Publicado: 25.03.2014 13:58 |Actualizado: 25.03.2014 13:58

Adolfo Suárez, enterrado en la Catedral de Ávila

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El expresidente del Gobierno, Adolfo Suárez, ha sido enterrado en el claustro de la Catedral de Ávila junto a su esposa, Amparo Illana, cuyos restos fueron exhumados ayer lunes y trasladados al templo catedralicio. Los restos del expresidente y su esposa se sitúan cerca de la tumba del historiador y expresidente de la República en el exilio Claudio Sánchez-Albornoz.

El entierro en la Catedral fue solicitado por Suárez "hace tiempo" y concedido el "privilegio" por el obispo y el Cabildo Catedralicio, y a su mujer "como gracia en función de que era su esposa", según ha explicado el deán de la Catedral de Ávila, Fernando Gutiérrez. Al igual sucedió con el caso de Sánchez-Albornoz, que fue enterrado en 1984 "a tres metros" de donde reposará Suárez y su esposa.

A su llegada, los ciudadanos de la capital abulense se han echado a la calle para despedir emocionados al expresidente, al que han dedicado aplausos y mensajes de agradecimiento, unas muestras de afecto que han sido recibidas por emoción por sus familiares que viajaban en coche tras el féretro.

Aplausos, vítores, mensajes de cariño y recuerdos a modo de fotografías han sido los protagonistas del recorrido del féretro por las calles de la capital, un cortejo que se ha prolongado durante más de 20 minutos, tiempo en que se ha recorrido en torno a los 2,5 kilómetros de las calles Juan Carlos I, Paseo Don Carmelo, Avenida de Portugal, Calle San Segundo, donde pasó por el Arco del Peso de la Harina, para concluir en la Plaza de la Catedral.

El féretro llegó a Ávila a las 13.30 horas y de allí se desplazó hasta la Catedral de Ávila en un coche fúnebre, cuyo cortejo estuvo abierto por la Policía Municipal, aunque estuvo escoltado por la Policía Nacional y la Guardia Civil. Tras el féretro de Adolfo Suárez se desplazaron los coches en los que viajaban sus familiares, quienes respondieron con saludos a las muestras de cariño de los abulenses.

Ya en la puerta de la Catedral el féretro de Adolfo Suárez fue recibido por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera; el alcalde de Ávila, Miguel Ángel García Nieto y demás miembros de la corporación municipal y de la Junta de Gobierno de la Diputación.