Público
Público

Acoso en las Fuerzas Armadas Unidos Podemos pide a Cospedal que acuda al Senado por el acoso en las Fuerzas Armadas

El senador Josetxo Arrieta recuerda que el Observatorio de la Vida Militar ha constatado en un informe que, de todas estas denuncias, un 63 por ciento fueron desestimadas y sólo el 12,5 por ciento acabaron en condenas.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2

Imagen de archivo del Ejército de tierra. EFE

Unidos Podemos ha pedido la comparecencia ante el Senado de la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, para informar de la aplicación del protocolo activado en las Fuerzas Armadas contra el acoso profesional y sexual, habida cuenta de que entre 2004 y 2015 se presentaron 174 denuncias por este motivo.

A través de un comunicado, el senador Josetxo Arrieta ha recordado que el Observatorio de la Vida Militar ha constatado en un informe que, de todas estas denuncias, un 63 por ciento fueron desestimadas y sólo el 12,5 por ciento acabaron en condenas.

Hace hincapié en que si bien el Observatorio reconoce que el protocolo de Defensa contra el acoso constituye "un primer paso" para erradicar estas prácticas, también apunta la posibilidad de aplicar medidas de protección de testigos y dar mayores garantías a quienes han sufrido acoso en los Ejércitos.

"Es innegable que en el seno de nuestras Fuerzas Armadas se están produciendo avances para la prevención del acoso, gracias fundamentalmente a que quienes lo sufren se están atreviendo a denunciar", afirma el senador de Unidos Podemos.

No obstante, Arrieta apunta que todavía "es mucho más lo que se puede y debe hacer, como garantizar a las víctimas medidas de protección", y por ello reclama la comparecencia de la ministra ante la Comisión de Defensa de la Cámara Alta para que haga un balance sobre el informe del Observatorio de la Vida Militar.

También ha solicitado información detallada al Gobierno sobre el número de denuncias por acoso presentadas entre 2011 y 2017 y está preparando más iniciativas parlamentarias para tratar de solventar las deficiencias que persisten en las Fuerzas Armadas a la hora de perseguir el acoso.

Las unidades especializadas, como las Unidades de Protección contra el Acoso de las Fuerzas Armadas (UPAs), y la justicia castrense siguen dependiendo de la cúpula militar y no han ofrecido la seguridad para que las víctimas acusen a los abusadores. Casi todas las denunciantes en 2016 fueron mujeres.

La comandante retirada Zaida Cantera denunció el pasado 16 de enero que "el protocolo está muy bien sobre el papel, pero no hemos avanzado absolutamente nada". "Se han creado unas unidades, una para cada ejército, que siguen dependiendo de la cadena de mando. ¿Es que la víctima de acoso sexual del Ejército de Tierra es distinta a una del Ejército del Aire? ¿Por qué la unidad tiene que depender de un mando que no tiene siquiera formación en este tipo de delitos?", cuestionó la exmilitar, actualmente diputada del PSOE.