Público
Público

Zapatero y Obama se verán de nuevo el próximo 4 de febrero

El jefe del Ejecutivo acudirá al Desayuno de Oración, un evento cristiano, invitado por la Casa Blanca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

José Luis Rodríguez Zapateo volverá a reunirse con Barack Obama en Washington el próximo 4 de febrero. Será la tercera entrevista que el jefe del Ejecutivo español celebra con el presidente norteamericano en menos de un año. El encuentro, además, servirá a ambos mandatarios para preparar su cuarto encuentro, que se celebrará en España en el marco de la cumbre entre EEUU y la UE prevista para mayo.

Rodríguez Zapatero viajará a Washington aprovechando la invitación que le ha cursado la Casa Blanca para tomar parte en un acto organizado por el Congreso norteamericano, la celebración del Desayuno Nacional de Oración. Esta ocasión es un evento anual, de raíz cristiana y conservadora, que se vive durante toda una semana y cuyo momento central son los discursos del presidente norteamericano, Barack Obama, y su invitado, que suele ser un alto dignatario extranjero, Zapatero en esta ocasión.

Figuras como el ex primer ministro británico Tony Blair, el rey Abdalá de Jordania; la primera ministra de Pakistán, Benazir Bhutto; la madre Teresa de Calcuta o el cantante Bono, líder de U2, han sido invitados en años anteriores.

Laicista declarado, Zapatero rehusó ayer 'interpretar' los motivos que han llevado al Congreso estadounidense a requerir su participación: 'Son los que invitan quienes tienen que explicarlo y explicitarlo. Desde luego, no me voy a poner yo en su lugar y espero que nadie lo haga'. El jefe del Ejecutivo atribuyó a la 'grandeza democrática' de Estados Unidos y a su tradición de acoger a 'personas de distintas convicciones' el haber sido llamado a participar en este foro.

Zapatero y Obama prepararán la Cumbre de Madrid entre EEUU y la UE

'Me sorprende la capacidad para interpretar una invitación, el origen de este acto y la voluntad del presidente Obama', replicó cuando se le interrogó por su asistencia a un acto que tiene un origen cristiano y una puesta en escena claramente conservadora, a pesar de la neutralidad de sus convicciones religiosas.

El presidente del Gobierno no quiso así ahondar en la superficie de esta cita de 'una relevancia significativa y muy singular', según Zapatero,consciente de que su fondo puede tener mayor trascendencia para el curso de las relaciones bilaterales entre España y Estados Unidos, descongeladas tras cuatro años de frialdad con la llegada de Obama al poder.

El tercer cara a cara entre Zapatero y su homólogo norteamericano supone para el Gobierno una nueva oportunidad para ultimar los contenidos de la cumbre que EEUU y la UE celebrarán el próximo mayo con el jefe del Ejecutivo como anfitrión en su calidad de presidente de turno de la Unión.

Rodríguez Zapatero se encontraba ayer en Bratislava para reunirse con su homólogo eslovaco. Los rescoldos de las supuestas dudas sobre su horizonte político a medio plazo lo acompañaron también en esta visita.

Blair, Abdalá de Jordania o el líder de U2 acudieron en ediciones anteriores 

Convertido en secretario general del PSOE cuando se le pregunta sobre su candidatura para unas próximas elecciones generales, el presidente del Gobierno sorteó de nuevo la cuestión abortándola de raíz: 'Lamento contestar con un no corresponde, no es el momento, no es el sitio por respeto a Eslovaquia, a la UE y a los que estamos aquí', esquivó con una sonrisa esbozada y dirigida a su homólogo eslovaco, Robert Fico.

'Lo último que pensaba es que, recién comenzado 2010, preguntaran por lo que va a pasar en 2012', apostilló para tratar de zanjar este debate por enésima vez.