1999 Nace el 25M

Las feministas latinoamericanas consiguen que la ONU reconozca ese día como el de la lucha contra la violencia hacia la mujer.

Beatriz Asuar Símbolo contra la violencia

Beatriz Asuar GALLEGO

Periodista

A finales de los noventa, la ONU aprobó el Día Internacional contra las violencias machistas. Un logro que vino de la mano de mujeres latinoamericanas que reivindicaban esta fecha en recuerdo de los brutales asesinatos de las hermanas Mirabal.

El día 25 de noviembre ya es conocido por todo el mundo como el Día Internacional de Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Tan sólo diecinueve años se han necesitado para que esta fecha se marque en nuestras agendas y ciudades de todo el mundo salgan a la calle reclamando el fin de las violencias machistas.

Fue aprobado por la ONU en el año 1999, pero su reivindicación viene de mucho más atrás. La fecha fue propuesta por primera vez en 1981 durante el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe (EFLAC) en Colombia. Se proclamó en honor a Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, hermanas brutalmente asesinadas por la policía secreta dominicana el 25 de noviembre de 1960 bajo las órdenes del dictador Rafael Leónidas Trujillo.

Las hermanas Mirabal eran activistas que se enfrentaron al régimen absolutista de Trujillo durante los años 50. Fueron represaliadas en varias ocasiones siendo encarceladas, torturadas y violadas por el propio Gobierno. A pesar de todos los crímenes, nunca cesaron su lucha hasta sus despiadados asesinatos cuando fueron secuestradas y brutalmente golpeadas por un escuadrón enviado por el dictador.

Desde este desalmado crimen, las mujeres latinoamericanas hicieron de las hermanas Mirabal un símbolo de la violencia contra las mujeres. Y, tras varias reclamaciones a las Naciones Unidas, la Asamblea General del organismo internacional aprobó en su resolución 54/134 del 17 de diciembre hacer del 25 de noviembre una fecha de reivindicación en honor a ellas y contra la violencia a las mujeres.

En esta jornada, siguiendo las directrices de la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer de 1993, se reconoce la violencia como toda aquella que se sufra por el hecho de ser mujer y que tenga o pueda tener "un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico" También se asume el origen de estas violencias: "Las relaciones de poder históricamente desiguales son las que conllevan a que el hombre domine a la mujer".

Este reconocimiento ha sido un gran paso para el movimiento feminista, que consiguió tras años de lucha marcar un día internacional en el que conmemorar a todas las mujeres agredidas y asesinadas. Una jornada en la que feministas de todo el mundo se levantan y muestran que están hartas de todas las violencias machistas que viven cada día. Y una fecha en la que reclamar que su cuerpo es suyo, que un no siempre es no y, sobre todo, que no estamos todas porque faltan las asesinadas, pero que ahora más que nunca podemos decir que tampoco estamos solas: cada vez son más las mujeres que se unen al clamor popular contra el patriarcado y sus violencias.