Publicado: 29.08.2014 00:01 |Actualizado: 29.08.2014 00:01

Al PSOE le faltan cuatro barones… o baronesas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El nefasto resultado que logró el PSOE en las elecciones europeas no sólo le pasó factura a nivel federal y le llevó a la convocatoria de un Congreso Extraordinario para elegir a un nuevo líder y una nueva dirección. A nivel territorial, algunos secretarios regionales también tiraron la toalla y, en este otoño, los socialistas deberán elegir a cuatro nuevo barones o más bien baronesas -por lo que apuntan las informaciones- en cuatro federaciones.

El primero que lo hizo fue el secretario general del Partido Socialista de Navarra (PSN), Roberto Jiménez, que tras su desgaste con el pulso con Ferraz por la moción de censura contra el Gobierno de Yolanda Barcina en el que claudicó, decidió irse de la política navarra el día después de las europeas, donde en la Comunidad Foral los socialistas cosecharon un pésimo resultado.

Jiménez, que pidió a Pedro Sánchez entrar en la Ejecutiva Federal y ha logrado estar como responsable de Política de Inmigración en la dirección del partido, ha dejado todo abierto en su federación. Habrá Congreso Extraordinario y elección en primarias del candidato. La federación navarra está muy dividida, y Jiménez no quiere estar en ninguna operación.

Los pasos de Roberto Jiménez los siguió Patxi López. También en el País Vasco los resultados de los socialistas en las europeas fueron malos. El exlehendakari decidió que su tiempo había pasado y, más allá de las operaciones en las que estuvo durante las primarias del PSOE, también se conformó con estar en la dirección del partido -donde ya estaba con Rubalcaba- y pilotar una transición en el PSE controlada.

Todo apunta a que será Idoia Mendia, ex consejera de Justicia y ex portavoz del Gobierno de Patxi López, quien liderará el nuevo PSE tras el Congreso de mediados de septiembre.

Se prevé un Congreso tranquilo en el que no habrá más candidaturas. Las elecciones vascas no serán hasta 2016, por lo que hay tiempo para intentar consolidar un nuevo liderazgo.

El frente más convulso en las federaciones socialistas está en Castilla y León. El enfrentamiento entre el ex secretario de Organización del PSOE, Óscar López; y el actual secretario general de esta región, Julio Villarrubia, es clamoroso. Actualmente, hay una gestora formada para dirigir el partido y se está a la espera del Congreso y la designación del candidato.

Pero un tercer nombre ha aparecido en la batalla, la de la todavía portavoz parlamentaria del PSOE, Soraya Rodríguez. Hace unas semanas no descartó aspirar a la Secretaría General del PSOE castellano-leonés, ya que será sustituida en sus funciones en el Congreso dentro de dos semanas.

López podría ser el futuro portavoz del PSOE en el Senado, pero es un puesto que tiene apenas un año de recorrido, y la decisión del hasta ahora número tres del PSOE es centrar su vida política en Castilla y León. Lo que pueda pasar en esta federación es aún muy incierto.

Y, por último, también puede haber cambios en La Rioja. El nombramiento de su actual secretario general, César Luena, como secretario de Organización del PSOE y 'número dos' del partido, le hace muy difícil compatibilizar ambos cargos y mucho menos ser candidato.

Luena, previsiblemente, intentará pilotar una sucesión tranquila con una persona de su confianza, pero tampoco es una federación tranquila. De hecho, él logró ser secretario general frente a otros dos candidatos, en una votación muy reñida y por apenas una treintena de votos.

Por tanto, a Pedro Sánchez le faltan cuatro barones... o baronesas para completar el puzle del PSOE, al menos, hasta las elecciones municipales y autonómicas del último domingo de mayo de 2015. Después, posiblemente haya más cambios.