Publicado: 03.02.2013 08:42 |Actualizado: 03.02.2013 08:42

Aguirre se ofrece a regenerar el PP 'olvidando' Fundescam, a Díaz Ferran y su campaña de 2003

La presidenta del PP de Madrid se ha colocado a la cabeza de la exigencia de regeneración del partido frente a la corrupción. No recuerda quizá que una fundación de la comunidad recibió dinero del encarcelado presiden

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Regeneración del partido". "Investigar caiga quien caiga". "Que se aclare hasta el final". Esperanza Aguirre se puso a la cabeza de la manifestación interna del PP contra la corrupción, tras publicarse las informaciones sobre la existencia de sobresueldos a los dirigentes del partido.

Sin embargo, lo que la expresidenta madrileña parece haber olvidado, o por lo menos no lo menciona en estos momentos, es la investigación, incluida dentro del sumario del 'caso Gürtel', por los donativos de 246.000 euros que entre los años 2003 y 2004 hizo el entonces presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferran --hoy en la cárcel--,  a la fundación del PP madrileño Fundescam, a cuyo frente estuvieron en diferentes periodos la propia Aguirre o el actual presidente del Senado, Pío García Escudero.

El círculo se cerró con el descubrimiento de que Fundescam financió actos electorales, organizados por Francisco Correa y su trama, en las campañas municipales y autonómicas de 2003 --que auparían a Aguirre a la presidencia de la Comunidad tras el 'tamayazo'--, y en las generales de 2004.

Algunos medios señalaron a Aguirre como la fuente de la filtración de la lista de BárcenasAguirre fue de las primeras dirigentes del PP en reaccionar a la información de "El Mundo", del 18 de enero, que denunciaba el pago de sobresueldos en dinero negro en el PP, e incluso algunos medios la señalaron como la fuente de la información, lo que ella se apresuró a negar. Eso sí, reclamó una regeneración del partido y que se investigará hasta el final cayese quien cayese.

La presidenta madrileña no ha tenido la misma celeridad al comentar las novedades conocidas esta semana, cuando se ha sabido el detalle de la contabilidad 'b' que llevaba el tesorero Bárcenas, en la que, según "El País", se detallan los ingresos y donaciones privadas al partido que superaban en un 70% el límite legal. Es decir, que eran ilegales.

Tiene la excusa de que ha pasado unos días de relax con su marido en Santo Domingo, aunque este sábado estaba en el Comité Ejecutivo Nacional de su partido convocado de forma extraordinaria por Mariano Rajoy ante el escándalo de los sobresueldos y la 'caja b'.

En el caso de las realizadas en 2003 y 2004 a Fundescam por Díaz Ferran, por valor total de 246.000 euros, se hicieron a través de sus empresas pero en muchos casos citando el nombre y apellidos del expresidente de la CEOE como autor de la donación.

Los motivos del generoso desembolso de Díaz Ferran se consignaban por escrito: "En concepto de colaboración y ayuda para el cumplimiento de sus fines fundacionales encaminados al estudio y actuación sobre el desarrollo económico y social, así como el progreso de todo el territorio comprendido en la Comunidad de Madrid", como se hizo en el certificado de pago de 72.000 euros el 11 de agosto de 2003.

La investigación de esta ramificación del 'caso Gürtel' está aparcada por la posible prescripción de los delitos Sin embargo, las investigaciones cerraron el círculo de la sospecha de financiación ilegal del PP, ya que se comprobó que Fundescam financió actos electorales de las campañas de 2003 y 2004, algunos llevados a cabo por Correa y su trama empresarial. La investigación de esta ramificación del 'caso Gürtel' está aparcada por la posible prescripción de los delitos.

En mayo de 2009, tras conocerse estas informaciones sobre Fundescam y las campañas electorales, Esperanza Aguirre echó balones fuera recordando que el presidente en 2003 de la fundación era Pío García Escudero. "Pregunten a Pío, pío, pío", señaló la entonces presidente de la Comunidad madrileña.

En cuanto a Díaz Ferrán, se encuentra en la cárcel de Soto del Real, en Madrid, desde el pasado 5 de diciembre, por el vaciamiento patrimonial del grupo Marsans para evitar el pago a los acreedores. Tiene impuesta una fianza de 30 millones de euros, una de las más altas de la historia.