Publicado: 30.10.2015 13:06 |Actualizado: 30.10.2015 16:51

Ada Colau, obligada a retirar del orden del pleno las ordenanzas fiscales por falta de apoyo 

El Ayuntamiento de Barcelona ve "difícil" que "sea el rey quien presida" sus sesiones e insiste en que será el pleno "quien decida democráticamente" las imágenes del Salón de Pleno y no la delegada del Gobierno en Catalunya

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3
Comentarios:
Vista del pleno del Ayuntamiento de Barcelona. E.P.

Vista del pleno del Ayuntamiento de Barcelona. E.P.

BARCELONA.- El debate para la aprobación inicial de las ordenanzas fiscales impulsadas por el Gobierno de Ada Colau ha quedado retirado del orden del día del pleno municipal de este viernes por falta de apoyos, y el ejecutivo municipal presentará una nueva propuesta, ha destacado el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello.

Pisarello ha señalado en declaraciones a los periodistas que hay "un cierto margen de tiempo" para presentar unas nuevas ordenanzas, que debían aprobarse inicialmente en este pleno y seguir su tramitación para aprobarse definitivamente en el último del año, previsto para el 23 de diciembre, e incluían la congelación del Impuesto Sobre Bienes Inmuebles (IBI) y la creación de algunas nuevas tasas, entre otras medidas.



Los grupos de CiU, C's, PSC y PP —que suman 22 concejales de los 41 del pleno— habían decidido que votarían en contra de la aprobación inicial, mientras que ERC —cinco ediles— planteaba una abstención, y la CUP —tres— no había desvelado su posicionamiento.

Pisarello ha señalado que, para estar dentro del plazo para aprobarlas, deberían celebrar un pleno extraordinario en las próximas dos semanas —"todavía estamos calculando cuáles serían los tiempos", ha dicho— para presentar una nueva propuesta, que ha dicho que incorporaría iniciativas de la oposición y también de plataformas y entidades.

"Algunas fuerzas de la oposición decían que habíamos ido demasiado lejos, y otras que eran demasiado prudentes. Nuestra voluntad era presentar una propuesta de mínimos para poder abrir un diálogo e incorporar las propuestas", ha lamentado Pisarello.

Las imágenes del Salón, decididas democráticamente

Por otra parte, el primer teniente de alcalde de Barcelona ha avisado este viernes de que no será la delegada del Gobierno en Catalunya, Llanos de Luna, "quien decida la simbología" del Salón de Plenos del consistorio. Pisarello ha insistido en la apuesta del Gobierno de Ada Colau de que sea el pleno "quien decida democráticamente" las imágenes del salón, después de que la Delegación del Gobierno interpusiera este jueves un recurso contencioso administrativo contra el Ayuntamiento por no tener en la sala una efigie del rey.

Pisarello ha reiterado que debe ser el pleno quien decida su simbología, que considera que debe partir de unos criterios de neutralidad ideológica y religiosa y de los principios democráticos básicos, y ha añadido sobre estos criterios: "Permite una simbología muy diversa, pero dudo que puedan llevar a que sea el rey quien presida las sesiones". Ha recordado que han impulsado la modificación del Reglamento Orgánico Municipal (ROM) para que sea el pleno quien decida los símbolos, ya que para el Gobierno municipal este reglamento es "la norma preferente".

El teniente de alcalde ha destacado que la propuesta cuenta "con el apoyo de fuerzas políticas que han sido votadas por la ciudadanía", y que deben decidirse unos símbolos con los que los representantes de todos los partidos del pleno se sientan cómodos.

El Ayuntamiento retiró el 23 de julio el busto dedicado a Juan Carlos I del Salón de Plenos del consistorio porque, según dijo entonces Pisarello, ya no era jefe de Estado y era una anomalía que estuviera en la sala, en la que la simbología monárquica dijo que está sobrerrepresentada. La Delegación presentó un requerimiento el 27 de julio para que el Ayuntamiento colocara una imagen de Felipe VI, basando su posición en el artículo 85.2 del Real Decreto 2568/1986, del Reglamento de organización, funcionamiento y régimen jurídico de las entidades locales, que prevé que en un lugar preferente del salón se coloque una efigie del Rey.