Opinión
Publicado:  29.12.2014 08:33 | Actualizado:  29.12.2014 08:46
Econonuestra .

Podemos, auditoría y reestructuración de la deuda

Leer Artículo

Esther González Santana

Diplomada en Turismo. Licenciada en Ciencias del Trabajo




La irrupción de Podemos en nuestra Arena Sociopolítica ha incluido en nuestros foros de debate conceptos como: auditoría pública, reestructuración de la deuda, deuda ilegítima, quita e impago.

El establishment dominante nos impone el pago de la deuda como condición indispensable para garantizar la estabilidad financiera del Estado y nos alerta frente a las apocalípticas consecuencias que tendría el no pagar, de forma incondicional, dicha deuda.

Sin embargo, las políticas que nos ha impuesto la Troika han supuesto un crecimiento exponencial de la deuda, con lo que cabe preguntarnos: ¿vamos en la dirección correcta? De seguir así, ¿no llegaremos igualmente al impago involuntario?

Son preguntas legítimas, que cada vez se plantean más personas. Sin embargo, algunos especialistas dan a entender que no se puede opinar de estos temas porque hacen falta grandes conocimientos técnicos, lo que equivale a un intento de excluir a los ciudadanos de un problema de extraordinaria importancia y gravedad.

La deuda pública Española en 2008 equivalía aproximadamente al 40% del PIB. Éramos uno de los países desarrollados con menor deuda (la deuda de Alemania ese mismo año rondaba el 65% del PIB), hasta que adoptamos las políticas impuestas por la Troika y asimilamos como pública la deuda privada procedente, entre otras fuentes, del rescate de entidades financieras. Desde entonces, la deuda pública no ha parado de crecer año tras año.

El FROB ya ha anunciado que al menos 37.000 millones de euros de dicho rescate son no recuperables. Seremos los disciplinados ciudadanos y ciudadanas de este país quienes pagaremos (a costa de nuestra sanidad, la educación de nuestros hijos e hijas, las pensiones de nuestros mayores, las ayudas a la dependencia, etc…) el coste de la desastrosa, irresponsable, incompetente e incluso en ocasiones corrupta gestión de los prohombres del mundo financiero. Sin olvidar el intolerable despilfarro que han realizado al sufragar gastos y lujos particulares a costa de las entidades que ahora, gracias a la Troika, hemos asumido todos y cada uno de los españoles y españolas.

 A pesar de comprobar que las políticas austericidas son ineficaces para reducir la deuda, se nos sigue repitiendo hasta la saciedad que no hay alternativa.

El Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, en su libro “Cómo hacer que funcione la globalización” (Taurus, 2006), defiende el impago de la que llama “deuda odiosa”. Stiglitz califica de odiosa la deuda adquirida por regímenes dictatoriales para, por ejemplo, adquirir armamento con el que reprimir al pueblo. Obviamente la deuda pública Española no puede ser calificada de odiosa en ese sentido. Sin embargo, la aceptación de la deuda privada como pública junto con las recetas austericidas de la Troika han tenido irreparables consecuencias para los ciudadanos y ciudadanas de este país. Sin ir más lejos, la Asociación Estatal de Directores y Gerentes en Servicios Sociales, cifra en más de 100.000 las personas dependientes fallecidas sin atención desde finales de 2011. ¿Tan irresponsable sería exigir a los y las responsables de esa deuda privada que hagan frente a la misma? Obviamente, en un sistema como el actual, en el que se privatizan las ganancias y se socializan las pérdidas, es algo impensable.

El neoliberalismo imperante ha roto el equilibrio entre Estado y mercados, decantando la balanza hacia los últimos. Afirmaba Adam Smith que los desequilibrios originados por las leyes del mercado, serían corregidos por la “mano invisible” del sistema. Pues bien, esta mano invisible nos ha dejado una sociedad más desigual, con ricos cada vez más ricos y pobres cada vez más pobres. Prueba de ello es que el coeficiente de Gini, que mide la desigualdad en la distribución de la renta, ha ido aumentando durante los últimos años, hasta situarnos como medalla de plata Europea de la desigualdad, sólo superados por Letonia. Cabe mencionar, que el país de Europa con menor desigualdad es Noruega. Deberíamos preguntarnos si queremos parecernos a Letonia o a Noruega.

La deuda pública, a pesar de los recortes, crece desenfrenadamente y, a este paso, llegará al 100 % del PIB muy pronto. Aún así, viendo los resultados que están dando las políticas austericidas y a pesar de comprobar que son ineficaces para reducir la deuda, se nos sigue repitiendo hasta la saciedad que no hay alternativa. Frente a esta insistencia, conviene tener presente que ahora es más necesario que nunca un Estado fuerte, capaz de hacer frente a los mercados, de restablecer los equilibrios sociales y económicos perdidos y recuperar el pisoteado contrato social. De lo contrario nos dirigimos inexpugnablemente hacia un sistema gobernado por las grandes corporaciones y capitales financieros, en el que los Estados habrán perdido definitivamente su soberanía.

Biografía
EconoNuestra es un colectivo formado por economistas –académicos, investigadores, estudiantes, periodistas– y por todos aquellos que, desde muy diversos ángulos profesionales, se quieren comprometer en el impulso del debate económico desde “otra visión”.
Sigue a este autor en:
Categorías
elecciones (1281)
podemos (450)
Política ()
pp (635)
psoe (512)