Publicado: 18.01.2014 12:55 |Actualizado: 18.01.2014 12:55

Yanukovich rubrica la ley que coarta la celebración de protestas en Ucrania

La controvertida ley prohíbe las acampadas y la utilización de altavoces en las zonas públicas del país, con multas de hasta 470 euros o 15 días de cárcel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de Ucrania, Viktor Yanukovich, ha rubricado este viernes una ley, aprobada el jueves por el Parlamento, que coarta las protestas callejeras y que ha despertado fuertes críticas desde la bancada opositora y desde Bruselas. Así entra en vigor de forma inmediata.

La oficina del presidente ha emitido un comunicado a última hora del viernes en el que confirma la 'luz verde' de Yanukovich. Además, ha designado como asesor al hasta unas horas antes su jefe de gabinete, Serhi Liovochkin, que, según el periódico ucraniano 'Kyiv Post', había dimitido por su rechazo a la nueva ley sobre las manifestaciones.

La normativa, respaldada por 235 de los 450 parlamentarios, fue votada rápidamente, mediante una votación a mano alzada que cogió de improvisto a los miembros de la oposición y se añade a una prohibición judicial contra las manifestaciones en Kiev .

La controvertida ley prohíbe la instalación de tiendas de campaña y campañas sin autorizar, así como la utilización de altavoces en las zonas públicas del país, con multas de hasta 470 euros o 15 días de cárcel. Además, los manifestantes y organizaciones que proporcionen instalaciones o equipamiento para encuentros no autorizados podrán ser condenados al pago de una multa de 937 euros o enfrentarse a una pena de diez días en prisión.

La negativa del presidente ucraniano a firmar un tratado de libre comercio con la Unión Europea el pasado mes de noviembre para no afectar a su relación con Rusia, llevó a cientos de miles de ucranianos a las calles en señal de protesta . Pese a que el número de manifestantes ha disminuido desde entonces, y a pesar de la celebración del Año Nuevo y la Navidad ortodoxa en el país, centenares de ucranianos continúan acampados en la plaza principal de Kiev o en edificios públicos de las calles adyacentes.