Publicado: 05.02.2014 14:27 |Actualizado: 05.02.2014 14:27

La AEAT abre un procedimiento inspector sobre la sociedad de los Duques de Palma a partir de 2009

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Agencia Tributaria (AEAT) ha abierto un nuevo procedimiento inspector sobre Aizoon, la sociedad que la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin comparten al 50 por ciento, a fin de comprobar si a partir del año 2009 la empresa ha cumplido todas sus obligaciones tributarias, según han informado fuentes de la investigación. En concreto, según han precisado las mismas fuentes, se trata de un procedimiento administrativo impulsado al margen de las investigaciones penales del caso Nóos, y cuyos resultados no afectarían a la instrucción de esta causa a no ser que Hacienda detecte indicios de delito fiscal durante 2009 y siguientes.

De este modo, la AEAT investigará los hechos con relevancia tributaria que no han sido declarados o sí fueron tributados pero de forma incorrecta, de acuerdo a lo establecido por la Ley General Tributaria. En caso de detectarse anomalías, el fisco procedería a regularizar la situación tributaria mediante la práctica de una o varias liquidaciones, o pondría en conocimiento del juez la posibilidad de que se hubiera defraudado a Hacienda por encima de los 120.000 euros -cifra a partir de la cual está tipificado el delito fiscal-.

Fue el pasado 25 de enero cuando una de las inspectoras de Hacienda que prestaron declaración ante el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, José Castro, explicó que había incoado este procedimiento inspector a fin de detectar irregularidades administrativas en materia fiscal a partir de 2009. Para ello, se analizarán los libros, ficheros, facturas, justificantes y asientos de contabilidad de Aizoon con el objetivo de averiguar de qué forma ha tributado durante estos últimos años al IRPF o al impuesto de sociedades. Así, en caso de que deba regularizarse algún aspecto, se llevará a cabo una propuesta de liquidación, mientras que si la AEAT considera que todo está correcto, las declaraciones se transformarán en acto definitivo.

Hasta ahora, la instrucción del caso Nóos ha determinado que Urdangarin utilizó Aizoon como pantalla para defraudar a Hacienda, si bien desvincula a su mujer de las presuntas irregularidades. En uno de los numerosos informes que ha aportado a la causa, la AEAT desgrana los servicios que por 1,6 millones de euros facturó el Duque a través de la anterior sociedad, a pesar de estar "íntima e indisolublemente vinculados a la personalidad del señor Iñaki Urdangarin", a fin de poder beneficiarse de un tipo impositivo inferior en la declaración del IRPF.

El Duque percibió retribuciones procedentes de entidades privadas por su condición de consejero asesor que, sin embargo, eran facturadas a través de la mercantil cuya titularidad comparte con su esposa con el objetivo de tributar menos en su declaración de la renta. Así, el fisco cuantifica en un total de 699.720 euros los ingresos netos obtenidos por la prestación de este tipo de servicios en 2007; en 451.888 en 2008; 378.734 en 2009 y 106.463 en 2010, cantidades que, según los técnicos de la Agencia Tributaria, deben ser consideradas rentas de Urdangarin e integrarse en su IRPF. Así, hasta un total de 1,6 millones de euros de los 1,7 que ingresó Aizoon durante esos años -el resto de rendimientos corresponden a financieros y de alquiler-.

En concreto, los ingresos los percibió de las mercantiles Motorpress Ibérica, Aceros Bergara, Mixta África, Pernod Ricard (Francia), Havas Sports France y Seeliger y Conde. Unos fondos que quería "ocultar" a la hora de pagar el IRPF y que, de acuerdo con los datos obtenidos por Hacienda, "resulta claro" que "deben imputarse a la persona física [en relación al Duque de Palma] y no a la persona jurídica [Aizoon]". La AEAT atribuye de este modo al Duque el impago de más de 240.000 euros entre 2007 y 2008 del IRPF, mientras que el perito que el pasado día 25 declaró por parte de Manos Limpias apuntó a indicios de cooperación o complicidad por parte de la Infanta en la comisión de un presunto delito fiscal durante ambos años.