Publicado: 28.02.2014 14:36 |Actualizado: 28.02.2014 14:36

Yanukóvich promete seguir "luchando por el poder"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El depuesto presidente de Ucrania, Víktor Yanukóvich, ha asegurado, en su primera aparición pública en una semana, que va a seguir "luchando por el poder" del país. El mandatario ha defendido desde Rusia, en la localidad de Rostov del Don, que sigue siendo el jefe de Estado ucraniano legítimo y que nadie la ha derrocado. "Fui obligado a abandonar Ucrania por la amenaza contra mi vida y la de mis familiares", ha denunciado.

El expresidente, declarado por las autoridades instauradas en Kiev en busca y captura internacional por asesinatos masivos, ha acusado al nuevo Gobierno ucraniano de implantar el terror. "El poder lo han usurpado nacionalistas y profascistas, gamberros... que son la absoluta minoría de los habitantes de Ucrania". Aprovechando la rueda de prensa, ha adelantado asimismo que no se presentará a las elecciones presidenciales del próximo 25 de mayo porque las considera "ilegítimas". 

Flanqueado por cuatro banderas ucranianas, Yanukóvich ha criticado el incumplimiento de los acuerdos alcanzados el viernes pasado con la oposición "con la mediación" de Francia, Alemania, Polonia y Rusia y ha acusado a Occidente de haber "alimentado" el movimiento de protesta antigubernamental Euromaidán. El mandatario ha afirmado que la salida al conflicto era el acuerdo que él firmó el 21 de febrero con la oposición y la participación de mediadores de la Unión Europea, e insistió en la necesidad de su cumplimiento. Recordó que ese acuerdo contemplaba una reforma constitucional para igualar todos los poderes del Estado y la celebración de elecciones presidenciales anticipadas en diciembre de 2014.

En el encuentro ante más de 200 periodistas, que ha durado más de una hora y media, ha retirado en varias ocasiones que él es el único "presidente legítimo" de Ucrania. A juicio de Yanukóvich, su cese es completamente "ilegal" e inconstitucional, entre otros motivos, porque las leyes aprobadas antes en el Parlamento no contaron con su firma, preceptiva para la entrada en vigor de cualquier norma al ser el jefe del Estado. 

"El poder lo han usurpado nacionalistas y profascistas, gamberros"

Ha asegurado además que nunca ordenó a la policía que disparara contra los manifestantes en Kiev y ha recordado que los efectivos antidisturbios sí tenían derecho a utilizar las armas "en defensa propia". Ante ello, ha pedido perdón por la violencia de las últimas semanas: "Si estuviera en Ucrania me arrodillaría ante cada uno. Me faltaron fuerzas para mantener la estabilidad e impedir la anarquía en el país".

El derrocado mandatario relató cómo salió de Ucrania: "Nunca huí. Me fui a Járkov para reunirme con los activos del Partido de las Regiones (que lo apoyaba). El coche fue ametrallado por todas partes", aseguró. Una vez en Járkov, dijo, los servicios de seguridad recibieron información sobre la llegada a la ciudad de grupos radicales provenientes de Kiev, por lo que se desplazó a su ciudad natal, Donetsk, capital de la cuenca hullera ucraniana.

Entonces, decidió cambiar de nuevo de refugio y viajó en helicóptero a Lugansk, región limítrofe con la Federación Rusa. "Los controladores militares nos advirtieron de que diéramos media vuelta (...) Advirtieron de que enviarían a los cazas de combate. Entonces, comenzó mi periplo por Ucrania", precisó. A partir de ahí, decidió desplazarse en coche a la península ucraniana de Crimea, de mayoría rusoparlante, donde dijo haber recibido llamadas telefónicas de sus familiares diciendo que les habían amenazado de muerte. En cuanto a la elección de Rostov del Don, ciudad que se encuentra unos mil kilómetros al sur de Moscú, Yanukóvich confesó que en ella cuenta con un "viejo amigo".

Sobre la situación actual en Crimea, el mandatario ha dicho entender la formación de "grupos de autodefensa" y ha considerado que esta reacción es "una respuesta natural al golpe de Estado obra de unos bandidos en Kiev". No obstante, ha rechazado cualquier forma de violencia y ha pedido a los crimeos que "no permitan un baño de sangre y una lucha civil". "Como presidente legítimo de Ucrania, quiero decir que Crimea debe seguir siendo parte del Estado ucraniano manteniendo unos amplios derechos de autonomía", ha aseverado.

"Moscú no puede quedarse al margen, no puede estar sin hacer nada"

Por otra parte, Yanukovich se ha mostrado "sorprendido" por el "silencio" del presidente ruso, Vladimir Putin, después de su destitución y ha considerado que Rusia no puede mantenerse "al margen" ante los acontecimientos en Ucrania. Ha precisado que desde que ha llegado a Rusia ha hablado por teléfono con Putin pero por ahora no ha tenido ocasión de verle pero han acordado reunirse "en cuanto el presidente ruso tenga ocasión". A la pregunta de un periodista sobre si Putin todavía le considera el presidente legítimo de Ucrania, Yanukóvich, visiblemente incómodo, eludió responder directamente y dijo que eso se aclararía una vez que se reúna con el mandatario ruso.

Tras ser preguntado sobre qué debería hacer ahora Rusia, sobre todo ante la situación imperante en Crimea, ha defendido que no sería "correcto" que él se pronuncie sobre esta cuestión, si bien sí ha considerado que Moscú "no puede quedarse al margen, no puede estar sin hacer nada" porque es un país "vecino" y "ha sido, es y será un socio estratégico de Ucrania". En opinión de Yanukovich, Rusia debería ser capaz de "usar su influencia para prevenir el caos en Ucrania" e incluso los acuerdos bilaterales que existen con Ucrania le permiten actuar.

No obstante, ha asegurado aseguró que no pedirá ayuda militar a Moscú para tratar de volver al poder en su país, donde fue destituido por el Parlamento el pasado día 22, después de tres meses de manifestaciones opositoras. "Considero que toda acción militar en esta situación es inadmisible. Toda. No pienso pedir ayuda militar", subrayó antes de apuntar que no regresará a Ucrania hasta que tenga garantías de seguridad, incluso internacionales, para él y su familia.