Público
Público

Aguirre se queda sin dinero para pagar a los farmacéuticos

El Colegio profesional pide un crédito para tapar la deuda sin autorización de los asociados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0


El consejero de Sanidad, Juan José Güemes , a su llegada a uno de los hospitales en los que fue abucheado. EFE

O al Gobierno de Esperanza Aguirre se le ha acabado el presupuesto de 2008 destinado a sanidad dos meses antes de tiempo o el montante para el pago a los farmacéuticos de los medicamentos ha sido utilizado para financiar otras actividades.

El Ejecutivo de la Comunidad de Madrid no ha querido dar explicaciones sobre este asunto, en el que sólo caben las dos hipótesis antes señaladas: que el Gobierno regional se haya quedado sin liquidez para cumplir sus compromisos de pago, por lo que tendría que acabar dando explicaciones, o bien que haya empleado esos fondos para otros proyectos. En ese caso, los expertos consultados sostienen que podría haberse producido una actuación castigada jurídicamente. Por ello, algunos de los afectados puestos en contacto con este periódico no descartan emprender acciones judiciales.

Así, según ha podido saber Público de distintas fuentes del sector farmacéutico, el 22 de noviembre, fecha en la que estos profesionales tendrían que cobrar de la Comunidad el importe de los medicamentos vendidos en octubre con recetas de la Seguridad Social, el pago no había sido efectuado.

Extrañados, y puesto que son los farmacéuticos los que adelantan a los laboratorios el importe íntegro de sus productos, algunos de ellos se pusieron en contacto con el Colegio de Farmacéuticos de Madrid (CFM), que preside Alberto García Romero (hermano de Paloma García Romero, concejala-presidenta de la Junta Municipal del distrito de Tetuán y persona muy cercana a Ruiz-Gallardón), para conocer los motivos del impago. El departamento de Contabilidad admitió, según explicaron los afectados, que 'el Gobierno de la Comunidad de Madrid no tenía dinero para pagar' y que, por tanto, el Colegio de Farmacéuticos se había encargado de pedir un préstamo bancario para cubrir el agujero del Gobierno de Aguirre y pagar las deudas.

La indignación de los colegiados, que efectivamente cobraron con un retraso de cinco días su dinero -el 27 de noviembre- gracias al crédito solicitado por el Colegio de Farmacéuticos sin su consentimiento, viene, pues, por partida doble. Por un lado, creen que la Comunidad de Madrid 'se apropia indebidamente del dinero de los farmacéuticos para encubrir la mala administración de la sanidad autonómica', aseguró a este periódico la dueña de una conocida farmacia de la capital y miembro del Colegio profesional.

Por otro, el descontento de los farmacéuticos hacia la institución que se supone que debe velar por los intereses de sus colegiados frente a la Administración y no al revés es también manifiesto. Los miembros del Colegio Profesional se quejan de que se haya pedido el crédito sin contar con ellos, y ahora haya que pagar unos intereses innecesarios si el Gobierno de Aguirre hubiese cumplido con sus compromisos.

La Comunidad ha prometido al Colegio que devolverá las cantidades a principios del próximo año.