Publicado: 24.02.2016 20:16 |Actualizado: 24.02.2016 20:49

Al exsocio de Urdangarin le resulta difícil responder qué es una asociación sin ánimo de lucro

Torres sostiene que el convenio con Baleares "nos vino dado " por el Govern de Matas. La experiencia que aportaron para organizar las cumbres no era por los ocho empleados del Instituto, sino por los profesionales que eran capaces de reunir, afirma ante la Audiencia de Palma.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:
Diego Torres durante su interrogatorio en el juicio por el caso Nóos. Al fondo, el resto de los procesados. EFE/Cati Cladera

Diego Torres durante su interrogatorio en el juicio por el caso Nóos. Al fondo, el resto de los procesados. EFE/Cati Cladera

MADRID.- A Diego Torres, exsocio de Iñaki Urdangarin, le costó responder a una sencilla pregunta planteada por la abogada de la Comunidad autónoma de Baleares durante el juicio sobre el Instituto Nóos, trama través de la cual captaron contratos supuestamente irregulares por más de 6 millones de euros.

"Para usted, ¿qué es una asociación sin ánimo de lucro?" La pregunta de Maria Ángeles Berrocal era sencilla. Porque el Instituto Nóos se presentaba como una asociación sin ánimo de lucro y logró contratos del Govern de Baleares en la época de Jaume Matas por valor de 2,3 millones de euros para organizar dos ediciones del Illes Balears Forum en 2005 y 2006.

"Mire, yo no soy abogado. Entiendo que es una forma jurídica que existe en el ordenamiento español que da cabida a diversas formas" societarias. "Una de ellas son las asociaciones profesionales", que reúne "a profesionales para realizar proyectos en común".

Así fue la respuesta de Diego Torres en un interrogatorio donde se mostró desafiante ante la abogada que representa la acusación del Govern, a la que apostilló y se dedicó a eludir sus preguntas sencillas por medio de largos monólogos en los que dejaba caer su supuesta experiencia internacional y su curriculum vitae.

El contrato les vino dado por el Gobierno de Matas

Torres reconoció en el juicio que en el año 2003 el Instituto Nóos carecía de empleados y que externalizaban los trabajos. En el año 2005 lograron el primer contrato con Baleares por 1,2 millones de euros. Entonces tenían ocho trabajadores.

"¿Qué hacía la Fundación, aparte de pagar?", le preguntó entonces la abogada. "Reúne a un importante número de expertos", explicó Torres quien reconocí ante el tribunal que la experiencia en la organización de eventos no es de la plantilla, sino de las personas que "reúne" esta asociación: "Las metodologías" no lo hacía el personal del Instituto Nóos, sino los miembros de la asociación "reunidos" por "un interés científico común" para desarrollar proyectos, como los congresos.

Otra pregunta sencilla de la abogada: "¿Por qué es la asociación sin ánimo de lucro Instituto Nóos la que gestiona, ofrece, llámele x, que es la que se presenta a las administraciones?" Torres optó por no responder porque -explicó- Nóos "no vende nada, como servicio, busca patrocinador y lo encuentra en la Fundación Illesport", sostuvo en contra de lo asegurado por José Ballester, 'Pepote', el entonces director general de Deportes, quien explicó al tribunal que fue Iñaki Urdangarin el que le ofreció organizar este evento en las islas.

El contrato "nos vino dado por la Fundación Illesport", dependiente del Govern balear. "Nosotros presentamos el proyecto, pero la redacción no la hicimos nosotros", explicaba Torres mientras intentaba eludir la pregunta de Berrocal sobre el hecho de que el convenio tuviera un redactado similar al realizado en Valencia en el año 2004.

La abogada de la Comunidad Autónoma de Baleares, Ángeles Berrocal, durante su interrogatorio a Diego Torres, exsocio de Iñaki Urdangarin en el Instituto Nóos. EFE/Cati Cladera

La abogada de la Comunidad Autónoma de Baleares, Ángeles Berrocal, durante su interrogatorio a Diego Torres, exsocio de Iñaki Urdangarin en el Instituto Nóos. EFE/Cati Cladera

"Mire que la pregunta era sencilla. Antes del Valencia Summit ¿cuántos foros habían organizado previamente?", repreguntaba la abogada, inasequible a los monólogos de Torres. El exsocio de Urdangarin acabó reconociendo que no habían organizado ningún foro como el de Valencia antes de 2004.

Y, ¿cómo cerraron el importe de 1,2 millones de euros a cobrar por la organización del forum de Baleares en 2004? Por la experiencia que habían adquirido en Valencia, respondía mientras matizaba: "el coste no está necesariamente vinculado al patrocinio que solicitamos".

Torres ha reconocido que no descontaron a la Fundación balear Illesport los billetes de avión cedidos por Air Europa y las habitaciones en hoteles Melia como patrocinio, dinero que se ahorraron como organizadores.

El exsocio de Urdangarin negó que el 99% de los proveedores del Forum fueran empresas de la trama Nóos, en contra de lo que sostenía la letrada. Ante su negativa tajante, la letrada ha solicitado al tribunal la suspensión del juicio hasta mañana jueces: planea exhibir, una a una, las facturas para la organización del congreso de Palma.

Este jueves será la tercera jornada del interrogatorio a Torres, quien en la mañana ha sido acorralado por la abogada del Estado, Dolores Ripoll, porque no ha sido capaz de explicar las facturas cruzadas e hinchadas con supuestas consultorías a través de las cuales vació junto a Urdangarin las arcas del Instituto Nóos, la fundación sin ánimo de lucro con la que se presentaron ante las administraciones públicas de Baleares y Valencia.