Publicado: 19.11.2014 22:04 |Actualizado: 19.11.2014 22:04

"Si en 2015 perdemos, puede que se origine un ciclo de melancolía como el de 1898 o 1978"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Defienden y representan a distintas formaciones políticas, pero además de un espacio en el que debatir, comparten una idea: es la hora de romper con el régimen de la Transición de 1978, que ha demostrado ser un sistema fallido, y crear uno nuevo. 

Hugo Martínez Abarca, miembro del Consejo Político Federal de Izquierda Unida; Jesús Montero, participante en Podemos; Isa Serra, militante de Izquierda Anticapitalista y Guillermo Zapata, del equipo de Portavoces de Ganemos Madrid, asistieron este miércoles al foro organizado por Viento Sur, en la asociación cultural Traficantes de Sueños. Allí, charlaron y debatieron ante cerca de medio centenar de asistentes sobre la crisis del régimen actual.

Todos ellos coincidían en que los acontecimientos actuales, donde el empobrecimiento generalizado de la clase media, el bipartidismo y la corrupción existente en ambas formaciones, y la desobediencia civil escenificada el pasado 9-N en Catalunya están provocando "grietas en los cimientos" del actual modelo de Estado. El primero en tomar la palabra, Hugo Martínez, recalcaba la necesidad de conseguir vencer en los comicios que se celebrarán en el próximo año "Si en 2015 perdemos, puede que se origine un ciclo de melancolía como el de 1898 o 1978".

Para la construcción de un nuevo régimen, Martínez señalaba como elemento clave el encontrar un referente histórico común, "como Simón Bolívar en Latinoamerica", con el que el pueblo "se sienta identificado", además de crear en ese nuevo régimen una Comisión de la Verdad donde se juzgue los saqueos y los delitos cometidos por los dirigentes del sistema actual. O dos, "para juzgar lo que no se juzgó en 1978". 

Ante la opción de poder ganar realmente en los próximos comicios generales, los participantes no dejaron de alertar de la posibilidad de que los poderosos, "el enemigo", no dejarán pasar la ocasión para atacar "vía prensa o incluso tanques" a cualquier fuerza nueva y mantener a la oligarquía en el poder.

Hugo Martínez: "Ganar en Madrid y Barcelona supondría cambiar el tablero político del país"

Sobre las municipales, el militante de IU remarcaba la importancia que tendría en unas elecciones municipales lograr la mayoría en las dos ciudades más importantes de España: Madrid y Barcelona. "No olvidemos que la República, el cambio, llegó cuando por unas elecciones municipales ganadas en las grandes ciudades. Ganar aquí cambiaría el tablero político del país", apuntó.

Jesús Montero, que arrancó su participación en el debate recordando el modelo establecido durante el Gobierno de Felipe González en los años 80, donde se instauró el "consume y calla" y que perduró en los gobiernos posteriores, que finalmente ha acabado desembocando en el "fracaso de la democracia actual, como demuestra la enorme tasa de paro juvenil. Ese es el indicador de que el sistema falla". Por ello, Montero reflexionó sobre la necesidad de devolver el protagonismo a la ciudadanía: "somos ciudadanos, no súdbitos".

Sobre la posibilidad de que Podemos finalmente acceda o no a concurrir a las elecciones en algunas comunidades autónomas o municipios, Montero señaló que la formación apoyará a "todo lo que contribuya a conquistar instituciones. Hay candidaturas populares y asociaciones de participación ciudadana que ya cuentan con una experiencia en sus municipios, y nosotros no somos una marca, sino una herramienta, por lo que si lo consideramos oportuno nos sumaremos".

Cuestionado más tarde sobre la organización y estructuración de Podemos, que se asemeja a la del resto de formaciones políticas, Montero recalcó que el querer establecer un nuevo régimen no tiene por qué suponer plantear todo de inicio, ya que "algunas viejas fórmulas funcionan, no hay tampoco que desmontar todo".   

Isa Serra, por su parte, situó el comienzo del resquebrajamiento del régimen actual en los años 2010-2011, cuando se comenzaron a elaborar "políticas de ajustes que provocaron un empobrecimiento de las clases medias", así como" el aumento del desempleo y el desmantelamiento de los servicios públicos". Ante la posibilidad de una irrupción de nuevas formaciones políticas desligadas de los partidos tradicionales, Serra no descartó la posibilidad de que "si no se cumplen las expectativas electorales, se produzca un cierre administrativo por arriba. Esto es, una coalición entre PP y PSOE para perdurarse en el poder".

Además, la militante de Izquierda Anticapitalista señaló la necesidad de mantenerse alerta para impedir "un traspaso de poder impulsado por las multinacionales internacionales, ya que su fin no sería otro que mantener sus privilegios". Isa Serra mostró además su disconformidad con la postura inicial de Podemos de no concurrir a las elecciones municipales y autonómicas del próximo mes de mayo y e hizo hincapié en que "la ciudadanía debe ser el motor de las nuevas formas de hacer política. Para ello, hay que democratizar las estructuras institucionales".

El último en intervenir fue Guillermo Zapata, de Ganemos, quien señaló que la crisis del actual régimen se pone de manifiesto cuando el sistema manifiesta su "incapacidad de encontrar recambios entre sus filas eficientes" y la "incapacidad de satisfacer las necesidades básicas de la ciudadanía"y señaló la importancia de Podemos en este cambio hacia un nuevo sistema político.

Zapata calificó a la formación de Pablo Iglesias como un "salvajes y monstruosos" para los partidos tradicionales, "como lo fueron los primeros cristianos para el Imperio romano, que finalmente acabó cayendo" y destacó "la maquinaria de terror por parte del régimen" para tratar de desacreditar a las nuevas formaciones que amenazan con asaltar el poder.

Ante esta posibilidad el portavoz de Ganemos remarcaba la necesidad de "construir una narración coherente" para tranquilizar a la población ante los mensajes alarmistas que llegarían desde el poder. Además, Zapata señalaba la importancia de crear "mecanismos que protejan y garanticen" que los procesos internos que se llevan a cabo en cada partido sirvan para que "las personas sientan realmente que realmente se están atendiendo a sus demandas".