todo el mundo a través del Los Angeles Times– aparecían cada vez menos frecuentemente en los grandes diarios de EEUU, puesto que sus implacables análisis sobre la catastrófica política de las cañoneras de la superpotencia eran cada vez más indigeribles en su propio país. Por ejemplo, su denuncia de que la confusión ideológica sobre el supuesto "choque de civilizaciones" con el Islam ha generado una nueva y desastrosa ideología norteamericana de democratización universal y dominación militar global que se encamina ahora hacia su clímax... y su fracaso.

Su patria le volvió la espalda, pero él siguió escribiendo hasta el final de sus días: su última columna, sobre las consecuencias que tendría una salida del Reino Unido de la UE, se publicó el pasado 22 de abril, cara a las próximas elecciones generales británicas del 7 de mayo.

Hijo y nieto de inmigrantes alemanes, irlandeses e ingleses, Pfaff se crió en Columbus (Georgia) y estudio Literatura y Ciencias Políticas en la Universidad de Notre Dame. Se enroló en el Ejército y luchó en infantería durante la Guerra de Corea, llegando a participar en una unidad de las Special Forces de élite de la US Army.

Después trabajó como periodista y viajó por África, Europa y Oriente Próximo. También fundó el Hudson Institute de Washington, pero veía cada vez con más pesimismo la política de su país y decidió instalarse en Europa. Entre el 1971 y 1992 publicó más setenta "Reflexiones" en la revista The New Yorker, cuyo prestigioso director, William Shawn, se rindió públicamente ante su inmenso intelecto y las calificó de "género político-literario de su propia invención".

En la obra Barbarian Sentiments: America in the New Century (Sentimientos bárbaros: América en el nuevo siglo), Pfaff ya explicó cómo los EEUU han albergado históricamente la convicción ilusoria de la benevolencia de su política exterior, con resultados a menudo desastrosos.

Pero el ensayo que le alzó a la fama fue The Bullet's Song: Romantic Violence and Utopia (La canción de la bala: violencia romática y utopía), publicado en 2004, en el que examinó los motivos de que tantos intelectuales europeos a lo largo del siglo XX abrazaran, alternativamente, el fascismo, el nazismo o el comunismo.

Aunque también denunciaba de nuevo la "versión norteamericana ingenua" de lo que definía como "el mito más influyente de la sociedad política moderna desde 1789 hasta nuestros días", que en EEUU se concreta en "la creencia de que si se generalizan en todo el mundo los principios políticos y las prácticas económicas de América [por EEUU] se conseguirá la culminación del progreso histórico".

En su última gran obra, The Irony of Manifest Destiny: The Tragedy of America's Foreign Policy (La ironía del desino manifiesto: La tragedia de la política exterior americana, 2010), Pfaff explica los orígenes del aislacionismo nacional y popular de EEUU, una sociedad que se blindó frente a la Ilustración europea y la Revolución Francesa, y asistió incrédula y alarmada a los movimientos revolucionarios que sacudieron Europa en el siglo XX. Así que, tras las guerras mundiales, se sintió llamada a asumir el papel de salvadora del mundo, única superpotencia y gran reformadora global.

Con la desaparición de Pfaff, perdemos la luz que nos alertaba e iluminaba sobre esos peligrosos fenómenos globales.