Publicado: 04.12.2013 17:52 |Actualizado: 04.12.2013 17:52

Parados: otra vez vendiendo humo

El autor denuncia que el Gobierno del PP recurre a la "estadística creativa" para explicar que sin crear empleo disminuyan los parados en noviembre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Muchos amigos me han preguntado cómo es posible que los datos de afiliación a la Seguridad Social y los de paro registrado que compatibiliza el Servicio Público de Empleo Estatal den cifras tan dispares en un único mes. Preguntan cómo el Gobierno se muestra tan feliz y contento con los datos de noviembre de este año en cuanto a la evolución del mercado de trabajo.

Empecemos por lo fundamental. Por lo que se refiere a la Seguridad Social —del paro registrado hablaremos después— no es verdad que en noviembre los datos sean siempre negativos. Empezaron a serlo a partir de 2008 con la crisis económica. Las cifras de 2013 son sólo peores que dos años de la época post-crisis —desde 2008—  y mejores que tres; y, sí, son negativas, como ha sucedido en los seis últimos años. Conclusión: son típicas de la crisis y en nada se alejan de los patrones del período. Eso sí, son algo mejores. Si fueran peores sería preocupante. Pero ellos a lo suyo, diciendo que noviembre siempre fue un mes malo. Recomiendo la lectura de las declaraciones de Cospedal en noviembre de 2009 y 2010, para ilustrar con un ejemplo práctico el concepto "ley del embudo".

En segundo lugar, el día 30 de noviembre fue sábado, con lo que hubo rescisiones de contratos y bajas que se han operado el lunes, ya en diciembre, una cuestión que puede tener su importancia en datos menores. El último día de noviembre de este año el saldo de altas/bajas fue de -15.273, mientras que el último día de noviembre de 2012 el dato fue -104.629. ¿Cosmética? Dejémoslo en una utilización ventajosa de los días de la semana.

En tercer lugar, el miedo generado por la reforma de las pensiones perpetrada por el Gobierno está acumulando nuevas jubilaciones, algunas de las cuales son sustituidas por otros trabajadores, y en otros casos causan la amortización de sus puestos de trabajo. En los 11 primeros meses de 2012, el número de pensionistas jubilados aumentó en 87.600 personas; en noviembre de 2013 el aumento ha sido de 109.000 (en números redondos). Esto sin contar el número de nuevos pensionistas de las Mutualidades públicas (Clases Pasivas, MUGEJU e ISFAS) sustituidos por trabajadores afiliados al Régimen General, lo que explica en parte el crecimiento aparente de los trabajadores del sector público; en realidad, menos mutualistas y más afiliados a laSeguridad Social.

Por último, y esto es lo más importante, no olvidemos que así como la Seguridad Social contabiliza con precisión las fracciones de los días trabajados, el Servicio Público de Empleo Estatal computa como activos a los trabajadores que tienen jornadas ridículas —y su deseo de completar jornada como demanda de mejora en el empleo—, aunque estos trabajadores estén desocupados el 80% de la jornada. Las Administraciones gobernadas por el PP obligan a los integrantes en las listas de paro (enfermeras, médicos, profesores) a aceptar contratos de cuatro horas a la semana fuera de su residencia, amenazando en caso de rechazo con la postergación en las listas. Quienes esperan mejorar en períodos venideros aceptan estos contratos basura sin remedio posible. Su trabajo real lo mide la cotización a la Seguridad Social, pero se registra de acuerdo con los criterios del Servicio de Empleo. ,

Todo este aparataje explica que sin crear empleo disminuyan los parados. ¡Viva la estadística creativa!