Público
Público

Zapatero pisará mañana por primera vez la Casa Blanca

El jefe del Ejecutivo español acudirá a una cena ofrecida por Bush previa a la cumbre del G-20 que tendrá lugar el sábado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente estadounidense, George W.Bush, recibirá mañana en la Casa Blanca al jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, como uno de los líderes invitados a la cumbre económica convocada el sábado y restringida en un principio al G-20, el grupo de los países más ricos y las economías emergentes, del que España no forma parte.

Bush ofrecerá mañana una cena acotada a los jefes de Estado y de Gobierno que participarán en la reunión del sábado, en la que no estarán presentes los ministros de Economía ni demás miembros de la delegación.

La llegada de los líderes está inicialmente prevista a partir de las 18.00 horas (medianoche en la España peninsular). Zapatero, como el resto de líderes, llegará en coche a la Casa Blanca, donde será recibido por el jefe de protocolo, quien le acompañará hasta la entrada de la residencia, donde estará esperando Bush para estrecharle la mano.

En torno a las 19.20 horas arrancará la cena. Los ministros de Economía mantendrán una velada paralela en la sede del Departamento del Tesoro, precisaron a Europa Press fuentes gubernamentales. Zapatero ha sido uno de los pocos líderes mundiales que no ha pisado la Casa Blanca desde que accedió al Ejecutivo en 2004.

La decisión de retirar las tropas españolas de Irak, unida a gestos como el que tuvo siendo líder de la oposición de no levantarse ante el paso de la bandera EEUU en el desfile de las Fuerzas Armadas con motivo de la Fiesta Nacional, enfriaron la relación bilateral.

El Gobierno ha subrayado que ese enfriamiento sólo se ha producido en la relación personal entre ambos presidentes, porque los dos países han seguido colaborando estrechamente en multitud de ámbitos. En palabras del ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Angel Moratinos, si ambos líderes no se han reunido en todo este tiempo ha sido porque Bush 'no ha querido', porque Zapatero ha estado dispuesto a verse con él, según afirmó en septiembre pasado el jefe de la Diplomacia española.

La de mañana será probablemente la última ocasión en la que Bush, cuyo mandato acaba el 20 de enero, coincida con Zapatero. El momento más reciente en que los dos se vieron se remonta a principios de abril pasado, con motivo de la Cumbre de la OTAN en Bucarest.

En esa ocasión y como ha sido habitual en el resto de situaciones en que han coincidido, sólo intercambiaron algunos saludos momentos antes de iniciarse la cena de los jefes de Estado y de Gobierno de la Alianza. Ni siquiera la llamada que el presidente Bush hizo a Zapatero el pasado 14 de marzo para felicitarle personalmente por su victoria electoral cambió mucho las cosas.

Sin embargo, mañana, Bush estrechará la mano de Zapatero, como hará con el resto de invitados a la cita. Fuentes gubernamentales han subrayado a Europa Press que el hecho de que España quedase en un principio fuera de la convocatoria de Washington, en la que Estados Unidos es el país anfitrión, no tiene nada que ver con la retirada de tropas de Irak ni con una intención expresa de Bush de excluir a España.

Desde la Casa Blanca también se ha explicado que no existió una intención de dejar fuera a España sino que se optó por el G-20 por considerarlo el mejor formato para la cita del día 15. España se negó a resignarse y anunció públicamente un despliegue diplomático dirigido a conseguir estar presente en esa cita. El Gobierno entabló contactos 'en todas direcciones y a todos los niveles' que finalmente dieron frutos el viernes pasado.

La presidencia francesa de la Unión --como uno de los convocantes de la reunión-- anunció la asistencia de España explicando que 'en el seno del G-20' los europeos tienen tradicionalmente cinco asientos, los cuatro de los países europeos pertenecientes al G-8 (Alemania, Francia, Italia y Reino Unido) más uno para la presidencia de turno de la UE.

Como en esta ocasión el país que preside la UE es Francia --que cuenta además con su plaza como miembro del G-8-- se decidió, también en el seno del G-20, que España ocupara uno de esos cinco asientos 'como octava potencia económica del mundo'.