Publicado: 26.11.2016 18:44 |Actualizado: 26.11.2016 18:44

Cuba camina

Publicidad
Media: 5
Votos: 4
Comentarios:

Murió Fidel. Se cumplían 60 años desde que el Comandante se embarcara en el Granma, junto a Raúl Castro, Ernesto Guevara, Camilo Cienfuegos y otros 78 revolucionarios, para iniciar uno de los mayores ejemplos de lucha y resistencia de todo un pueblo frente el imperialismo y el capitalismo en la historia.

Con Fidel a la cabeza, el pueblo cubano declaró la guerra a la explotación, la pobreza y la exclusión e hizo de la defensa de las personas más pobres, de los humildes y humillados, su principal carta de presentación frente al resto del mundo.

En menos de tres años, el Gobierno revolucionario liderado por Fidel erradicaba el analfabetismo en Cuba –que había llegado a ser de más del 40% en las zonas rurales- y construía los cimientos para que Cuba hoy en día sea el país con mayor tasa de escolarización de toda América y el Caribe y un ejemplo y modelo de bienestar social reconocido por todos los países de América Latina.

En Europa, sin embargo, se nos ha presentado constantemente una imagen distorsionada de Cuba y de Fidel Castro. No podía ser de otra manera cuando esta imagen es construida desde la miopía premeditada de unos medios de comunicación en manos de bancos, empresas constructoras, hoteleras… que ven en Fidel y en los valores de la revolución cubana una amenaza para sus negocios y privilegios.

Enunciar los logros sociales del pueblo cubano requeriría mucho más espacio del que se dispone en un artículo entero, pero sí podemos hacer un pequeño esbozo haciendo, por ejemplo, un repaso a los informes sobre desarrollo humano de las Naciones Unidas –organización internacional poco sospechosa de trabajar por y para el socialismo- que dejan claro porque Cuba, con su sistema de protección social y de salud, es considerado un referente mundial entre los países empobrecidos y debe ser un modelo a seguir para acabar con la desigualdad, la precariedad y la exclusión social instalada en los países “ricos”.

Un sistema de protección social que garantiza el trabajo, con una tasa de desempleo inferior al 3%, la universalidad y gratuidad del sistema de salud, unas tasas de escolarización por encima del 99% o una de las menores tasas de mortalidad infantil y de las mayores esperanzas de vida del mundo, situada en los 79 años. Son estos logros los que, demasiado a menudo, pasan desapercibidos para la opinión pública a la hora de enjuiciar a la revolución cubana.

Pero entender la manipulación y los ataques que desde el imperialismo y el capital se lanzan sobre la Revolución, no implica que desde la izquierda no seamos conscientes de que el proceso cubano ha tenido grandes aciertos y algunos errores. Debemos asumir los errores, que probablemente han sido muchos, a lo largo de los casi 58 años de Revolución. Sería imposible no haberlos cometido en todos esos años, pero es fundamental que seamos justas y no utilizar con Cuba un doble rasero, una doble vara de medir. La izquierda no debe disculpar cualquier error que el pueblo cubano haya cometido en todos estos años de Revolución, pero no debemos permitir que la derecha que se postra ante el rey de Arabia Saudí cuestione la democracia cubana.



No debemos olvidar que estamos hablando de un país empobrecido y de un pueblo que no sólo ha sufrido la misma colonización y expolio a lo largo de su historia que sus países vecinos, sino que lleva más de 50 años resistiendo a un bloqueo criminal e ilegal por parte de los EEUU, que con Obama y sin él ha seguido considerando los países latinoamericanos como su patio trasero. Pese a ello, el pueblo cubano ha estado resistiendo desde 1959 todo tipo de presiones, amenazas, intromisiones e incluso invasiones.


Resiste el pueblo cubano y resistió Fidel Castro. Desde ese año, no cesaron los ataques de EEUU contra la revolución. Desde ataques terroristas a la imposición de un bloqueo criminal pasando por un intento de invasión de la isla desde Bahía Cochinos, la invasión de Guantánamo, la financiación permanente y sistemática de mercenarios o diferentes intentonas de golpes de Estado. Sólo contra Fidel Castro, los servicios secretos cubanos han documentado más de 600 planes para acabar con su vida. Todos ellos diseñados por la CIA estadounidense.

A estas constantes agresiones de la política imperialista de los EEUU se sumó la Unión Europea, deformando la realidad desde su hipócrita y cínica defensa de los derechos humanos de la mano de la posición común del Gobierno de Aznar. Una posición común que pronto, ante la resistencia y buen hacer de los dirigentes cubanos, se comprobaría que ni era “posición” ni era “común”.

Frente al imperialismo, Fidel Castro y el gobierno cubano apostaron por el internacionalismo a la hora de abordar las relaciones internacionales. Cooperación, fraternidad y colaboración con los pueblos en la búsqueda de un programa común para luchar contra el capitalismo. Desde Angola hasta Haití, en defensa y apoyo de los y las oprimidas, de los y las trabajadoras.

Fidel no sólo fue el principal referente para muchos otros líderes revolucionarios de todo el mundo. También fue un modelo para Gobiernos hermanos de países de América Latina. Líderes que, como Hugo Chávez, Evo Morales, Lula Da Silva, Rafael Correa o los Kirchner, encontraron en él fuente de inspiración y el aliado necesario para resistir ante el imperialismo de EEUU.

Con su apoyo se derrotó el ALCA y se sembraron las semillas del ALBA. Y también se creo la CELAC para apostar por otro modelo de integración regional y acabar con la injerencia en los asuntos de los países latinoamericanos y caribeños de los EEUU con la OEA.

Por ello, aquellas que vemos un ejemplo a seguir en su determinación con los valores socialistas de igualdad, justicia social, libertad y dignidad, el mejor homenaje que podemos hacer a Fidel es seguir luchando por derrotar al capitalismo en nuestros países. Es acabar con tratados como el TTIP o el CETA como acabaron con el ALCA, es construir una Europa solidaria e internacionalista acabando con los recortes y las desigualdades.

El mejor homenaje que podemos hacer a Fidel y al pueblo cubano es seguir trabajando en la defensa de las desahuciadas, los precarios, las paradas, los y las excluidas…y acabar con un sistema que humilla a los humildes y empobrece a los trabajadores.

Se equivocan quienes creen que la muerte de Fidel cambiará un ápice el deseo y la persistencia revolucionaria del pueblo cubano.

Que la muerte de Fidel nos sirva para afianzar nuestro compromiso y lucha por el socialismo. Fidel se va pero el pueblo cubano continua caminando. Hasta siempre comandante!


José Criado García es responsable del Equipo de Internacional de IU para América Latina

Marina Albiol Guzmán es responsable de Relaciones Internacionales de IU y portavoz de Delegación Izquierda Plural en el Parlamento Europeo.