Publicado: 15.07.2016 16:57 |Actualizado: 15.07.2016 16:57

Este es el mundo más seguro que nos prometió el trío de las Azores

Trece años después de la invasión de Irak, los conflictos en la región se han multiplicado y han adquirido magnitudes bíblicas. En lugar de combatirlos seriamente, los países occidentales los alimentan con sus desastrosas políticas hacia Oriente Próximo. Una de las consecuencias de este gran desbarajuste es el terrorismo, que hoy campa a sus anchas.

Publicidad
Media: 4
Votos: 35
Comentarios:
Tony Blair, junto a George Bush y José María Aznar, durante la cumbre de las Azores que precedió a la guerra de Irak.

Tony Blair, junto a George Bush y José María Aznar, durante la cumbre de las Azores que precedió a la guerra de Irak.

JERUSALÉN – La oleada de atentados que han sufrido Europa y Estados Unidos, por no mencionar Oriente Próximo, que es la parte más afectada con diferencia, deben hacer reflexionar a Occidente sobre la política que se ha seguido en la región del Creciente Fértil y el norte de África desde la guerra de Irak de 2003.

Cuando se anunció la invasión de Irak se nos contó un buen puñado de mentiras y patrañas de las que muchas siguen vigentes a día de hoy, de manera que no puede extrañar que la semana pasada Tony Blair manifestara sin ninguna señal de escrúpulos que la guerra de Irak nos había traído un mundo más seguro.

No solo es imprescindible erradicar las mentiras y patrañas que siguen vivas, sino que es necesario hacerlo cuanto antes para evitar al menos una parte de los atentados que nos esperan. Es lógico que después de haber abierto la Caja de Pandora, no se vaya a cerrar tan fácilmente, y que las consecuencias de la incompetencia de nuestros líderes occidentales, o de su mala voluntad manifiesta, no desaparecerán de la noche a la mañana aunque se cambie de política hoy mismo.

Aun así, es necesario hacerlo con urgencia, y hay que empezar por los tres frentes que resultan más dañinos para todos: el conflicto israelo-palestino, las guerras de Irak y Siria, y el frente de Arabia Saudí y sus allegados. El clima que se vive en estas tres regiones es insoportable y es al mismo tiempo la causa de muchos de los males terroristas.



Hay que insistir en que ni siquiera resolviendo estos conflictos, lo que tal como están las cosas ahora se presenta como una tarea de titanes, tendremos garantías de que la violencia indiscriminada vaya a desaparecer, pero de todas formas es imprescindible intentar rebajar las tensiones en todo lo posible y forzar un cambio de clima de manera radical.

El conflicto israelo-palestino ha sido un foco de violencia durante décadas. La injusticia permanente en la que viven millones de palestinos, dentro y fuera de unas fronteras inexistentes, ha alimentado más que ninguna otra cosa una violencia que aunque Israel y Estados Unidos, e incluso la Unión Europea, se empeñen, es a menudo imposible calificar de violencia terrorista.

Lo que está ocurriendo en Occidente hace más urgente que nunca terminar con la ocupación y dar a los palestinos el mísero 22 por ciento de la Palestina histórica que reclaman y que comprende Cisjordania y Gaza. No es permisible que una ocupación que viola sistemáticamente los derechos humanitarios más básicos siga adelante medio siglo después de haber comenzado.

En estos momentos Francia está lanzando la enésima iniciativa para resolver este conflicto, una iniciativa que ya ha sido retocada y devaluada por Estados Unidos y que se dirige directa al fracaso puesto que la única manera de acabar con la ocupación israelí, según se desprende de lo ocurrido desde la Conferencia de Madrid de 1991, no consiste en “dialogar” y “negociar” sino en imponer por la fuerza la aplicación de las resoluciones internacionales, algo que la comunidad internacional no está dispuesta a hacer.

Hace apenas unas semanas el presidente François Hollande ya declaró acertadamente que el conflicto israelo-palestino alienta el terrorismo. Es algo evidente desde hace mucho tiempo, es el núcleo original de gran parte de la violencia. Todo el mundo lo ve, pero nadie hace nada para resolverlo.

Irak y Siria son problemas más complejos. Estos países van a tener que convivir con la violencia durante mucho tiempo desgraciadamente, porque acabar con el Estado Islámico o el Frente al Nusra (Al Qaeda) no garantizará el fin de la violencia, sino solamente una transformación y atomización que hará ingobernable esos países.

Teniendo en cuenta las condiciones sociológicas y religiosas de los dos países, es completamente imposible aplicar la democracia que nos prometió el trío de las Azores cuando nos anunció que los soldados occidentales iban a ser recibidos en Bagdad con los brazos abiertos y como libertadores.

El desencadenante de las protestas sirias, la muerte de tres muchachos en la ciudad de Dera en la primavera de 2011, fue saludado por las potencias occidentales como una gran noticia que anunciaba el fin de la tiranía, y uno tras otro los países occidentales procedieron a rasgarse las vestiduras públicamente.

Esos tres muchachos se convirtieron en un estandarte en las capitales occidentales, las mismas capitales que hipócritamente se cruzaron de brazos tres años después cuando el ejército israelí mató a 531 niños en la Franja de Gaza, lo que muestra que por lo menos existen dos baremos para medir la muerte de los niños.

El tercer frente, el de Arabia Saudí y sus allegados, constituye otro gran problema para Occidente. Francia se está atiborrando de petrodólares con la venta de armas a los saudíes y sus aliados, armas que se utilizan en conflictos donde se violan los derechos humanos más elementales y hacia los que Occidente no mira o no mira con ojos ecuánimes. Esto sin contar con que Arabia Saudí es la cuna de buena parte de la ideología islamista más radical.

Todos estos problemas son muy graves y es necesario combatirlos, pero una Europa debilitada y desunida, en la que privan los intereses nacionales como si estuviéramos en el siglo diecinueve, no será capaz de resolverlos. No es razonable que la política de París esté condicionada por la venta de armas a Arabia Saudí o que la política de Berlín esté condicionada por el Holocausto y no por los verdaderos problemas contemporáneos.