Publicado: 08.05.2015 23:00 |Actualizado: 21.10.2015 20:15

Juan Torres, el economista convergente

El catedrático sevillano que realizó junto a Vicenç Navarro el borrador del programa económico de Podemos participa junto a los candidato de IU en Madrid en una mesa redonda pidiendo unidad frente al neoliberalismo.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
Juan Torres López, catedrático de Economía. REUTERS

Juan Torres López, catedrático de Economía. REUTERS

MADRID.- “Esto es muy duro. Antes de venir he mirado el Twitter y tiene tela. Por venir a este acto me llaman mercenario”. Juan Torres, el hasta hace una par de meses conocido, junto a su colega Vicenç Navarro, como el economista de Podemos no da crédito. Realizó un extenso informe con propuestas para el programa económico de Podemos, lo presentó junto al líder de la formación, Pablo Iglesias, y lo defendió en los platós de las tertulias televisivas del prime time.

¿Por qué la muchedumbre digital le vilipendia de esta forma? “Han sido amables, los hay que aguantamos cosas peores”, le tranquiliza Luis García Montero. Trolls aparte, puede que los improperios se deban a sus declaraciones recientes en las que se quejaba de que la formación morada había pasado de él y no le había vuelto a llamar desde aquella tarde de noviembre.



O también porque su firma aparecía entre quienes apoyaron la candidatura de Izquierda Unida en la Comunidad de Madrid que encabeza Luis García Montero. O, quizás, por todo lo anterior y además porque este miércoles se ha sentado entre el poeta y ahora político, sus amigos de la izquierda y la candidata de IU a la Alcaldía de Madrid, Raquel López.

El catedrático y profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla ocupaba la centralidad de la mesa en la que Montero y López hacían preguntas a los expertos en economía, medio ambiente, historia económica y feminismo. Porque el poeta sabrá juntar letras, contar sílabas y medir versos; pero “para gobernar no vale cualquiera”, ha recordado Torres, no se sabe muy bien si García Montero o a Pablo Iglesias.

El caso es que el público, por otra parte bastante reducido, se ha interesado por las diferencias entre el programa económico de IU y el de Podemos. Algo que, por lo visto, no le preocupa lo más mínimo. “Diferencias habrá, pero yo me fijo más en las coincidencias” A saber: casi todo, resume el profesor. Y es que Torres ha resultado ser un economista convergente, de esos que por no decir las palabras “frente de izquierdas” habla de “fuerzas progresistas”, a las que con mucho gusto presta sus propuestas siempre que se las piden, subraya para justificar su presencia con el débil rival político del desconocido José Manuel López, candidato de Podemos a la Comunidad de Madrid.

“Hay sensibilidades, matices, pero mientras no nos demos cuenta de que sin la convergencia entre la gente que se opone a la agresión histórica a las clases trabajadoras, esa agresión va a ir más. Esas agresiones son la pobreza, el desempleo, los despidos y el llegar por la noche a casa y echarse a llorar”, dice el economista cambiando los balances por la metáfora al más puro estilo de su compañero de mesa. Más que diferencias mínimas, Torres habla de “un máximo común: la gente se tiene que encontrar”. No como ocurre en Sevilla, remacha, donde “a la izquierda del PSOE hay cuatro candidaturas”. No le gusta nada. “Eso no tiene lógica, no puede ser”, zanja el andaluz.

Juan Torres López, en el centro de la mesa, en el acto de campaña de Luis García Montero. TWITTER

Juan Torres López, en el centro de la mesa, en el acto de campaña de Luis García Montero. TWITTER

Aunque ha esperado hasta el final para decir todo esto, ya empezó agradeciendo la invitación de IU a ese debate. Para algunos medios, aceptarla quiere decir que “se pasa” a IU. Tampoco lo ha aclarado, aunque cuando se enteró de que García Montero iba a ser candidato le llenó una “enorme satisfacción”. “El ánimo de un poeta es el único que puede salvar a la política en este momento”, se atreve a sostener. Y, hablando de todo a la vez, aprovecha para anunciar que está trabajando en un nuevo libro que, seguramente, llevará en su título las palabras “izquierda”, “derrota” y “traición”. Debe de ser un libro largo, porque además será una revisión histórica, adelanta el profesor.

También tiene palabras, no obstante, para la izquierda menos buena, concretamente para el PSOE andaluz, que según tuvo la oportunidad de comprobar en otro informe –el que realizó sobre la privatización de Mercasevilla— no sabe gestionar empresas públicas. Eso dificulta, añade, que cale el discurso de que la gestión pública es más cara y menos eficiente que la privada. “Sentí asco y vergüenza cuando vi los documentos de gestión y los balances”, reconoce, pero no se lleven a engaños; para Torres, “la alternativa a una empresa o servicio público que funciona mal es uno que funcione bien, no uno privatizado”. Que sea “austero, eficaz” y gestionado por personas formadas, recomienda.

Lamenta la cantidad de imputados que hay en ese caso de corrupción “por simple ignorancia”. Hay que formarse, apremia a la sociedad, a la que recuerda las palabras de otra economista, Joan Robinson: “ Conviene estudiar economía para no dejarse engañar por los economistas”.