Publicado: 29.07.2016 17:21 |Actualizado: 29.07.2016 22:30

Los yihadistas sirios de Al Nusra se independizan de Al Qaeda para fingir que son una oposición 'moderada'

El líder del Frente al Nusra (Al Qaeda en Siria), Abu Muhammad al Julani, ha anunciado que su organización dejará de acatar las órdenes de Al Qaeda. Este cambio de piel parece haber sido impulsado por Arabia Saudí y Qatar para lavar la imagen de esos islamistas.

Publicidad
Media: 4.75
Votos: 8
Comentarios:
El líder del Frente al Nusra (Al Qaeda en Siria), Abu Muhammad al Julani, mostró su rostro por primera vez este jueves, en un vídeo difundido en exclusiva por Al Jazeera.

El líder del Frente al Nusra (Al Qaeda en Siria), Abu Muhammad al Julani, mostró su rostro por primera vez este jueves, en un vídeo difundido en exclusiva por Al Jazeera.

JERUSALÉN.– Este jueves la cadena de televisión saudí Al Jazeera difundió por primera vez la imagen de Abu Muhammad al Julani, el líder del Frente al Nusra, el brazo de Al Qaeda en Siria, un hombre de 32 años con turbante blanco y barba poblada. Fundado a principios de 2012, el Frente al Nusra ha sido, junto al Estado Islámico, el grupo yihadista más activo y numeroso en la lucha contra el Gobierno de Damasco.

Ante las cámaras de televisión, Al Julani leyó un comunicado en el que anunció el cambio de nombre de su organización, que ahora se llamará Yabhat Fath al Sham (Frente para la Conquista del Levante), y también dijo que este grupo ya no estará vinculado a Al Qaeda ni a “ninguna entidad exterior”.

La noticia no ha sorprendido a quienes siguen de cerca los acontecimientos en Siria, en parte porque el propio Julani ya había sugerido esta posibilidad en los últimos meses, y en parte porque es una consecuencia lógica del extraño camino que ha seguido el Frente al Nusra en sus cuatro años de existencia.



El Pentágono, la CIA, Arabia Saudí y Qatar les han facilitado armas

Aunque tanto Estados Unidos como Rusia consideran que Al Nusra es una organización terrorista, EEUU, a diferencia de Rusia, no ha combatido contra Al Nusra en los territorios que este grupo tiene bajo su control en el norte, en el oeste y en el sur del país especialmente, donde es el grupo yihadista más poderoso.

Muy al contrario, tanto el Pentágono como la CIA, y también como Arabia Saudí y Qatar, han suministrado armas continuamente a los llamados “rebeldes moderados” a sabiendas de que esas armas iban a parar al Frente al Nusra. Y de hecho, esta organización ha sido la que ha mantenido en jaque al Gobierno de Damasco durante cuatro años en amplias zonas del norte, del sur y del oeste del país.

Naturalmente, el cambio de piel del Frente al Nusra no ha salido de la nada. Julani y sus yihadistas tienen estrechos vínculos con Arabia Saudí y Qatar y todo indica que ha sido Riad quien ha impulsado esta mutación cosmética con la intención de presentar como “moderado” al nuevo Frente para la Conquista del Levante.

De esta manera, los saudíes aspiran a que el mundo lo vea como un líder “moderado” a pesar de que Julani aspira a imponer la sharia (ley islámica) en Siria y a crear un Estado sometido al dictado de las leyes coránicas, algo que a Riad no parece importarle lo más mínimo. Igual que no le importa a Estados Unidos, de ahí que los norteamericanos hayan transferido sus armas al Frente al Nusra sin el menor complejo.

Desde el primer momento, a principios de 2012, el Frente al Nusra se ha caracterizado por combatir al Gobierno de Damasco. Sus primeras acciones, cuando todavía no disponía de armas a raudales, fueron atentados suicidas con coches bomba en la ciudad de Alepo, al norte del país, una zona que ha constituido el principal baluarte de la organización.

Israel atiende a heridos de Al Nusra y los ha devuelto a combatir a Siria

Pero el Frente al Nusra también ha estado muy activo en el oeste del país, en el área de Lataquia, así como en el sur de Siria, especialmente en la zona del Golán. En este último territorio sus acciones han estado dirigidas contra el régimen de Bachar al Asad y nunca contra Israel, pese a compartir frontera en el sector del Golán ocupado por Israel desde la guerra de 1967.

De hecho, los israelíes han atendido en sus hospitales a cientos de yihadistas que posteriormente han sido devueltos a Siria para que sigan luchando contra el ejército sirio. Estas circunstancias revelan un entendimiento significativo entre Israel y el Frente al Nusra que ha llamado la atención de numerosos analistas.

El hecho de que el Frente al Nusra haya defendido los intereses de Arabia Saudí y Estados Unidos en Siria se podría ver recompensado ahora gracias al cambio de nombre de la organización. Será interesante ver cómo reacciona Washington, no a nivel de discursos o condenas sino sobre el terreno.

Si los norteamericanos y los saudíes no han tenido ningún problema a la hora de armar al Frente al Nusra, parece que a partir de ahora tendrán todavía menos reparos y es posible que, a medio plazo, incluyan al flamante Frente para la Conquista del Levante entre las organizaciones “moderadas” que tienen derecho a participar en las negociaciones con Damasco.

En las últimas semanas, cuando el Ejército sirio, con el apoyo aéreo de Rusia, ha bombardeado posiciones de los rebeldes en la zona de Alepo, Washington y Riad han puesto el grito en el cielo diciendo que los ataques estaban dirigidos contra los “rebeldes moderados”. Sin embargo, los “rebeldes moderados”, si es que realmente existen, son pocos y han estado empotrados en el Frente al Nusra.

El nombre real de Julani es Ahmed Hussein al Shara. Se sabe que nació en 1984 en la ciudad siria de Dera, donde se iniciaron las protestas contra el régimen en 2011, y que se matriculó en la Facultad de Medicina de la Universidad de Damasco. Cursó los primeros dos años de la carrera pero poco después de la invasión estadounidenses de Irak, en 2003, Julani abandonó los estudios y se marchó a ese país como yihadista, haciendo carrera en Al Qaeda.

Durante algunos años, Julani fue uno de los lugartenientes más próximo de Abu Bakr al Bagdadi, que ahora es el califa del Estado Islámico. Sin embargo, las relaciones entre los dos hombres se enfriaron cuando Abu Bakr al Bagdadi estableció el Estado Islámico al margen de Al Qaeda.