Publicado: 12.01.2016 19:14 |Actualizado: 12.01.2016 20:27

Los 13 nombres del Govern de Puigdemont

El nuevo presidente de la Generalitat gestionará un Govern con tres grandes bloques liderados por Oriol Junqueras, Neus Munté y Raül Romeva, una estructura que ya había sido acordada antes de su llegada por JxSí y la CUP. CDC y ERC se reparten las consejerías.

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 2
Comentarios:
El nuevo presidente catalán Carles Puigdemont es recibido por una guardia de honor de los Mossos d' Esquadra a la ceremonia de su toma de posesión como presidente de la Generalitat de Catalunya en el Palau de la Generalitat en Barcelona. REUTERS

El nuevo presidente catalán Carles Puigdemont es recibido por una guardia de honor de los Mossos d' Esquadra a la ceremonia de su toma de posesión como presidente de la Generalitat de Catalunya en el Palau de la Generalitat en Barcelona. REUTERS

BARCELONA.- 13 consellers, siete propuestos por CDC y seis por ERC, ocho hombres y cinco mujeres, cuatro que repiten de la pasada legislatura y nueve debutantes formarán el nuevo Govern de la Generalitat presidido por el exalcalde de Girona Carles Puigdemont. El nuevo organigrama contará con tres grandes áreas, presididas por Oriol Junqueras, Neus Munté y Raül Romeva, un triángulo de confianza que Junts Pel Sí y la CUP ya habían pactado durante las primeras semanas de negociaciones y que, por lo tanto, ya estaba prevista su asignación independientemente de que la figura del presidente catalán estuviera representada o no en Artur Mas.

Algo así ha sucedido también con los nombres de una gran mayoría de consejeros. Tanto ERC como CDC ya habían propuesto a sus candidatos mucho antes de la llegada de Puigdemont, que hoy toma posesión como 130º presidente de la Generalitat y cuyo nuevo ejecutivo lo hará el próximo jueves. Las únicas 'cartas' que se han barajado hasta última hora y que, por lo tanto, han contado con la aprobación directa de Puigdemont han sido las de la consejera de Educación, Meritxell Ruiz, propuesta por CDC, y la de Agricultura, Meritxell Serret, propuesta por ERC. En la práctica, la estructura del nuevo ejecutivo catalán no difiere demasiado de la que habría firmado el propio Mas, pues ya se había pactado con anterioridad. Estos son los tres grandes bloques del nuevo Govern y las principales carteras que se derivan de cada uno de ellos.



Consejería de Presidencia y Portavoz

En las semanas de discusiones y negociaciones alrededor de la investidura de Artur Mas, el de Neus Munté fue uno de los nombres que saltaban de boca en boca cuando se aludía a otros posibles presidenciables de CDC que podían satisfacer a la CUP. Finalmente, la alternativa real acabaría siendo Puigdemont, pero la ascensión de Munté se mantiene con un peso relevante dentro del nuevo gabinete. Mantendrá el cargo de portavoz, pero, ya sin la cartera de Bienestar Social y Familia, asume la consejería de Presidencia, un cargo que abandonó Francesc Homs al convertirse en candidato de la coalición Democràcia i Llibertat de cara las elecciones generales del pasado 20 de diciembre.

Munté deja la vicepresidencia, pero sigue asumiendo una posición con un peso importante dentro del consejo ejecutivo. En su órbita tendrá a Toni Comín (Sanidad), Meritxell Ruiz (Educación) y Santi Vila (Cultura). Vila, exalcalde convergente de Figueres, mantiene por lo tanto su asiento dentro del gobierno -que ocupa desde 2012-, pero abandona Territorio y Sostenibilidad para cubrir el espacio dejado por Ferran Mascarell en Cultura. Toni Comín, exmilitante del PSC cercano a ERC, se integra en el gobierno a petición de los republicanos y como sustituto de Boi Ruiz al frente de Sanidad. Salut es clave para comprender las nuevas relaciones de poder que se derivan del Parlament resucitado el domingo. No en vano, tras el acuerdo para hacer presidente a Puigdemont, la CUP se felicitó por haber mandado a Ruiz "a la papelera de la historia". Meritxell Ruiz también asumirá la cartera -Educación- de otra de las denostadas por la CUP, Irene Rigau, aunque con un perfil mucho más cercano al de su predecesora. Ruiz, la miembro más joven del nuevo gobierno (1978), era hasta ahora directora general de Atención a la Familia y Comunidad Educativa, bajo las órdenes de la ya exconsejera Rigau.

Consejería de Economía y Hacienda

A la consejería que en la pasada legislatura controlaba el convergent Andreu Mas-Colell se le suma en esta ocasión el desarrollo de una estructura de estado, la Hacienda propia, una doble tarea que recaerá en las manos del presidente de ERC, Oriol Junqueras, quien además, ejercerá de vicepresidente y mano derecha de Puigdemont en la toma de decisiones.

Desde su consejería controlará cuatro grandes carteras. La de Empresa y Conocimiento estará capitaneada por Jordi Baiget, que en la pasada legislatura había sido secretario del gobierno de Artur Mas. La de Territorio y Sostenibilidad también contará con uno de los principales activos de CDC y hombre de la máxima confianza del expresidente, su coordinador general, Josep Rull, uno de los políticos más beligerantes con la no investidura de la CUP a Mas. Dos mujeres completan el bloque de Junqueras. Dolors Bassa, independiente, maestra y proveniente del mundo sindical, controlará el área de Asuntos Sociales, Trabajo y Familias, una cartera que deja la convergent Neus Munté para asumir responsabilidades mayores. Y por último, Meritxell Serret, que se responsabilizará de Agricultura a propuesta de Oriol Junqueras y con experiencia en cargos organizativos de la Unió de Pagesos de Catalunya, aunque últimamente había trabajado para la Assemblea Nacional Catalana (ANC).

Asuntos Exteriores y Relaciones Internacionales

La tercera pata del nuevo gobierno de Carles Puigdemont será la coordinada por Raül Romeva, un departamento que engloba Exteriores, Transparencia y Relaciones Institucionales. El que fuera eurodiputado durante casi diez años (2004-2014) y miembro de Iniciativa per Catalunya Els Verds hasta marzo de 2015, acudió a los comicios del 27-S como número uno de la candidatura de JxSí. La suya era una figura de consenso que capitaneó el discurso de la coalición durante la campaña pero cuya imagen se fue diluyendo a medida que el debate sobre la investidura retornó el protagonismo a Artur Mas.

Con el Govern ya listo para funcionar, vuelve a asumir un peso específico. En su círculo se incluyen las carteras de Interior, Gobernación y Justicia. En las dos primeras se ha apostado por la continuidad. En Interior, Jordi Jané seguirá al mando de una consejería a la que llegó el pasado mes de junio tras la ruptura de Convergència i Unió (CiU), que precipitó la marcha del gobierno de Ramon Espadaler, Josep Maria Pelegrí y Joana Ortega. A esta última la sustituyó Meritxell Borràs en Gobernación, una cartera que seguirá ocupando en el ejecutivo de Puigdemont. Tanto Jané como Borràs forman parte de la nueva estructura gubernamental a petición de CDC. El otro consejero del bloque de Romeva, en cambio, entra en escena a petición de ERC. Se trata de Carles Mundó, un abogado que, aunque se estrenará como conseller, tiene experiencia de gobierno como jefe de gabinete de los departamentos de Educación (2003-2006) y de Cultura y Medios de Comunicación (2006-2008) durante los años del gobierno tripartito. Mundó, que recoge el testigo del convergente Germà Gordó, es uno de los impulsores de la plataforma Drets.cat, creada con el ánimo de denunciar la catalanofobia y que en los últimos meses ha liderado la lucha contra la UEFA por sancionar al Barça por las banderas estelades exhibidas en su estadio.