Público
Público

Un intenso bombardeo del ejército sirio provoca la huida desesperada de civiles en la zona rebelde de Alepo

Los civiles llenan las calles al abandonar el barrio oriental de la ciudad siria tras los bombardeos.

Publicidad
Media: 4.20
Votos: 5
Comentarios:

Fotografía tomada por un dron de los civiles llenando las calles al abandonar el barrio oriental de la ciudad siria tras los bombardeos, difundida por el Ministerio de Defensa de Rusia.

BEIRUT.- El Ejército sirio y sus aliados han avanzado este domingo en el sureste de Alepo y un oficial rebelde ha declarado que los insurgentes se enfrentan a "muerte o rendición" en una brecha cada vez más pequeña, con un gran número de civiles bajo los fuertes bombardeos.

Los oficilaes de Rusia y EEUU se han reunido este domingo en Ginebra para hablar sobre un acuerdo para que los civiles y combatientes abandonen la ciudad, pero el oficial rebelde ha afirmado que los insurgentes de Alepo no han tenido noticias aún sobre su progreso.

Para el presidente Bashar Al-Assad, la caída de Alepo supondría una gran victoria, tras casi seis años de guerra civil, pero aun así continuaría lejos de restaurar el control del Gobierno en el país.

A más de 200 millas de distancia, el Estado Islámico ha realizado un sorprendente avance en la ciudad de Palmira durante el fin de semana, a pesar de perder terreno en otras zonas del país.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos ha afirmado que los militantes han recuperado la antigua ciudad este domingo, tras su retirada frente a los ataques aéreos rusos.

Alepo ha recibido fuertes bombardeos y ataques aéreos en la zona rebelde desde la medianoche del sábado y durante la mañana de este domingo, con explosiones cada minuto. También se ha escuchado un tiroteo. "El resultado será el fin del distrito, de una manera trágica", ha afirmado Jabha Shamiya, un oficial de la base de Turquía del grupo rebelde.

Miles de refugiados continúan saliendo de las zonas de lucha. El Observatorio ha afirmado este domingo que más de 120.000 civiles han abandonado la zona oriental de la ciudad a medida que el avance del Gobierno se estancaba.

Las fuerzas de Al-Assad son apoyadas por el poder aéreo de Rusia, Irán y las milicias Chiítas del Líbano, Irak y Afganistán. Entre todos han ayudado a cambiar el rumbo del conflicto, después de que parecía seguir una mala dirección desde mediados de 2015.

La mayoría de rebeldes sunitas incluyen grupos apoyados por EEUU, Turquía y las monarquías del Golfo, pero también por algunas facciones yihadistas que no reciben ayuda de occidente.

El Ejército ha ocupado el distrito de Al-Maadi la mañana de este domingo, antes de que los rebeldes regresaran, y continúan luchando allí, según afirma el oficial Jabha Shamiya. Un militar sirio ha afirmado que el Ejército y sus aliados han ocupado los distritos de Al-Asila y Aaajam, en el sureste de la antigua ciudad de Alepo, así como la zona sur del barrio Karam al-Daadaa. El Observatorio ha confirmado que el Ejército ha avanzado en esas áreas.