Ley pionera para la igualdad - Opinión

Ley de Igualdad Una ley necesaria pero...¿suficiente?

Ángeles Briñón García

Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles (PPiiNA)

La aprobación de la Ley Orgánica 3/2007 para la Igualdad efectiva de mujeres y hombres fue significativa en muchos aspectos, entre ellos el aumento del permiso de paternidad, que pasó a ser de dos semanas. La Ley 9/2009, de 6 de octubre, amplió para 2011 el permiso de paternidad a cuatro semanas. Esta medida se retrasó y no entró en vigor hasta enero de 2017. Los hombres en su mayoría han disfrutado de dicho permiso, casi el 93%, según la Seguridad Social.

A pesar de los profundos cambios que producidos en España en las últimas décadas, los roles de género seguían muy presentes en la sociedad de 2007, siendo el rol de cuidadoras el que más influía en el acceso, permanencia y promoción en el trabajo remunerado. Las mujeres se ausentan del puesto de trabajo cuando sus criaturas enferman, son ellas las que reducen su jornada o solicitan excedencias para cuidar de sus hijas/os, lo que tiene importantes consecuencias.

La Ley de Igualdad se presentó como una vía de solución, pero a día de hoy no ha tenido los resultados previstos. Poco ha cambiado la situación desde 2007. Son las mujeres las que trabajan mayoritariamente a tiempo parcial y lo hacen principalmente para cuidar de hijas e hijos, sufren discriminación en el salario (brecha salarial), en la promoción (techo de cristal) y en todos lo relativo al empleo. El 97,3% de las personas que trabajan a tiempo parcial por este motivo son mujeres. El “trabajo de cuidar” es “cosa de mujeres”.

La brecha salarial de género se mantiene, situándose en el 14,9% si tomamos como referencia el salario/hora. Pero es mucho más elevada si tomamos como referencia el salario bruto anual, 35,7%. Esta diferencia se debe a que se analizan otros factores: los complementos salariales, el trabajo a tiempo parcial, la segregación vertical y horizontal, las menores tasas de empleo y actividad o los trabajos feminizados.

Los hombres no se han incorporado tanto al cuidado familiar

Aún queda mucho camino por recorrer, las mujeres se han incorporado masivamente al empleo pero los hombres no lo han hecho en la misma medida en el cuidado familiar. Ser madre era y sigue siendo un hándicap para las mujeres. Por ello la PPiiNA hemos hecho una proposición de Ley para reivindicar que los permisos de maternidad/paternidad sean iguales, intransferibles y pagados al 100%, porque esta medida tendrá una influencia decisiva en la eliminación de la desigualdad de género.