Publicado: 13.01.2016 21:49 |Actualizado: 13.01.2016 22:13

Ada Colau pide "un gran pacto de ciudad" a ERC, PSC y CUP

La alcaldesa de Barcelona presenta un ambicioso Plan de Barrios e insta a los partidos de izquierda a formar parte del gobierno municipal para darle "estabilidad" a la capital catalana en la lucha contra la desigualdad social.

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 3
Comentarios:
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en la conferencia anual del Colegio de Periodistas de Catalunya. / EFE

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en la conferencia anual del Colegio de Periodistas de Catalunya. / EFE

BARCELONA.- La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha pedido esta tarde "un acuerdo de izquierdas" que ofrezca "estabilidad" a la capital catalana y permita al Ayuntamiento sacar adelante un ambicioso Plan de Barrios que ha presentado por primera vez en público y con el que espera luchar "contra la desigualdad". Para ello, Colau se ha comprometido a interpelar en los próximos días a los distintos grupos municipales del consistorio, especialmente a ERC, PSC y CUP, con los que ya ha mantenido contactos y a los que espera convencer para que "garanticen la gobernabilidad" y se pueda constituir así "un gran pacto de ciudad" que facilite una serie de "políticas estructurales".

Colau le ha dado a este plan la categoría de medida estrella de su mandato y a través de él pretende potenciar 15 barrios del área metropolitana repartidos por el eje del Besós, Ciutat Vella, Sants-Montjuïc, Zona Franca y otras áreas de la parte de la montaña de la ciudad. "Es una oportunidad para que estos barrios dejen de ser de segunda y pasen a ser protagonistas de la recuperación económica de la ciudad", ha argumentado.

Para llevar a cabo esta propuesta, espera invertir 150 millones de euros en los próximos tres años, una media de diez por cada uno de ellos, con los que pretende realizar una "intervención integral" y potenciarlos "como espacio de vida, convivencia e identificación". También ha remarcado que esta medida "no se puede hacer en cuatro años, debe planificarse para la próxima década" y es necesario que se sostenga en un modelo "público-privado y comunitario" que ofrezca "un empoderamiento ciudadano real" en estas zonas.

La estrategia, ha remarcado, pasa por "implicar a los vecinos". De los 15 barrios que ha enumerado, ha puesto el foco en la "castigada" área del Besós como ejemplo de esta "vertebración de la ciudad" que anhela. "En 1992 [en referencia a los Juegos Olímpicos] pusimos a la ciudad mirando al mar, ahora toca ponerla mirando al río", en alusión al río del mismo nombre. En su opinión, en el otro extremo de la ciudad, la zona del Llobregat, "ha habido más oportunidades". Por eso ahora espera estimular la actividad comercial, cultural e industrial en un eje que incluye a barrios como el Bon Pastor, La Verneda o la ciudad de Sant Adrià. "El Besós debe dejar de ser un límite para Barcelona para empezar a ser un centro urbano y un motor comercial".



Antes de presentar el plan de barrios, Colau ha sacado pecho de la gestión económica de Barcelona desde que llegó a la alcaldía. "Había muchos prejuicios", ha subrayado, "pero en ocho meses ningún indicador ha empeorado: ni el turismo, ni las exportaciones ni las cuantificaciones de agencias de ranking de ciudades".

También ha reivindicado la polémica moratoria de licencias hoteleras, alegando que esta medida ha constatado que "hay barrios de Barcelona con más plazas de alojamiento turístico que vecinos" y que, por lo tanto, "es necesaria la intervención para controlar los desequilibrios". Para redistribuir este activo tan valioso, ha añadido, cree que hay que Barcelona debe apostar por la "reindustralización" -según ha matizado, "recuperar la tradición de manufacturas y dejar las especulaciones financieras"- y la "economía social y solidaria", materia esta última en la que Barcelona, ha dicho, "puede convertirse en capital europea".

Colau ha explicado estas novedades en la tradicional conferencia organizada por el Colegio de Periodistas de Catalunya denominada La alcaldesa responde, un ejercicio periodístico que se celebra desde 1984 y en el que el alcalde de aquellas demarcaciones donde este colegio tiene presencia hace balance del gobierno local en el último año y explica sus planes en materia municipal para el curso que recién empieza. Han seguido con atención las palabras de Colau su antecesor en el cargo, Xavier Trias, y el presidente del grupo municipal socialista de Barcelona, Jaume Collboni. También han asistido varios regidores de Barcelona en Comú.

En el turno de preguntas de los periodistas, la alcaldesa ha hecho alusión a los resultados de En Comú Podem en las elecciones estatales, donde ella tuvo un papel más activo que en las autonómicas del 27-S. "Esos resultados no solo nos hablan de una época de cambios, también de un cambio de época", ha comentado. Precisamente sobre el veto de esta formación a tener grupo propio en el Congreso de los Diputados, Colau ha explicado que "es una cuestión de voluntad política porque se cumplen todos los requisitos" y ha aprovechado para retar al PSOE a apostar "por el único cambio posible, el de Podemos".

Aunque se le ha insistido a valorar la figura de Carles Puigdemont como nuevo presidente de la Generalitat, Colau se ha limitado a señalar que se reunirá con él "antes de que termine el mes de enero" porque "el tiempo en el que las instituciones han estado a medio gas, ha sido malo para la ciudad".