Publicado: 08.11.2015 17:13 |Actualizado: 09.11.2015 07:00

A 140

Carlos Sánchez Mato: "Las agencias de calificación han sido nefastas"

El concejal de Economía del Ayuntamiento de Madrid, que prescindirá de Fitch y S&P, critica las “motivaciones políticas” de las agencias de calificación. Sánchez Mato tilda de “disparates” las advertencias de sobrecoste para la financiación de la capital.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:
Perfil de 'Twitter' de Carlos Sánchez Mato, concejal de Economía en el Ayuntamiento de Madrid.

Perfil de 'Twitter' de Carlos Sánchez Mato, concejal de Economía en el Ayuntamiento de Madrid.

MADRID.- Madrileño del 70, economista de la Complutense, militante de la Izquierda Unida que apostó por integrarse en Ahora Madrid, Carlos Mato dice en su cuenta de Twitter [@carlossmato] que le importan "las personas y construir un mundo más justo”.

Antes se empleaba en la tarea desde plataformas como ATTAC o la Plataforma por una Auditoría Ciudadana de la Deuda. Desde hace seis meses, lo intenta como responsable del Área de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid, en la que acaba de tomar una decisión como poco valiente: romper los contratos con las poderosas agencias de calificación Fitch y Standar&Poor´s.

Así que no miente cuando se define como “economista heterodoxo” en el blog que alimenta, Economía para críticos e indignados. Como tampoco lo hacía en el perfil de su candidatura, en la que se confesaba Sánchez Mato “cristiano de base y activista frente a la jerarquía eclesiástica”.



Estará hoy en la catedral de la Almudena, imagino...

No; en absoluto.

¿Y eso?

Porque el Estado, o las Administraciones Públicas, y la Iglesia tienen que ser espacios absolutamente separados. No lo digo yo, lo dice la Constitución.

Hay una Iglesia en la que muchos creemos que es la que está en la Cañada, con la gente del Gallinero. Y esa no es la Iglesia de las catedrales ni la de los actos institucionales.

"Hay una Iglesia en la que muchos creemos que es la que está en la Cañada y esa no es la de los actos institucionales"

¿Al “economista heterodoxo” qué le han hecho las agencias de calificación?

A mí personalmente, nada. Pero sí han hecho daño a muchísimos ciudadanos y ciudadanas. Han dado opiniones sobre la economía local, o estatal, que han condicionado el precio al cual esas administraciones públicas colocaban su deuda.
Su actuación ha sido nefasta.

¿Cómo fue su último encuentro con S&P? ¿Hubo más amenazas?

El trato personal fue correcto pero la reunión, muy tensa. Las agencias de calificación, después de todo, están haciendo negocio y así se entienden sus posiciones, que son algo más que opiniones profesionales; responden a actuaciones políticas.

¿Ha recibido usted otras presiones además de las de las propias agencias?

De forma directa, mentiría si dijera sí. De forma indirecta, recibimos presiones todos los días.

¿Me contaría de quién y cómo?

No. Mi papel institucional lo impide. Sí puedo asegurar que nuestras reuniones son públicas y van a seguir siéndolo. Siempre contaremos a los madrileños lo que ocurra.

1

 

La oposición advierte de que con este gesto se puede disparar la prima de riesgo del Ayuntamiento y el sobrecoste de la financiación.

Es absolutamente falso y, técnicamente, un disparate. La prima de riesgo de Madrid no existe como tal concepto.

Además, Madrid no va a emitir deuda porque esta corporación ha decidido que la forma de financiar las políticas públicas sean los impuestos y no la deuda.

Es un disparate lo que están diciendo desde el punto de vista técnico.

Pero… ¿se podrán pagar los vencimientos de deuda?

Claro. De hecho, en los presupuestos de 2016 nos gastaremos en intereses, en números redondos, 50 millones de euros menos que el pasado año.

Por tanto, la afirmación de que las medidas que estamos tomando incrementarán los costes de financiación se caen por su propio peso. Y se va a ver muy pronto.

Luego, se puede salir de la rueda.

2

Madrid tiene una situación privilegiada por la capacidad de obtener ingresos vía impuestos; en este caso: el Impuesto de Bienes Inmuebles.

Pero esa capacidad no la tienen municipios más pequeños. Por eso hay que demandar que se modifique la financiación de las haciendas locales.

Que Madrid pueda salir del pozo por su propia fuerza no debe hacernos olvidar al resto de municipios españoles que no pueden hacerlo.

Ya que saca usted sus cuentas para 2016… ¿Se atreve a definirlas ‘a 140’?

Son unos presupuestos eminentemente sociales; marcados en su ADN por las prioridades sociales que esta ciudad tiene.

Explique el lío del IBI. Bajan casi todos los recibos, pero sube la recaudación…

Es sencillo: repartimos de otra manera la carga fiscal. El 99,69% de los recibos bajarán un 7% y el resto, el 0,31%, subirá. La suma algebraica de ambos conceptos es positiva.

Es otra manera de hacer fiscalidad: pagarán más los que mayor patrimonio tienen. Y eso a algunos no les gusta.

Como a PP y a Ciudadanos, que han amenazado con llevar su presupuesto a los tribunales.

Es otro disparate. Ahora Madrid no puede aprobar ningún presupuesto que no sea aprobado por el Pleno. Lo que no pueden es negar la posibilidad de que el pleno del Ayuntamiento de Madrid apruebe una decisión que, no solo no incumple decisiones previas, sino que supone una bajada generalizada del IBI.

3

¿Cómo están las arcas madrileñas? Le pregunto ahora por la auditoría de la deuda.

Son muchos años de poder ejercido por mayorías absolutas, que han puesto un velo delante de las cuentas públicas del Ayuntamiento. Desentrañar esa madeja va a costar tiempo. Pero el resultado será bueno.

La deuda ilegítima que salga de esa madeja, ¿se pagará?

No soy quién para decirlo. Si me preguntas a título personal, ya sabes la respuesta. Pero deben ser madrileños y madrileñas los que decidan las políticas que se van a aplicar, también en el caso de la deuda.

Y eso de la “evaluación de impacto de género” que incluyen los presupuestos ¿de qué va?

Tenemos una obligación legal: ver cómo influyen las políticas públicas en la Igualdad. Es una obligación y el Ayuntamiento lo que ha decidido es ver el impacto que tienen esas políticas de igualdad en los presupuestos.

¿Estuvo el sábado en la marcha contra la violencia machista?

Sí. Y fue emocionante ver la movilización gigantesca y la toma de conciencia de que sólo con la lucha conseguiremos acabar con la violencia machista.

¿A quién se encontró del Gobierno central?

¡A nadie! Y me dio mucha pena que, cuando decidimos apoyar esta movilización en el pleno del Ayuntamiento, el PP votara en contra.

4

 

Con Cristina Cifuentes, ¿bien?

No la conozco en lo personal. Pero he intentado escapar de sus multas en muchas manifestaciones, por lo que no me puedo considerar muy fan.

Le pregunto por la guerra del transporte público.

El viernes tuvimos una reunión del Consejo de Administración del Consorcio Regional de Transporte en la que establecimos nuevas vías de diálogo. Estamos dispuestos a dialogar y lo vamos a seguir haciendo.

¿Y con Florentino Pérez?

También la semana pasada tuvimos una reunión con él, en el marco de la Operación Bernabéu. Como en todos los casos, este equipo de Gobierno está obligado a analizar todos los planteamientos y, siempre teniendo en cuenta el interés general, tomaremos una decisión en breve.

¿Le contó algo Manuela Carmena sobre su visita al palco del Bernabéu?

Me contó más cosas Florentino.

¿Cómo qué?

Que toda la familia de Manuela era del Real Madrid y que esa era una manera sencilla de acercarse al nuevo equipo de Gobierno.

A Manuela no le interesa el fútbol y estoy seguro de que la parte deportiva del evento le aburrió bastante.

Ella no hará campaña por Podemos. ¿Sánchez Mato participará en la campaña del 20-D?

Por supuesto. Mi candidato a la Presidencia es Alberto Garzón, aunque me hubiera encantado que fuese el de la Unidad Popular.

A las fuerzas de izquierda nos va a pesar mucho no haberla alcanzado. Y no porque nosotros no hayamos hecho todo lo posible. Seguiremos trabajando en ello.

5

 

“Nos va a pesar mucho”, dice. ¿Es usted pesimista?

No. Lo que digo es que, por la Ley Electoral, juntos hubiéramos sacado mucho más de lo que podamos sacar separados.

Pero soy optimista, aunque mi optimismo no está ligado al 20-D. Se equivocan quienes creen que la fecha resuelve todos los problemas.

Mi optimismo tiene que ver con las condiciones objetivas que existen para que se produzca una transformación profunda, que no puede llegar sin Podemos, pero tampoco sin IU, sin las Mareas, sin la gente de la calle que no está vinculada a ninguna formación política.

Nos tenemos que coaligar y unir todos. Eso no se ha producido y, aunque tuviéramos un buen resultado el 20-D, a mí no me valdría.

¿En Madrid se ha evaporado ya el fantasma de un 'tamayazo'  municipal? ¿O le da miedo que, en función del 20-D, pueda cambiar el criterio de algun@?

No he tenido miedo nunca. Y en estos meses hemos demostrado que somos capaces de gobernar, de sacar unos presupuestos históricos con un crecimiento de gasto que supera las expectativas.

Hemos demostrado mucho más que otros en 20 años. Tenemos la solidez suficiente para mantener el gobierno en solitario -como han decidido los madrileños- con los apoyos que en su momento podamos tener del PSOE.