Público
Público

Cuando Agag tenía amnesia y no sabía nada ni de Correa ni de la 'Gürtel'

Hace tres años, el yerno de Aznar se burló de un periodista para evitar responder a sus relaciones con el cabecilla de la trama corrupta, y ayer admitió que le pagó la iluminación de su boda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Alejandro Agag ha recuperado la memoria. Si en 2009 el yerno del expresidente José María Aznar decía tener una amnesia repentina para evitar hablar sobre la trama Gürtel y su relación con ella, ayer recobró milagrosamente la memoria.

Hace tres años, el periodista de TV3 Lluís Canut le interrogaba en el circuito de Montmeló sobre la trama y sus lazos con el cabecilla de la misma, Francisco Correa. El yerno del expresidente se hizo el loco desde el primer momento, cuando Canut le preguntó por quién había elaborado la lista de invitados para su boda con Ana Aznar, en la que se encontraba la plana mayor de la Gürtel. 'Debió ser un mecánico', contestó con sorna.

Y continuó burlándose del periodista de TV3 para evitar responder a las cuestiones sobre la trama de corrupción, justo en el momento en el que Canut sacó el nombre de Correa. 'Me está entrando una especie de amnesia', se apresuró a decir.

'Dígame al menos qué regalo de boda le hizo', prosiguió el periodista. 'La amnesia ahora es total', persistió Agag en su desprecio hacia las preguntas de Lluís Canut. El yerno de Aznar fue perdiendo facultades de tal manera que acabó sordo para evitar responder también a la última cuestión, cuando se le pidió su opinión sobre la presunta corrupción en el PP. 'Mire, ahora la amnesia se ha convertido en sordera', zanjó. 

Alejandro Agag recuperó ayer sus facultades para recordar que Correa sí había estado entre los invitados a la boda y qué fue lo que le regaló. En un comunicado a el diario El País, admitió este martes que el cabecilla de la Gürtel le pagó la iluminación del evento que se celebró en 2002.

En dicho comunicado, Agag argumenta que la invitación a Correa fue debido a su 'relación de amistad con él en esa época'. No obstante, se justifica asegurando que ni él ocupaba en esa época cargo público ni Correa estaba imputado entonces.

Horas después, el yerno de Aznar precisó que 'nunca ha recibido nada de ninguna supuesta trama', sino que 'recibió un regalo de boda de un particular, amigo suyo e invitado' a su boda. Argumentó que 'hace diez años y medio', cuando se celebró el enlace, 'no se conocía nada denominado como trama Gurtel' e insistió en que 'no existe vínculo alguno' con la 'supuesta trama'.