Publicado: 05.10.2016 21:45 |Actualizado: 06.10.2016 16:52

Oviedo redescubre la
Revolución de 1934 

La ruta turística recorrerá los puntos históricos de la ciudad donde tuvo lugar la revolución de octubre y se editará el material histórico oficial que la documenta.

Publicidad
Media: 4
Votos: 5
Comentarios:
El centro de Oviedo, destrozado tras las revueltas de octubre de 1934

El centro de Oviedo, destrozado tras las revueltas de octubre de 1934

OVIEDO.- Oviedo acogerá esta semana varias rutas turísticas que exhiben la Revolución del 34, un acontecimiento histórico que situó la capital asturiana en portada de la actualidad mundial hace menos de un siglo y del que poca gente tiene las ideas claras por la inmediatez de la Guerra Civil y el posterior régimen de Francisco Franco.

No es la primera vez que se hace este recorrido turístico, pero sí es la primera ocasión en que se edita material histórico oficial para documentarlo. Y gracias a la colaboración entre el Ayuntamiento de Oviedo y la Fundación Juan Muñiz Zapico de Comisiones Obreras.

La Revolución de Asturias de 1934 o Revolución de Asturias fue una insurrección obrera ocurrida en el mes de octubre de 1934 que formaba parte de la huelga general revolucionaria y el movimiento armado organizado por los socialistas en toda España conocido con el nombre de Revolución de Octubre de 1934 y que sólo arraigó en Asturias, debido fundamentalmente a que allí la anarquista CNT se integró de forma efectiva en la Alianza Obrera propuesta por los socialistas de la UGT y el PSOE, a diferencia de lo sucedido en el resto de España.



La Comuna Asturiana

De ahí que la forma de organización social y política de la Comuna Asturiana —nombre con el que también se conoce a la Revolución de Asturias, por sus similitudes con la Comuna de París de 1871— fuera la instauración de un régimen socialista en las localidades donde predominaban los socialistas (o los comunistas), como Mieres, donde se proclamó la República Socialista, o como Sama de Langreo; o comunista libertario donde predominaran los anarcosindicalistas de la CNT, como en Gijón y sobre todo en La Felguera.

Fue duramente reprimida por el gobierno radical-cedista de Alejandro Lerroux, contra el que se había lanzado la insurrección por haber dado entrada en el gobierno a tres ministros del partido no republicano CEDA, recurriendo, por decisión del general Franco que dirigió las operaciones militares desde Madrid, a las tropas coloniales marroquíes —los regulares del Ejército de África— y a la Legión procedentes del Marruecos español.
A pesar de ser derrotada, la Revolución de Asturias se convirtió en casi un mito para la izquierda obrera española y europea, a la altura de la Comuna de París o el Sóviet de Petrogrado de 1917, ya que fue la última revolución social de Occidente.

Momento durante una de las rutas turísticas que rememora la revolución

Momento durante una de las rutas turísticas que rememora la revolución

Datos inciertos

Aquel alzamiento popular dejó heridas en muchas ciudades de España, pero en Oviedo la cosa fue más seria porque los mineros disponían de abundante dinamita –por su trabajo– y así la capital resultó arrasada. El jefe de la represión fue Francisco Franco como asesor del Ministro de la Guerra (que años después se convertiría en dictador) y conocía bien la región porque había vivido en ella en 1917 (cuando conoció a su luego esposa, Carmen Polo, una chica de clase alta cuya familia despreciaba al militar gallego, que por entonces era sólo comandante).

En la capital asturiana lucharon en 1934 miles de militares contra miles de obreros cuyas cifras son difíciles de cuantificar, pero lo que es seguro es que había abundante munición en ambos mandos; pero los acontecimientos quedaron ocultos bajo la propaganda del Franquismo y aún mucha gente que aquellos tiroteos se produjeron durante la Guerra Civil.

Con las visitas turísticas de este fin de semana muchos asturianos descubrirán que el incendio del teatro Campoamor (donde se entregan ahora los Premios Princesa de Asturias) del que siempre oyeron no hablar no fue obra de la izquierda durante la contienda, sino de la derecha durante la Revolución. Detrás del coliseo estaba el cuartel de Santa Clara, donde residía el Ejército y el coliseo se quemó por razones defensivas.

Cartel de este año de la Ruta de la Revolución de Octubre


La visita turística se realiza a pie y dura una hora durante la Noche Blanca de Oviedo el 7 y 8 de octubre. Para hacerla, es necesario preinscribirse en la Fundación Juan Muñiz Zapico (www.fundacionjuanmunizzapico.org), cuyo director ha explicado a 'Público.es' por qué se han decidido a organizarla. Dice Benjamín Gutiérrez: "No negamos que aún hoy, ochenta después, la Revolución del 34 genera tensiones; pero debemos aprovechar que en aquel momento Oviedo estaba en boca de todo el mundo para generar un turismo similar al que se produce en Europa con las localizaciones de las guerras mundiales".

El próximo 14 de octubre se presentara el libro sobre la Ruta de la Revolución de Octubre de 1934 en Oviedo en el salón de actos del Museo Arqueológico de la ciudad.