Público
Público

Aguirre ya admitió en 2009 que conocía las adjudicaciones irregulares del Canal

La expresidenta de la Comunidad de Madrid tuvo acceso al dossier desvelado por 'Público' en el que el propio PP de Madrid detallaba las operaciones de Ignacio González y consideró que "todo era falso y calumnioso". Rajoy lo ignoró

Publicidad
Media: 5
Votos: 6
Comentarios:

Los expresidentes de la Comunidad de Madrid Ignacio González y Esperanza Aguirre, en una imagen de archivo. EFE

Esperanza Aguirre, que ayer se desvinculó por completo de la trama Gürtel que operaba bajo su mandato al frente de la Comunidad de Madrid, conocía ya en 2009 las presuntas adjudicaciones irregulares que su hombre de confianza, Ignacio González, había llevado a cabo a través del Canal de Isabel II.

Así lo reconoció ella misma en aquel entonces, después de que este diario publicara un dossier elaborado por el propio PP de Madrid en el que hasta el extesorero Álvaro Lapuerta consideraba poco "limpias" las operaciones por las que González habría otorgado contratos públicos a empresas de sus familiares y amigos. 

"En el año 2006, a mí me llamó el presidente del partido, Mariano Rajoy, para decirme que el tesorero tenía unos dossiers de los señores González y [Francisco] Granados  [ex número dos de Aguirre]. Inmediatamente, yo pedí a los señores González y Granados que hablaran con el tesorero y que aclararan cualquier asunto que pudiera parecer que pudiera poner en duda su honorabilidad. Se demostró que todo ello era falso y calumnioso", afirmó Aguirre en 2009 [Ver vídeo].

Es decir, tal y como avanzó Público en su momento, Rajoy ignoró dicha documentación y dejó la investigación en manos de la lideresa regional. Ésta, a su vez, puso la mano en el fuego por sus hombres de confianza y enterró la cuestión asegurando que se trataba sólo de una estrategia política contra ella. "Me siento una víctima. Van a por mí", se hizo la víctima. 

Ahora, ocho años después, la Justicia, a través de la Operación Lezo, ha ratificado que dichas informaciones no eran ni falsas ni calumniosas. González, que perdió su batalla judicial contra este periódico por ese mismo caso, está ahora detenido. Su mentora, que sigue sin confiar en la veracidad de los hechos que conoció en 2006, compungida