Publicado: 19.11.2014 12:40 |Actualizado: 19.11.2014 12:40

Aguirre mantiene al exgerente del PP que dimitió por las tarjetas de Caja Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

No sólo no lo ha despedido, sino que defiende su continuidad. Beltrán Gutiérrez Moliner, exgerente del PP de Madrid, sigue trabajando para el partido después de presentar su dimisión al conocerse que había gastado 58.000 euros con una de las tarjetas opacas de Caja Madrid.

En un comunicado, el PP de Madrid explica que el exgerente nunca fue despedido y que en su caso no ha habido una "baja encubierta" ni "nada engañoso", tras la publicación hoy de informaciones que apuntan a que fue contratado por el partido de Madrid al día siguiente de dejar su puesto de gerente.

Antes de su cese como gerente, la cuenta de cotización de Gutiérrez Moliner estaba adscrita a la dirección nacional del PP y, tras su abandono del cargo, se ha asignado al Partido Popular de Madrid, recalca la nota, que añade que el exgerente trabajaba para la formación antes de ser nombrado en su antiguo cargo y mantiene su antigüedad.

En su anterior puesto, Gutiérrez Moliner ha sido relevado por Guillermo Mayoral, cuya cuenta de cotización dependía del PP de Madrid y ahora está adscrito a la dirección nacional.

Por ello, el PP de Madrid defiende que lo ocurrido se reduce a trámites administrativos y que "cualquier otra forma de ver este asunto es contrario a la verdad y busca fines diferentes al hecho en sí".

Gutiérrez Moliner anunció el pasado 7 de octubre que dejaba el puesto de gerente del PP de Madrid, que ocupó durante 14 años, tras conocerse el informe de Bankia que revelaba que gastó 58.000 euros con una tarjeta de Caja Madrid emitida al margen de los circuitos regulares por su condición de consejero de la entidad.

El día anterior, Gutiérrez Moliner había puesto su cargo a disposición del partido, tras lo cual la dirección del PP nacional, de la que dependen los gerentes de las organizaciones territoriales de este partido, pidió su cese.

La noticia no ha sentado demasiado bien en la oposición, y tanto el PSOE como el PP piden su cese inmediato.

El secretario general del PSM, Tomás Gómez, ha manifestado esto supone "un botón de muestra" de lo que ha sido la "era Aguirre".

Así lo ha manifestado en una rueda de prensa en la sede del PSM, en la Plaza del Callao, donde ha señalado que los ciudadanos están "hartos y saturados". "Ya no valen los paripés, la frivolidad, los engaños, la era Aguirre ha tocado fin", ha sentenciado.

Por su parte, el diputado de Izquierda Unida en el Congreso, Gaspar Llamazares, considera que el caso del exgerente del PP de Madrid evidencia que "en el PP todo es simulado y en diferido" y "nada es de verdad ni definitivo".

Según Llamazares, en asuntos de corrupción en el PP ha triunfado la tesis de su secretaria general, María Dolores de Cospedal, del "todo simulado y en diferido". "Eso vale con (su extesorero Luis) Bárcenas, con (el exministro Jaume) Matas y en general con todo el PP. Con cualquiera que tenga que ver con el PP, nada es de verdad ni es definitivo", ha apostillado.

También preguntada por este asunto, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha instado al PP de Madrid a dar explicaciones sobre por qué ha mantenido como trabajadora Beltrán Gutiérrez.

En declaraciones a 13TV, Cospedal ha recordado que, tras conocer el uso de la tarjeta opaca, tomó "inmediatamente" la decisión de pedir el cese de Gutiérrez Moliner porque su puesto tenía una responsabilidad "con carácter nacional".

Tras resaltar que Gutiérrez Moliner ya no ostenta cargos de responsabilidad orgánica ni institucional, la secretaria general del PP ha remarcado que es el PP de Madrid quien debe explicar por qué ha querido mantener el contrato laboral de Gutiérrez Moliner.

"El PP de Madrid tenía a esta persona contratada y ha querido seguir con ese contrato como trabajador, el PP de Madrid tiene que dar una explicación", ha recalcado.

Según Cospedal, el PP de Madrid no ha contratado al exgerente por la "puerta de atrás" porque en todo momento este ha estado dado de alta en la Seguridad Social, pero sí debe explicar si por el uso de la tarjeta opaca podía rescindir ese contrato laboral.