Publicado: 05.12.2015 21:36 |Actualizado: 06.12.2015 18:11

MARCAS AL AGUA


Cinco escritores para cinco candidatos

Hijo del régimen

Cinco escritores emergentes del panorama literario español perfilan para Público su particular visión de cada uno de los aspirantes a La Moncloa. 

Publicidad
Media: 3.27
Votos: 22
Comentarios:
rivera

                                                                  ILUSTRACIÓN POR FRAN MARCOS

No sé si Albert Rivera fue el primero de su clase, pero sé que cuentan que era el primero de la lista de quince miembros, ordenada alfabéticamente (por nombre, no por apellido), que en julio de 2006 decidió quién sería el presidente de Ciutadans de Catalunya. Albert Rivera, ese joven abogado de Granollers con suerte de que su nombre comience por la letra "a". Quién se lo iba a decir. Seguramente en su colegio lo sacarían siempre a la pizarra de los últimos, con esa "r" remolona de su apellido. Dijo Aristóteles en su Poética que «la tragedia es imitación no de personas, sino de una acción», y que «los personajes son tales o cuales según el carácter, pero, según las acciones, felices o al contrario», por lo que «no actúan para imitar los caracteres, sino que revisten los caracteres a causa de las acciones».

A Rivera se le quedó grabado el cometido, y al llegar a casa, quizá le dijo a quien lo acompañaba: «Yo seré el salvador de la casta»

El demiurgo jugó a la ouija, imagino, en un restaurante casi vacío, empapadas las calles de Barcelona afuera con el bochorno tibio de los veranos, y puso su fino, casi transparente dedo, en la frente de nuestro personaje, un Rivera nervioso, los ojos humedecidos a causa del honor, hueco todavía en su caracterización, apenas la silueta de lo que sería, el perfecto modelo de personaje, hijo de los formalistas y los estructuralistas, estructural-actancial, carente de entidad psicológica, nervudo presidente de partido de dientes blancos y bien alineados, disfrazado con el traje invisible del emperador, Albert, bendita la "a" de su nombre, chico mono con suerte, personaje agente, actante, cuya identidad de cartulina está subordinada a la acción. Y la acción, en aquel entonces, era una, grande y estruendosa: habrás de defender la unidad del país.

El resto del elenco, aquel día cálido de julio, imagino, rodeó al iniciado, al pequeño poseedor del anillo, para susurrarle a coro aquello de «Los territorios no tienen derechos, solo los tienen las personas». A Rivera se le quedó grabado el cometido en su recién instalado corazón de personaje presidente de un partido, y al llegar a casa, sudoroso, ya incipientes tics, quizá le dijo a quien lo acompañaba en la noche: «Yo seré el salvador de la casta».



Y ese es nuestro hombre, nuestro querido desconocido, la construcción perfecta de un personaje protagonista actancial. Y como es un líder aplicado, y como se toma en serio su caparazón, conforme la riada política de los años lo fue llevando hasta aquí, hasta este mes de diciembre, resolvió ir quitándose de encima su primera caracterización, a saber: ser afiliado del PP en sus años mozos, codearse con la extrema derecha catalana, desear suprimir la sanidad a los inmigrantes, apoyar los recortes, ansiar la privatización, etcétera. Desabrocharse la corbata primero. Más tarde quitarse la corbata. Sonreír, siempre, porque el yerno perfecto de un país ha de sonreír, a pesar del sudor, a pesar de los nervios, a pesar del guion.

Es un caso único. Un personaje plano, es decir construido en torno a una sola idea o cualidad, que es capaz de reaccionar si el argumento exige más de él

Albert Rivera es un caso único. Un personaje plano, es decir construido en torno a una sola idea o cualidad, que es capaz de reaccionar si el argumento exige más de él, es capaz de estar a la altura de las circunstancias, como si fuera (solo como si lo fuera) un personaje redondo. En el fondo no le cuesta nada: nacido del coaching, entrenado elegido bendecido por el demiurgo. Así que, obediente, reaccionando con premura frente a su antagonista, Rivera se desprende de su inicial traje transparente de emperador y se calza otro, justo el que lleva ahora; igual de transparente, con el pespunte brillante del neoliberalismo, los bolsillos llenos de contratos únicos, esa raya infinita en el pantalón que lleva a los empresarios al centro del mundo, pero en la solapa de la chaqueta una olorosa flor, yerno perfecto, la flor embriagadora que aspiran, confiados, los que quieren que algo cambie pero que todo siga igual, una flor que es como un canto de sirena, hijo perfecto del régimen, una flor que habla por su boca, dientes blancos y bien alineados, eficaz personaje ejecutor, y dice, tras leerlo en alguna parte, yo confío en la sanidad y en la educación públicas, y se cae un pétalo, y dice, yo estoy a favor del aborto, y otro pétalo al suelo, y dice, no sé, ese tipo de frases progresistas y de cambio, y la flor ya sin pétalos sigue arrojando perfume, y el país ahogado en la caspa suspira, ay. Rivera, con "a" de Albert, protagonista en la empresa que es su partido político, impecable agente de buena cara.

Es un personaje obediente, uno de los que dan satisfacciones al demiurgo, porque no se sale de los raíles pero salta obstáculos; es toda una refrescante imitación de pictolín, así que es normal que la prensa lo ame. Es lógico que el régimen también lo ame, ese régimen financiero y político que necesita un descendiente con urgencia, uno tipo superhéroe americano que no dé miedo a las suegras, ese régimen oscuro con problemas de natalidad que, en el tablero resquebrajado que es este país unido, se ahoga sin descendencia. Albert Rivera, la continuidad de la especie. De esa especie. La maniobra quirúrgica que pretende eliminar el cáncer de este reino. ¿Será capaz nuestro plano personaje con atributos de desempeñar un papel en semejante tragedia?