Publicado: 12.02.2016 14:29 |Actualizado: 12.02.2016 17:18

Esperanza Aguirre dice sentirse respaldada por la dirección nacional del PP tras los registros

La presidenta del PP de Madrid declara en la comisión de corrupción de la Asamblea de Madrid que pone la mano en el fuego por Lucía Figar, ex consejera de Educación y por su jefa de prensa Isabel Gallego.

Publicidad
Media: 2.29
Votos: 7
Comentarios:
La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, durante su comparecencia en la comisión de corrupción de la Asamblea de Madrid para analizar las contrataciones efectuadas por la Agencia de Informática y Comunicaciones (ICM) autonómica, investigada en e

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, durante su comparecencia en la comisión de corrupción de la Asamblea de Madrid para analizar las contrataciones efectuadas por la Agencia de Informática y Comunicaciones (ICM) autonómica, investigada en el caso Púnica, un día después del registro en la sede de la formación. EFE/Chema Moya

MADRID.- Esperanza Aguirre, presidenta del PP de Madrid y portavoz en el Ayuntamiento de la capital, dice sentirse respaldada por la dirección nacional del Partido Popular después de que el pasado jueves se registrase la sede del PP madrileño, situado en la calle Génova, en busca de pruebas de financiación ilegal. “Cómo no” ha respondido a los medios sobre si tenía el apoyo de la cúpula de los conservadores, antes de su comparecencia en la comisión de corrupción de la Asamblea de Madrid.

Los registros de este jueves en la sede conservadora se produjeron tras las sospechas en torno a los pagos realizados por el consejero de OHL y yerno del empresario Juan Miguel Villar Mir, Javier López Madrid, al que fuera gerente del PP de Madrid hasta octubre de 2014, Beltrán Gutiérrez, quien abandonó el cargo tras el escándalo de las tarjetas black de Caja de Madrid. Aguirre ha aclarado que Beltrán Gutiérrez, tras ser cesado como gerente por su implicación en el caso de las tarjetas "black", volvió a ocupar su plaza como empleado del PP de Madrid.



Después del registro en la vivienda del ex gerente regional del partido, la Guardia Civil accedió a su despacho de la calle Génova y revisó el ordenador con el que trabaja habitualmente, ya que sigue siendo empleado en la formación.

Aguirre ha dicho a la prensa antes de entrar en la comisión que igual que le ha tocado vivir los escándalos socialistas en los ochenta y los noventa, ahora le ha tocado “vivir los escándalos de corrupción del PP”, eso sí, destacando que el PSOE tiene más casos y de mayor cuantía que el PP. “Por no hablar de los independentistas catalanes”, ha criticado. La presidenta del grupo conservador de Madrid también se ha metido con el partido morado y su relación con Irán y Venezuela, que ha calificado como “regímenes deleznables”.

La presidenta del PP madrileño ha acudido al órgano parlamentario para responder las preguntas, en calidad de ex presidenta de la Comunidad de Madrid, sobre las posibles irregularidades en el caso de la agencia de Informática y Comunicaciones de la Comunidad de Madrid (ICM), salpicada en la trama Púnica.

La empresa ICM hizo “3.500 contratos por un valor total de 750 millones de euros” cuando Engracia Hidalgo, actual consejera de Hacienda en la Asamblea de Madrid, era presidenta de la empresa entre 2007 y 2008. Hidalgo ha declarado en el órgano parlamentario porque los dos únicos gerentes de ICM nombrados por ella, Cándido Cerón y Martínez Nicolás, están imputados en la Púnica. “No conozco el detalle de todos los contratos pero sí soy conocedora de los instrumentos de control de ICM, al igual que de las normas de contratación”, ha dicho la consejera en la comisión minutos antes de la comparecencia de Aguirre.

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, tras su comparecencia en la comisión de corrupción de la Asamblea de Madrid. EFE/Chema Moya

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, tras su comparecencia en la comisión de corrupción de la Asamblea de Madrid. EFE/Chema Moya

César Zafra, diputado parlamentario de Ciudadanos ha iniciado el turno de palabra preguntando a Aguirre si consideraba normal la frase de Salvador Victoria: “Esto se ha hecho toda la vida y nunca ha pasado nada”, en relación a unos supuestos maletines con dinero que le entregaban al ex consejero de Presidencia en un coche por la noche. “Claro que me choca”, le ha contestado la presidenta del PP de Madrid.

Durante su turno de respuesta, Aguirre ha dicho sentirse “muy orgullosa” de su época en la presidencia de la Comunidad de Madrid y ha puesto la mano en el fuego por Lucía Figar, ex consejera de Educación, y por su actual responsable de comunicación y persona investigada por la Púnica, Isabel Gallego. “La señora Gallero está investigada pero no tiene ningún indicio”, ha señalado. Una declaración que no ha servido a la oposición, pues el propio Alejandro de Pedro, ‘conseguidor’ de la trama Púnica, ha afirmado en una comparecencia anterior que se reunía con Gallego a diario.

Más tarde ha destacado que Salvador Victoria tiene toda su confianza “hasta que se demuestre que ha hecho algo ilícito“, contestación que choca con las acciones de la presidenta del PP de Madrid, ya que no contó con Victoria en la capital para ser una de sus personas de confianza en las pasadas elecciones municipales.

Cuando el portavoz y diputado de Podemos en la Asamblea, Ramón Espinar, le ha preguntado de forma reiterada por la corrupción en su partido, la presidenta del PP se ha puesto a la defensiva y ha dicho que sentía miedo de que se la linchase como han hecho con otros cargos.

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, durante su comparecencia en la comisión de corrupción de la Asamblea de Madrid. EFE/Chema Moya

A partir de ese momento, una pequeña discusión entre el miembro del partido morado y Aguirre ha provocado la intervención de la presidenta de la comisión, Dolores González Pastor, de Ciudadanos, para poner orden. Espinar ha replicado la decisión de la representante de la formación naranja, quien le ha interrumpido en sus declaraciones, provocando otra pequeña discusión paralela.

El PSOE ha pedido explicaciones a la presidenta del PP de Madrid sobre los contratos de la Ciudad de la Justicia, proyecto cuya génesis data de 1996, cuando Alberto Ruiz-Gallardón acordó su construcción con el Ministerio de Justicia. “Ahora me llevo muy bien con él”, ha comentado entre risas Esperanza Aguirre, contando con la complicidad de los portavoces del PP presentes en la sala.

“A partir del año 2008 suspendimos el proyecto de la Ciudad de la Justicia, que entiendo que se considere un proyecto megalómano”, ha afirmado Aguirre a Encarnación Moya. Cuestión que ha rebatido la diputada del grupo parlamentario socialista, al tener datos sobre cómo durante el año 2008 y 2009 hubo prórrogas millonarias que se pagaron con el dinero de los ciudadanos.

En los últimos minutos de la reunión, Aguirre se ha enorgullecido de que de las más de 500 personas que ha nombrado “sólo dos personas han salido ranas”, Francisco Granados y Alberto López Viejo. “Por mis manos han pasado 200.000 millones de euros a lo largo mi carrera política”, decía también con tono burlón a los portavoces de la oposición. Una versión de su gestión que no se cree el portavoz de Podemos, quien ha concluido: “Usted viene con la actitud de Dorothy de El Mago de Oz pero la película no es esa, sino Gomorra”.

Etiquetas