Opinión
Publicado:  17.07.2016 19:52 | Actualizado:  18.07.2016 11:09
Redacción Público

Memoria prêt à porter: Entre la cal viva y los payasos de la tele

Leer Artículo
Redacción Público

Es licenciado en Ciencias Políticas y Sociología en la Universidad Complutense de Madrid. Hizo sus estudios de posgrado en la Universidad de Heidelberg (Alemania). Su tesis doctoral sobre el hundimiento de la República Democrática Alemana recibió la calificación de sobresaliente cum laude. Actualmente es profesor de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid y presenta el programa de debate político La Tuerka en Público TV. 

"Los mayores se preparan para la muerte con el perdón que el cristianismo otorga y los más jóvenes creen que Franco está en el horizonte histórico tan lejos como Napoleón"

Una alcaldesa de Guadamur, Toledo, hace una proyección en un castillo con dos torretas. En una, el rostro de Franco. En la otra, el de Himmler, el autor de la “solución final”. Una leyenda proyectada en el muro de la fortaleza dice que Franco fue un gran estadista. Dio un golpe de Estado contra la Constitución de 1931 traicionando su juramento militar. El pueblo resistió el golpe de Estado y comenzó una guerra que duró tres años. Franco ganó con la ayuda de Hitler y Mussolini. Terminada la guerra, Franco mandó fusilar, al menos, a 150.000 españoles. Les acusaron de delito de rebelión. La rebelión de defender la legalidad vigente. Al menos 114.000 siguen enterrados en zanjas, fosas comunes y carreteras. Franco le ofreció en Hendaya ayuda a Hitler en la Segunda Guerra Mundial. No se la aceptó porque pensaba entregarle el norte de Marruecos a los franceses. Muchos españoles que salvaron la vida abandonando España en 1939 continuaron la lucha contra el fascismo en Europa. Los condecoran y ensalzan en los días nacionales de Italia, Francia, Alemania. El Rey Felipe VI inauguró en junio de 2015 un parque dedicado a “La Nueve”, la compañía de republicanos españoles que liberó París. Lo inauguró en Francia. Aquí casi nadie les conoce. Aquí no tienen placas ni parques. Lucharon contra Franco y luego contra los nazis y los fascistas. Pura coherencia. Algunos terminaron en campos de concentración y fueron gaseados y quemados en el Holocausto. La alcaldesa que hizo apología del genocidio franquista en Toledo es del mismo partido que activó a la Fiscalía por unos tuits del concejal de Ahora Podemos Guillermo Zapata con chistes desagradables, entre otros, sobre judíos. A Guillermo Zapata quieren encarcelarle jueces cercanos al Partido Popular. A la alcaldesa de Guadamur nadie la ha molestado por hacer apología del genocidio y por haber ensalzado al dictador que era amigo del que eliminó a seis millones de judíos. Y unos cuantos miles de españoles.

Es bastante probable que en Valencia, más tarde o más temprano, no quieran hablar de la corrupción. Algo tan extendido termina tocándote, por acción o por omisión, y cuando la biografía se niebla y espesa es mejor, dirán, que sople el aire. Es incluso probable que una fuerza política novedosa que quiera conseguir votos de caladeros antiguos decida no mencionar la corrupción porque pudiera quitarle votos. Los mayores se preparan para la muerte con el perdón que el cristianismo otorga y los más jóvenes creen que Franco está en el horizonte histórico tan lejos como Napoleón. Los viejos olvidan y los jóvenes no saben. Se ponen de moda los libros que hablan de los objetos que manejamos los que estudiamos la EGB y se hace noticia que el 22 de junio de 1976 murió Fofó. Pero no cites la cal viva que te quemas. El cristianismo, que vive de recordar cada domingo la pasión y la muerte de Dios, es el mejor antídoto contra la memoria porque todo lo perdona.

España se acostó franquista y se levantó demócrata. Catedráticos franquistas amanecieron demócratas. Y jueces, y periodistas, y policías, y guardias civiles, y militares, y empresarios, y obispos. El carnet de demócrata es gratis a veces. Entonces el compromiso con la democracia es mínimo. El Ministro del Interior, Fernández Díaz, monta una suerte de “policía de partido” para ir contra adversarios políticos. Se reúne con un magistrado para sembrar pruebas falsas. Y disparar a la “línea de flotación” del independentismo catalán o busca llevar a los tribunales por financiación ilegal a Podemos. Es un exceso llamarla policía política porque la Brigada Político y Social del franquismo, la que perseguía a los sindicalistas, obreros, estudiantes, mujeres que luchaban por la democracia, asesinaba. Estos solamente intentan encarcelar a los adversarios. O difamarlos públicamente con ayuda de periodistas que recuerdan a los periodistas del régimen. Maestros de muchas de las grandes figuras actuales del periodismo de España. Grandes figuras ellos mismos. Franquistas. Hasta que amanecieron demócratas.

El Ministro es del mismo partido que la alcaldesa de Guadamur. Lo fundó Manuel Fraga, un Ministro de Franco que firmó sentencias de muerte con un estremecedor “enterado”. Un Ministro de Franco que cuando la Brigada Político Social tiró por la ventana a Enrique Ruano, estudiante de quinto de derecho de la Complutense, mandó falsificar sus diarios para que pareciera un suicidio. El ABC, que se levantó demócrata, publicó la versión del suicidio en un editorial aquel enero de 1969. El ABC defiende al Ministro Fernández Díaz y dice que las grabaciones sacadas a la luz por el diario Público, que demuestran que preparó pruebas contra adversarios políticos, son en verdad un ataque al Ministro. Delito de rebelión. El ABC, cuando la guerra de Irak sostuvo que había armas de destrucción masiva. El director de opinión escribió un artículo que se llamaba “De Lepanto a Bagdad”. El ABC presentó como ciertos los falsos informes policiales contra Podemos. Publicó una página entera de publicidad contra Pablo Iglesias diciendo que todo lo que publican es cierto. Todo, como diría Rajoy, menos alguna cosa. También es de ese mismo partido.

Dicen que una parte de la luz de Pablo Iglesias se nubló cuando citó dos veces en el Parlamento español la “cal viva”. Los más jóvenes no sabían de qué se trataba. Como los jóvenes valencianos del futuro tampoco sabrán qué fue la corrupción. En 1949 terminó el débil proceso de desnazificación en las dos Alemanias. En la Alemania occidental explotaría en mayo del 68 con los jóvenes quejándose del poso autoritario de su país. En España, el peso de la continuidad del franquismo se hizo insoportable hasta que estalló el 15-M. Ahí se certificó el fin de la cultura de la Transición. Pero, paradójicamente, el 15-M era un movimiento sin memoria. Se llamaban “indignados” en honor a Stephan Hessel, un luchador antifascista miembro del Consejo Nacional de la Resistencia. Los jóvenes del 15-M no sabían que fue “La Nueve”, con blindados que se llamaban Madrid, Guadalajara, Brunete, quienes entraron a liberar París en 1944. Sin memoria, la impunidad construye las vigas del nuevo edificio. Fraga, después de firmar sentencias de muerte en una dictadura, firmó la Constitución de 1978. Recordarlo es molesto. Hace todas nuestras biografías más feas. Pero saberlo y recordarlo ayudaría a que algunas cosas no pasen. Hoy.

Si hubiéramos hablado más de la cal viva, si hubiéramos llevado a los libros de texto que con dinero público hubo terrorismo de estado en España, que hubo policías corruptos y políticos que decidieron, con nuestros votos, ponernos a la altura de los terroristas, no sería tan fácil que Fernández Díaz, del PP, hubiera creado una Brigada para perseguir a sus adversarios políticos. Si hubiera aparecido Míster X, el vértice de aquél entramado criminal que eran los GAL, si hubiera pagado con la cárcel sus desmanes, sería más difícil que un Presidente de Gobierno pudiera seguir siéndolo después de mandar un SMS a un detenido diciéndole “Sé fuerte Luis”. Si habláramos más de dónde venimos, resultaría más difícil imaginar los Bárcenas, los Fabra, los Cotino, las Rita Barberá, los Urdangarín y las Cristina de Borbón, los Ignacio González, los Francisco Granados, los Chaves y Griñán, los ex Presidentes que graban vídeos ensalzando a brokers iraníes que tienen negocios petroleros en paraísos fiscales o que escriben a dictadores africanos pidiéndoles favores. A la cultura franquista le ha seguido una cultura posfranquista. Que no se va porque la mierda no se va nunca sola. Hay que frotar. Y la mierda de la historia se frota con la memoria hasta que se limpie. Aunque duela. Porque alguna vez se tendrá que acabar esa mierda. O no. Depende de si se nos olvida.

Biografía
Sigue a este autor en:
Categorías
elecciones (1193)
podemos (411)
Política ()
pp (553)
psoe (426)