Publicado: 09.06.2014 00:00 |Actualizado: 09.06.2014 00:00

Al sucesor de Rubalcaba también se le aparece el fantasma de la gran coalición con el PP

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los problemas de credibilidad del PSOE no acabarán con la salida de su actual secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, y así lo asumen con un cierto temor dirigentes y diputados del partido. En las filas socialistas hay quien considera, incluso, que lo peor está por llegar y que en las municipales de 2015 la formación podría encajar aún un peor resultado que el de las europeas. Que los socialistas aún no han tocado fondo. Una de las principales razones es, según ellos, que sus rivales podrán seguir sacando partido a la idea de que PSOE y PP son iguales, y lanzando sospechas acerca de una supuesta gran coalición.

El pasado día 2, en plena crisis interna provocada por la resaca electoral, llegaba un anuncio histórico que iba a perjudicar aún más la cohesión interna del partido: el rey, tras 39 años, hacía pública su decisión de abdicar la corona en su hijo Felipe de Borbón. Su decisión llegaba unos pocos meses después de que en la Conferencia Política del PSOE de noviembre se reflejara el importante sentimiento republicano existente entre las bases del partido, que hizo que incluso uno de los organizadores del cónclave, Ramón Jáuregui, temiera por la ruptura del consenso sobre la monarquía.

La división sobre este tema se reflejó en el propio plenario de la conferencia. Cuando se dio lectura a las resoluciones sobre el tema —se limitaban a constatar la "tradición republicana" pero apoyaban la monarquía— se escuchó una sonora pitada de gran parte de los delegados. Esos pitos han vuelto a escucharse en la última semana, si bien transformados en críticas a la postura mantenida por el equipo de Rubalcaba ante la abdicación del rey. Dirigentes del PSOE de Galicia, Navarra, Baleares o Barcelona, las Juventudes, así como la corriente Izquierda Socialista, se han sumado a numerosos militantes de base que reclaman un referéndum sobre el modelo de Estado. 

Esos sectores y también diferentes diputados consultados por Público que sí están con la dirección y a favor de la monarquía, temen en todo caso que la imagen de sintonía con el PP en el respaldo a la ley de sucesión les vuelva a situar en el foco de los que les acusan a los dos grandes partidos de ser lo mismo.

Los socialistas también están preocupados por lo que vaya a ocurrir en las instituciones europeas salidas de las últimas elecciones. Uno de los ejes de campaña de la cabeza de lista, Elena Valenciano, había sido precisamente el tratar de diferenciar a los socialistas de los conservadores, e insistir en que jamás sería posible la conformación de una gran coalición, ni siquiera en el Parlamento Europeo. Todo apunta, sin embargo, a que esa alianza entre los dos grandes grupos de la eurocámara será más que probable. 

El propio candidato comunitario de todos los partidos socialdemócratas europeos —también del PSOE—, para presidir la Comisión, Martin Schulz, abogaba el jueves por que su rival conservador Jean-Claude Juncker, sea el próximo presidente del órgano de gobierno europeo con el respaldo de una gran coalición. "Muchos socialdemócratas, conservadores y otros están dispuestos a dar su confianza a una nueva comisión bajo la dirección de Jean-Claude Juncker", aseguró Schulz en Der Spiegel, donde añadió que "no es momento de políticas partidistas", sino de "hacer los necesario" para reforzar el "bienestar y la paz" en Europa. Justo lo que defendieron los socialistas españoles en campaña. 

Por si no fuera poco con el asunto de la abdicación del rey y con el previsible acuerdo con el PP en Estrasburgo, IU está dispuesta a dejar en evidencia la sintonía entre socialistas y conservadores en un asunto más. En diciembre, el grupo de la Izquierda Plural —que integra a IU, ICV y Cha— presentó una iniciativa parlamentaria para reformar el polémico artículo 135 de la Constitución pactado de urgencia entre PSOE y PP en agosto de 2011. El texto, que según fuentes de IU se debatirá en pleno en las próximas semanas, contempla priorizar la cobertura de los servicios públicos frente al pago de la deuda.

Pese a que la reforma de ese artículo fue una de las medidas del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero más cuestionadas por los propios socialistas, está por ver si el nuevo líder del PSOE decide desvincularse del todo respaldando la iniciativa de la Izquierda Plural, o si por el contrario acuerda con el PP blindar dicho artículo. La decisión recaerá, sin ninguna duda, en el nuevo líder del partido.

A cinco días de que comience el plazo para recoger avales, el único miembro del PSOE que ha confirmado que tratará de hacerse con las riendas del partido es el miembro de Izquierda Socialista José Antonio Pérez Tapias. Desde hoy y hasta el próximo viernes deberán anunciar sus decisiones la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, el secretario general del Grupo Socialista, Eduardo Madina, o el diputado madrileño Pedro Sánchez. 


http://www.quoners.es/debate/son-iguales-pp-y-psoe