Publicado: 19.07.2016 12:18 |Actualizado: 19.07.2016 15:58

Strawberry: "Dedico mi absolución a los perseguidos por la libertad de expresión”

La Audiencia Nacional absuelve al cantante de Def con Dos: su obra artística demuestra que es un provocador cultural irónico y sarcástico, por lo que no incurrió en enaltecimiento del terrorismo ni fomentó el odio por sus tuits que lo llevaron al banquillo.

Publicidad
Media: 4.92
Votos: 12
Comentarios:
El líder de Def Con Dos, César Montaña Lehmann, César Strawberry, a su salida hoy de la Audiencia Nacional tras declarar ante el juez José de la Mata imputado por un delito de enaltecimiento del terrorismo por unos tuits ofensivos con las víctimas. EFE/Em

El líder de Def Con Dos, César Montaña Lehmann, César Strawberry, a su salida tras delcarar en la Audiencia Nacional. EFE/Emilio Naranjo

MADRID. - “Quiero dedicar mi absolución a toda la gente que me ha apoyado, que ha creído en mi inocencia desde el principio”. El cantante Cesar Montaña Lehman (César Strawberry) ha recibido exultante su absolución por parte de la Audiencia Nacional de los delitos de enaltecimiento del terrorismo y de fomentar el odio de los que le acusaba la fiscalía por sus tuits irónicos.

Vestido de negro, con sombrero, el cantante de rap metal se ha mostrado solemne al desear que su absolución siente un precedente para otras causas abiertas contra la libertad de expresión: “Me gustaría que sentara un precedente para mucha gente que está encausada por delitos relacionados con la libertad de expresión. Supone una regresión en España que se hayan abierto tantas causas por supuestos delitos relacionados con la libertad de expresión”, ha denunciado el cantante y compositor de Def con Dos.

Strawberry dice que ha conseguido el “amparo” que buscaba del tribunal y ha defendido la independencia judicial frente a “determinadas ideologías” que se han asentado en las instituciones españolas: “La justicia es algo muy serio. El mundo de la justicia no puede estar sometido a la presión de la política. La independencia judicial es la mayor garantía para la democracia en un país”.

“Espero que esta sentencia siente un precedente favorable a que la libertad de expresión venga de donde vega, sea como sea, deje de ser perseguida. Tenemos que aprender a escuchar lo que nos gusta y lo que no nos gusta, sobre todo. Tenemos que ser tolerantes y el pilar de la democracia es la libertad de expresión… Nuestra democracia con esta sentencia sale muy fortalecida”, ha concluido.

Afrontaba 20 meses de prisión

La Fiscalía pidió en el juicio a Strawberry un total de 20 meses de prisión, 16 años de inhabilitación absoluta, y 3,5 años de libertad vigilada por los delitos de enaltecimiento del terrorismo, con la humillación a las víctimas del terrorismo y el fomento del odio.

En cambio, la Audiencia Nacional ha absuelto al cantante, porque no incurrió en delito alguno por sus mensajes provocadores difundidos en Twitter. La sentencia puede ser recurrida ante el Tribunal Supremo, pero el ministerio público aún no ha decidido si interpone recurso de casación.

Strawberry, explica la sentencia, utiliza su tono provocador, irónico y sarcástico en las letras de sus canciones, "con un tono crítico con la realidad social y política, tratando que el público comprenda el sentido metafórico y ficticio que envuelven sus obras, respecto al concepto de fondo siempre de carácter pacifico y exclusivamente cultural" .

La resolución entiende que el cantante ahora absuelto emplea recursos propios de las historias de terror y acción para envolver el mensaje de fondo".

La sentencia destaca también en los hechos probados que el cantante de rap-metal ha publicado "cinco novelas, y ha hecho incursiones en el mundo del cine y la televisión como guionista, actor, director y productor. También es colaborador de distintos medios de comunicación".

La sentencia ha tenido como ponente a la magistrada Manuela Fernández de Prado y el apoyo de Fernando Grande-Marlaska frente a Nicolás Poveda, que quedó en minoría y ha emitido un voto particular al considerar que el cantante debía haber sido condenado por delito de enaltecimiento del terrorismo de ETA y los GRAPO.

La sentencia asume los argumentos de la defensa, ya que la prueba pericial y los testigos corroboran que Strawberry “no mantiene postulados de apoyo a grupos terroristas o a la violencia de cualquier tipo, aunque sí una actitud irónica y provocadora”.



Seis tuits y un retuit

El cantante Strawberry ha sido procesado por difundir en Twitter estos mensajes:

- “El fascismo sin complejos de Aguirre me hace añorar hasta los GRAPO” (11 de noviembre de 2013).

Respecto a este tuit, Strawberry explicó en el juicio que era una "fanfarronería dialéctica e irónica" para poner "el acento en lo absurdo" que era la comparación que hizo la dirigente 'popular' sobre ETA y Podemos. "Lo planteo como una cosa negativa, es un extremismo político que no tiene sentido", aseguró.

- “A Ortega Lara habría que secuestrarle ahora” (27 de enero de 2014). 

Este mensaje fue explicado por el cantante quien dijo que sólo pretendía criticar los "presupuestos ideológicos" de éste como político tras anunciar su candidatura en VOX y que "nunca habría que haber secuestrado" a Lara.

- “Street Fighter, edición post ETA: Ortega Lara versus Eduardo Madina” (30 de enero de 2014).  

Aquí, Strawberry aseguró que mencionó este videojuego de artes marciales para hacer una "alegoría gráfica" para representar "dos formas de entender" la conciliación entre la vida política y la de víctima. Por un lado, Ortega Lara quien "tiene como principal capital el padecimiento" y, por el otro, el socialista que no ha hecho "de su condición de víctima, su único argumento político".

- “Franco, Serrano Suñer, Arias Navarro, Fraga, Blas Piñar… Si no les das lo que a Carrero Blanco, la longevidad se pone siempre de su lado” (29 de enero de 2014)

- “Cuántos deberían seguir el vuelo de Carrero Blanco” (20 de dociembre de 2013)

- “Ya casi es el cumpleaños del Rey ¡Qué emoción!”. Otro usuario le dice “ya tendrás el regalo preparado no? Qué le vas a regalar? A lo que contesta: “un roscón-bomba”.