Público
Público

Al PP le "subleva" que se tache de "inmoral" el gasto en desfiles

Conservadores, socialistas y UPyD rechazan en la Comisión de Defensa del Congreso que se supriman las paradas militares, como pedía ERC

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El 12 de octubre no se toca. Tampoco el Día de las Fuerzas Armadas, que se celebra en la primavera y viaja cada año de ciudad a ciudad española.

Puede sonar a verdad de Perogrullo. Las paradas militares parecen consustanciales a la democracia... O no tanto. El diputado de ERC Joan Tardà planteó esta tarde en la Comisión de Defensa del Congreso deshacer ese binomio, 'enviar un mensaje a la ciudadanía' de que 'los tiempos que corren no son para desfiles'. Para ello, exigió 'suprimir' todo tipo de ceremonias castrenses 'que supongan un gasto superfluo de exhibición militar', eliminar las celebraciones públicas del Día de las Fuerzas Armadas o aquellas de carácter privado que impliquen 'un gasto extra al Ministerio de Defensa' y recortar los presupuestos del Ejecutivo destinados a estos fines para inyectarlos en políticas sociales. Pretensión en vano porque recibió el rechazo expreso de PP, PSOE y UPyD. CiU e Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) se abstuvieron, aunque no intervinieron en el debate. 

Tardà extremó las formas durante su exposición, intentando hacer hincapié en la parte económica de su proposición no de ley, fijándose en el ahorro y no en el hecho de él mismo representa a un partido 'separatista'. Los desfiles, 'y especialmente en una época de crisis', dijo, son una 'obscena exhibición de cómo gastan el dinero en armas y soldados mientras recortan en hospitales y profesorado'. El texto de la iniciativa [descargar aquí] lo afirmaba en términos semejantes: 'Resulta inmoral el mantenimiento de un gasto superfluo como éste mientras se recorta en sanidad o educación'.

El PP insiste en que hay que expresar 'respeto' a las Fuerzas Armadas

Al PP le molestó el adjetivo 'inmoral' aplicado al gasto en desfiles de las Fuerzas Armadas (FAS). 'Llamar inmoral a rendir homenaje a estas personas que han dejado su vida con una coordinación, precisamente territorial, admirable, con un miembro de la Generalitat entre ellos, realmente subleva. No podemos admitir los términos en los que está redactada esta proposición no de ley', dijo Beatriz Rodríguez-Salmones, Betina, que pidió a ERC 'respeto' a los datos y a los militares. A los datos porque Tardà había esgrimido, para sustentar su argumentación, una encuesta del CIS de junio de 2008 en la que se advertía que un 27,4% consideraba 'demasiados' los recursos destinados a Defensa y que en la que mostraba que para un 41,6% de los españoles era preferible recortar en gasto militar antes que en políticas sociales. La diputada conservadora añadió que había datos más recientes, de julio de 2011 –y los hay, sólo que ese 27,4% aumenta al 36,2%– y que el Ejército es bien valorado por los ciudadanos –los militares suscitan mucha o bastante confianza para el 76,2% (mayo de 2012) y las FAS reciben una nota del 5,65 (octubre de 2011), por encima de la Corona (4,89)–.

No hay opción entre Defensa sí o no, blancos o negros, según el PP. 'La dicotomía de mantequilla frente a cañones la podemos decir en una tertulilla de radio, pero no se mantiene. Hay que hacer las dos cosas, garantizar salud, pensiones, educación y la defensa'. La parlamentaria arguyó que en un país que sufrió los terribles atentados del 11-M en Madrid, perviven los 'riesgos, las amenazas'. 'No podemos entrar en si nos gusta el [caza] Eurofighter o un hospital'. La diputada combatió igualmente el argumento del ahorro, porque el desfile del 12-O ya contempla una reducción presupuestaria 'del 71%'. Este año, el Gobierno gastará en la parada del Día de la Hispanidad 900.000 euros, frente a los 2,8 millones del año pasado, informa Efe. El ahorro se debe a que este 12-O no contará con exhibición aérea ni con la presencia de acorazados, carros de combate, blindados, aviones y helicópteros.

El PSOE receta que, puestos a recortar, se pegue el tajo a los actos de la Diada

No obstante, Rodríguez-Salmones se reservó la parte más sensible de su intervención para pedir 'respeto' a los militares, los únicos funcionarios que, 'por ley', están obligados a entregar su vida por España si hiciera falta. Enfatizó que, por los integrantes de las FAS y por las familias de los muertos en servicio, se requiere un homenaje al año, común en otros países del mundo. 'Respeto, porque ellos se hacen respetar', y ni siquiera 'admiración' por su 'heroísmo', remachó. 

El PSOE no se quedó un centímetro más atrás. El diputado Herick Campos acusó a ERC de 'tensionar' la política, afeó a Tardà que hablara de 'exhibición obscena' y le reprochó el 'populismo' de su medida. Los socialistas podrían apoyar la racionalización de recursos empleados en los desfiles, pero no el 'extremo' al que habían llegado los republicanos. El parlamentario reivindicó la utilidad de las celebraciones castrenses, porque se pone 'en valor' el trabajo en equipo, la dedicación personal de los militares y su espíritu de sacrificio y porque actos como el Día de las FAS tienen carácter 'divulgativo' y reportan beneficios a las ciudades que lo acogen. 'Es compatible aumentar las becas y las políticas sociales y el apoyo a los sectores productivos al tiempo que se celebra el Día de las FAS y tenemos unas Fuerzas Armadas equipadas como corresponde'.

Campos añadió que los ciudadanos seguramente no querrán que desaparezca la Unidad Militar de Emergencias (UME) –que ayuda a la extinción de incendios– ni la salida de las misiones de paz en el extranjero. El socialista llegó a recetar un consejo nada pacífico: puestos a pedir tijeretazos, que también se apliquen en la celebración 'de la Diada', el 11 de septiembre. Irene Lozano, portavoz de UPyD, refrendó las tesis de los dos partidos mayoritarios: 'La defensa no es un lujo, sirve para defender el sistema democrático'.