Publicado: 27.05.2014 19:47 |Actualizado: 27.05.2014 19:47

Aguirre regresa al lugar del crimen

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La presidenta del PP madrileño, Esperanza Aguirre, parece no haber escarmentado con la multa que le costó hace casi dos meses aparcar su coche en el carril bus de la Gran Vía de la capital y darse a la fuga tras arrollar la moto de un agente de Movilidad . Este martes, la lideresa ha vuelto a hacer lo mismo aunque con varias diferencias.

En primer lugar, en esta ocasión no conducía ella el Toyota que, alrededor de las 19:30 horas, estaba estacionado a la altura del edificio de Telefónica, en el número 30 de la madrileña avenida. Ni siquiera se subió a él.  El coche en el que Aguirre montó era un Ford de color azul oscuro, indebidamente parado en el carril bus de esta calle, al igual que el Toyota, del que no se puede confirmar que se bajara previamente, pero que también estaba estacionado en un lugar prohibido y que siguió al vehículo de Aguirre. Una portavoz del PP se negó a precisar si el Ford azul es el coche oficial que el partido pone a disposición de Aguirre "por motivos de seguridad".

Aguirre había acudido al acto de celebración del XV Aniversario Fundación Euroamérica, que contaba con la participación del príncipe Felipe de Borbón, el expresidente socialista Felipe González, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo; la presidenta de la Fundación Euroamérica y excomisaria europea, Benita Ferrero-Waldner, y el presidente de Telefónica, César Alierta, que ejercía de anfitrión. Según indicó a este diario la citada portavoz, Aguirre acudió a título personal a este acto y, por eso, dicha actividad no se encontraba en su agenda oficial de actos públicos como presidenta de los conservadores madrileños. Subrayó también que "la presidenta" estaba siendo sometida por este periódico a una "persecución".

Esta vez, Aguirre no ha sido multada por agentes de Movilidad, ya que existía un amplio despliegue policial que rodeaba toda la manzana compuesto por agentes de la Unidad de Intervención Policial y efectivos de la Policía Municipal en razón al acto al que acudía el príncipe Felipe y otras autoridades.

*Nota de la redacción: La fotografía que ilustra esta información corresponde al Toyota aparcado en la Gran Vía de Madrid que siguió al Ford azul en el que iba Esperanza Aguirre. Sin tener constancia directa, la primera versión de esta noticia afirmaba en un primer momento que Aguirre había descendido de su interior.